MANIFIESTO DE APOYO A LA ORGANIZACIÓN CENTROSDEMENORES.ES,

EN LA DENUNCIA AL CENTRO DE MENORES “TIERRAS DE ORIA”, POR LA
SITUACIÓN DE MALTATRO QUE SUFREN LAS PERSONAS QUE ESTÁN ALLÍ
INTERNAS.

En Málaga a 18 de Febrero de 2015

Desde el colectivo centrosdemenores.es se difundió hace unos días unas imágenes donde se
mostraba, el maltrato y abuso que sufrían menores de edad internos en el centro de menores
“Tierras de Oria” de Almería. En un primer momento provocó una lluvia de declaraciones
contradictorias por parte de la administración, primero negando los hechos y después
reconociéndolos por el propio director.
La organización Centrosdemenores.es solicita a la Junta de Andalucía su pronunciamiento
acerca de la investigación que se abrió el pasado 9 de febrero de 2015, al centro de menores
"Tierras de Oria" de Almería, puesto que a día de hoy no existe una versión oficial de dicha
investigación.
Hasta el momento la Junta de Andalucía máxima responsable en la atención a la infancia y
el funcionamiento de estos centros, no se ha pronunciado al respecto ni ha tomado ninguna
medida sobre dicha investigación, contribuyendo a silenciar este tipo de abuso a menores.
Las imágenes, en un primer momento las negaron, posteriormente las reconocieron, y no
solo eso, reconocieron que un episodio era de 2011 y otro de 2014, es decir, que a lo largo
del tiempo han seguido realizando estas malas prácticas y no se tratan de "hechos aislados",
como en un principio nos querían dar a entender.

El "protocolo de sujeción mecánica" que es como ellos lo llaman, no se llevó a cabo según
procedimiento marcado. Según médicos especializados en la materia, las correas de
sujeción del tórax pueden producir compresión sobre él mismo, llegando a producir un fallo
respiratorio. De ahí la necesidad de una supervisión continua, algo que no ocurrió, tal y
como muestran las imágenes de los jóvenes llorando y suplicando agua. Aun cumpliéndose
el protocolo, consideramos estas prácticas intolerables y más cuando se aplican a menores
de edad.
Creemos que en la atención a la infancia con dificultades o problemas de socialización,
deben primar los derechos fundamentales de cualquier persona y no permitir la utilización
de métodos de tortura como la sujeción y el aislamiento que carecen de toda base
pedagógica y educativa para estos menores.
No se pueden justificar este tipo de acciones por quienes deben velar por los derechos del
menor. Su deber es acabar con estas prácticas y proteger a la infancia en riesgo social.
Este centro de menores y la empresa privada que lo gestiona, GINSO, acumula varias
quejas y denuncias por el trato que reciben las personas allí internadas, pero tanto la
empresa como su director siguen en este centro, y la Junta de Andalucía, al no tomar cartas
en el asunto, permite que se sigan cometiendo estos abusos. Además, intentar desviar la
atención, buscando sólo a los responsables del video y no las gravísimas imágenes que
contienen, nos demuestran la indiferencia y falta de responsabilidad que mantiene la
administración en estos casos.
En los últimos años, ha habido decenas de denuncias por malos tratos y abuso de quienes
son responsables de la gestión de estos centros. Hay más de 15 casos de niños y niñas
muertos bajo la tutela de la administración en centros de gestión privada. Ya en 2011, el
menor Ramón Barrios, murió en extrañas circunstancias en el centro Teresa de Calcuta,
gestionado por la empresa Ginso.
La privatización en la atención a la infancia, convirtiéndola en un negocio muy rentable,
tiene como consecuencia que primen los intereses económicos a los intereses pedagógicos y
educativos sobre estos menores.
Y por último en referencia al comunicado publicado por UGT y CCOO, no nos merece
ninguna credibilidad, ya que ha sido escrito por quienes trabajan en ese centro y son
empleados de la empresa Ginso.

Los/as abajo subscriptores consideramos injusta e indignante la situación de maltrato y
vulneración de derechos que sufren las personas que viven internas en el centro Tierras
de Oria, en Almería, y queremos mostrar, mediante la adhesión a este comunicado,
nuestro apoyo y solidaridad con estas personas y con todas aquellas que sufren de
forma sistemática abusos de poder. Nos adherimos a la petición de:
1. Exigir a la Junta de Andalucía su pronunciamiento ante la investigación abierta
al centro Tierras de Oria.
2. El cese de la gestión de centros de menores por la empresa Ginso, y en particular
del director del centro Manuel Madrid Savedra, ya que dicha empresa acumula
infinitas quejas de malos tratos.
3. El cese inmediato de las vejaciones y malos tratos que reciben las personas que
se encuentran allí internadas.
4. El cierre de todos estos centros que no son sino cárceles para menores
5. La dimisión de los representantes de CCOO y UGT por no mostrar objetividad
ante los hechos acontecidos e intentar favorecer al centro.

BASTA DE AGRESIONES A MENORES EN CENTROS DE INTERNAMIENTO.
ENCERRANDO NO SE EDUCA

Más información en:
http://www.centrosdemenores.es/

Petición de firmas en Change:
www.change.org/tierrasdeoria
https://www.change.org/p/cese-de-la-dirección-del-centro-de-menores-tierras-de-oria



Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."