Kazajistán: huelgas y disturbios sacuden el régimen

 

 

El movimiento de protesta y revuelta que afecta al país desde hace una semana se desencadenó por la repentina decisión de las autoridades de duplicar el precio del gas y la gasolina. En cuanto se hizo este anuncio, el domingo 2 de enero por la mañana, comenzaron las protestas de trabajadores y desempleados en la ciudad petrolera de Janaozen, al oeste del país (región de Mangystau) (1).

Durante el día, las acciones de protesta (asambleas, sentadas, etc.) llegaron a la vecina gran ciudad portuaria de Aktau para exigir la retirada de los aumentos -¡o la duplicación de los salarios!

Al día siguiente, la protesta siguió extendiéndose a pesar del despliegue policial y cada vez más empresas tuvieron que interrumpir su trabajo; las redes sociales difundieron escenas de confraternización entre policías y manifestantes.

El 4 de enero, a pesar de que el prefecto (el "akim") y el ministro de Energía anunciaron una bajada del precio del gas y la gasolina para los habitantes, la huelga fue casi generalizada en toda la región de Mangystau (oblast), donde se concentra gran parte de las industrias extractivas. También el 4 de enero, los mineros de la región de Karaganda se pusieron en huelga en todo el país, mientras las protestas y los bloqueos se extendían por gran parte de Kazajistán. En varios lugares, los manifestantes atacaron símbolos del régimen: estatuas del ex autócrata Nazarbayev, que sigue manejando los hilos como presidente vitalicio del "Consejo de Seguridad Nacional", edificios oficiales e incluso comisarías. En el centro de las consignas estaba la expulsión de Nazarbayev y sus criaturas (incluido Tokaïev, el actual presidente).

El régimen respondió destituyendo al gobierno y al propio Nazarbayev, y declarando el estado de emergencia; desató una sangrienta represión, especialmente en la capital económica, Almaty, en la noche del miércoles al jueves (más de cien muertos según el Ministerio de Sanidad). Ante el estallido social, el presidente pidió ayuda a Rusia, que le fue concedida inmediatamente: el viernes 7 de enero llegaron 3.000 soldados rusos, flanqueados por un puñado de soldados de otros países. Ese mismo día, Tokayev declaró en televisión que había "dado la orden de disparar a matar sin previo aviso". El sábado, los periodistas de Almaty seguían informando de tiroteos en algunas partes de la ciudad, pero el presidente afirmó que se había restablecido el orden constitucional. Se restableció con sangre, según las propias autoridades: el 9 de enero, el balance oficial de la represión era de más de 160 manifestantes muertos por las balas, varios miles de heridos y 6.000 detenidos.

Este "orden" es el orden capitalista, sancionado por todos los imperialismos; mientras China, en un mensaje de Xi Jinping, felicitaba a Tokayev por las "fuertes medidas" adoptadas para sofocar la revuelta, los imperialismos occidentales más hipócritas llamaban a "todas las partes" a "contenerse", equiparando a los manifestantes con las fuerzas asesinas de la represión; nadie protestó contra la intervención rusa. Esto se debe a que en Kazajistán, rico en petróleo y otros minerales, se han realizado importantes inversiones por parte de empresas occidentales, incluidas las estadounidenses: todas ellas, temiendo una agitación social que pudiera poner en peligro su capital, ven la intervención rusa como una garantía contra este peligro...

Kazajstán, un país geográficamente grande pero poco poblado (19 millones de habitantes) y que ocupa una posición estratégica en Asia Central, lleva varios años experimentando un fuerte crecimiento económico, basado principalmente en el petróleo y el gas (a pesar de algunos reveses en su sueño de convertirse en el Kuwait de Asia Central), pero también en el carbón y el uranio (del que es el mayor productor mundial). También había aprovechado la oportunidad de liberarse de la dominación rusa; se había acercado a China y a Occidente, firmando un acuerdo militar con Italia, que fue uno de sus primeros clientes, y luego con Estados Unidos; también se había acercado a Turquía integrando la "Organización de Estados Turcófonos", una alianza embrionaria de los países turcófonos de la antigua URSS con Ankara. El 6 de enero, el presidente turco Erdogan telefoneó a Tokayev para asegurarle su apoyo y ofrecerle "su experiencia y conocimientos técnicos"; pero la experiencia y los conocimientos del padrino ruso son muy superiores...

Los proletarios no se han beneficiado en absoluto de la prosperidad económica; el régimen ha seguido utilizando la represión contra todo intento de lucha y de organización independiente de los trabajadores; la brutalidad policial es actual. En 2011, reprimió brutalmente en Janaozen la huelga de los trabajadores del petróleo por la mejora de sus condiciones: la policía disparó contra los manifestantes en huelga, matando nada menos que a 16 personas. Algunos analistas, incluso en Occidente, afirman que los actuales disturbios se deben, al menos en parte, a las rivalidades dentro del régimen.

Es totalmente posible que haya intentos de ajuste de cuentas entre las camarillas burguesas a favor de los acontecimientos actuales; pero es innegable que su causa es la situación cada vez más intolerable del proletariado y de los pobres, en una situación de crisis económica que se traduce en despidos (40.000 despidos en el campo de Tengiz en diciembre, y otros más) y en la inflación (oficialmente del 8% pero en realidad mucho más).

El carácter proletario del levantamiento queda demostrado, si es necesario, por el hecho de que se enmarca en un movimiento huelguístico de reivindicación de mejores condiciones de vida y de trabajo y de mayores salarios. Los demócratas pequeñoburgueses apuntan al objetivo de un "Kazajstán democrático" libre de la camarilla gobernante; algunos seudosocialistas, como los neoestalinistas del "Movimiento Socialista de Kazajstán", piden que se vuelva a la Constitución de 1993, que se supone más democrática.

