La calle es nuestra (el resto, del banco)



Según las informaciones de la prensa, "Alta Velocidad resolvió ayer su consejo de administración con una nueva patada a seguir para no fulminar el proyecto del soterramiento de una forma abrupta. La sociedad solicitará otros tres meses de prórroga a los bancos que financian la operación para abonar los 62,5 millones que se deben del primer plazo de la amortización del crédito de 400 con el que se han pagado las obras realizadas hasta el momento. Serán Renfe y Adif, que ya aportaron en marzo la otra mitad de los 125 millones del primer vencimiento, los que se encarguen de saldarlo.

Pedir árnica a los acreedores no sale gratis. El primer periodo de gracia ya ha sumado nueve millones en intereses, a razón de 4,5 por trimestre, así que en diciembre se podría acumular otro buen pellizco. Y, atentos, porque el 1 de enero de 2017 hay que pagar otros 75 millones del préstamo.
A pesar de que el secretario de Estado de Infraestructuras del Ministerio de Fomento, Julio Gómez-Pomar, insistió en la voluntad de los integrantes de Alta Velocidad de seguir adelante con «todos los proyectos» que contemplaba el convenio de 2002, la realidad es que la situación es muy complicada. Hacer caja para evitar que el débito engorde es, ahora, el objetivo único. «Contador a cero», insiste Óscar Puente".

Las obras realizadas (traza del desvío de mercancías, talleres de RENFE y la parte del soterramiento del tren en el Pinar de Antequera antes de llegar a Valladolid) son una mínima parte del proyecto. El desvío no está terminado, los talleres no terminan de empezar a funcionar... lo único hecho y terminado es lo del Pinar de Antequera, que como se puede ver no era necesidad muy acuciante salvo para unos cuantos vecinos (frente a las miles de personas que dependen del trabajo de RENFE o del soterramiento en el centro). La cuestión es que, según el Ayuntamiento actual, hay que buscar financiación y dinero para seguir... 



AL RESCATE DEL PLAN ROGERS: un atentado urbanístico, social y estético en ciernes.

Continuando con la información emitida por la prensa burguesa, vemos como el señor Óscar Puente, actual alcalde de Valladolid, ha vuelto a retomar la idea del plan Rogers para conseguir dinero. Al menos, ahora se dice claro. 
El Plan Rogers no es ninguna novedad: derribar todos los talleres antiguos y construir rascacielos y edificios de lujo en la zona liberada para conformar un nuevo centro en la continuación de la Acera Recoletos.
Así, "El Ayuntamiento acelerará los trabajos urbanísticos para poder sacar la principal pieza de suelo de la operación, la de los actuales talleres de Renfe en Farnesio, e intentar su venta. Se hará sin saber cómo quedará esa zona. El alcalde lo dejó claro. El Ayuntamiento no puede aportar otras garantías a los bancos, a excepción de dejarles este terreno preparado para que, en un momento dado, se cobren de él. «Es verdad que sin tener claro si se va a llevar a cabo el soterramiento el suelo vale menos, pero aún así vale bastante dinero», reconoció el primer edil. De 700 millones libre de raíles a 400 con ellos en superficie.
 Bien claro: sin soterramiento, los beneficios serían menores, pero enormes. ¿Y la ciudad, y los ciudadanos? ¿Y la historia de los seres humanos y las vidas vividas? Nada, boberías, TODO ES DEL BANCO.
A la vista de estas declaraciones, tenemos claro que el patrimonio industrial de la RENFE (naves históricas del siglo XIX y XX, estación, intercambiador de mercancías) será pasto de la ESPECULACIÓN URBANÍSTICA masiva.

Esperamos que todo acabe tan bien como la gran especulación de la ciudad de la comunicación y la zona de Ariza: cuatro torres deshabitadas, el patrimonio industrial destruido y/o abandonado, las gentes que vivían cerca o allí expulsadas y todo tan bonito con sus eternas vallas de obra: "A juicio del consejero de Fomento, los acuerdos adoptados ayer «no suponen mantener la estrategia de la patada hacia delante, ni la de la avestruz escondiendo la cabeza debajo de la tierra», sino que permiten mantener «la cabeza bien alta» en la consecución de los objetivos".

Con soterramiento o sin él, la bola de la especulación ya rueda. 
Vecinxs, apartaos, que os arrollará a su paso, como se tragará toda la ciudad que se ponga por delante.


Más pasos en la vía, más plazas y más parques, 
¡¡ más centros sociales !!
NO AL PLAN ROGERS. NO AL SOTERRAMIENTO.

Nuevos talleres de Renfe (todavía sin uso)
 

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."