Pero no es por un mero cambio cosmético de régimen por lo que deben luchar los proletarios, porque, dejando intacto el modo de producción capitalista, tal cambio no cambiaría su suerte. La lucha por las libertades políticas y sindicales es sin duda necesaria, pero a condición de que se inscriba en la lucha contra el capitalismo que los explota y los reduce a la miseria. Sólo la lucha de clases del proletariado puede tener la fuerza de acabar con el capitalismo uniendo a los proletarios más allá de las fronteras: esto es lo que temen los demócratas burgueses y pequeñoburgueses...

El actual estallido social ha sacudido el régimen, ha mostrado el poder de la clase obrera y la gravedad de las tensiones sociales acumuladas bajo el capitalismo; mañana la lucha revolucionaria de los proletarios de Kazajstán, Rusia y todos los países, bajo la dirección de su partido de clase internacional, derrocará todos los regímenes capitalistas asesinos y vengará a sus innumerables víctimas.

Mientras la crisis económica empuja inexorablemente a los proletarios a la revuelta, ¡esta es la perspectiva que debe guiarlos en sus luchas, en Kazajstán y en todas partes!

 



 

 

Partido Comunista Internacional (El Proletario)

10 de enero de 2022

www.pcint.org

(1) Hemos tomado la información del sitio web socialismkz.info

 

Publicamos esta convocatoria para el próximo día 22 de enero sábado en el ESLA EKO en la calle Ánade 10 (Ateneo Carabanchel 2ª planta) metro de Oporto de Madrid.

Queremos que sea un importante debate sobre las sinergias y formas de organización que necesitamos en este siglo XXI para el anarquismo.

Salud para tod@s, os esperamos.

 


 

 

Transcribimos a continuación una entrevista que tuvimos la oportunidad de hacer a la Coordinadora de Trabajadores del Metal (CTM) de Cádiz. Fue durante el mes de diciembre, cuando su lucha aún estaba fresca en la memoria inmediata de todos y su fuerza aún mostraba una capacidad de arrastre sin igual. Las pocas semanas transcurridas desde entonces no le quitan, sino que le dan, más valor si cabe.

 

  

 

  1. En primer lugar, querríamos preguntaros acerca de la CTM. ¿Podéis hablarnos de sus orígenes? ¿Qué le distingue de otros sindicatos o agrupaciones de trabajadores que puede haber tanto en el sector del metal gaditano como en el resto del país? Especialmente interesante sería que hicieseis hincapié en qué distingue su política sindical práctica, diaria, de la del resto de corrientes sindicales con las que convivís.

La CTM nació, en un primer momento, como CPM (Coordinadora de profesionales del metal), un colectivo formado por trabajadores del metal de Navantia, de subcontratas, eventuales. Después de ser un colectivo pasamos a ser un sindicato hace año y medio. La diferencia es que somos trabajadores, no activistas ni sindicalistas de toda la vida. Después de una vida profesional en los astilleros, decidimos formar un sindicato en el que los trabajadores decidíamos, con el protagonismo precisamente para los trabajadores.

 

  1. ¿Creéis que la CTM es una alternativa sindical capaz de reforzar la autonomía de los trabajadores del metal? Es decir, de facilitarles una organización capaz de romper con la política de conciliación y cesiones a la patronal de las grandes organizaciones sindicales.

Intentamos ser una alternativa al sindicalismo oficial, que nos ha llevado a la precariedad, que nos ha vendido, que no nos ha permitido ni siquiera opinar… Un sindicalismo sin trabajadores, en fin. Nos enfrentamos al modelo de subcontratación, que no nos deja prácticamente espacio para reivindicar. Es muy complicado haber organizado un sindicato de trabajadores eventuales, defendernos a nosotros mismos es bastante difícil cuando prácticamente no podemos elegir delegados ni presentarnos a los comités: se necesita un tiempo trabajado de seis meses, que a veces no lo estamos, o despiden a los delegados elegidos. Ante esta imposibilidad de tener delegados, debemos llevar la lucha por otro lado, cambiar el modelo sindical, adaptándolo a las circunstancias que necesitamos. No podemos pedir a un compañero con 3 meses de antigüedad y un contrato por obra y servicio que se eche a la calle con nosotros. Queremos ser la alternativa, pero sabemos que debe ser un trabajo a largo plazo, en el que hay que actuar de otra forma. Posiblemente sacando los conflictos de la factoría, explicando a la gente que hay salida, que aunque hayamos normalizado los incumplimientos de convenio y la pérdida de derechos no debe ser así. Una labor pedagógica que nos permite llegar a la ciudadanía con asambleas, explicando a gente que no tiene el problema de ser despedida… Y todo eso intentando cambiar el modelo de subcontratación, muy complicado por nuestros límites económicos, porque somos eventuales y muchos represaliados… Hemos llegado a hacer reuniones en las que ninguno estaba en Cádiz… Nuestras ganas de cambiar la situación son mayores que las dificultades.


  1. Al finalizar esta huelga indefinida de 9 días, ¿qué posibilidades veis de consolidar un mínimo de organización autónoma -tipo CTM- entre los trabajadores del metal? ¿Y fuera de este sector, en el resto de la Bahía de Cádiz?

Se han dado situaciones que no se habían dado hasta ahora. La conciencia lograda estos días es muy importante. Hay que trabajar mucho en organización, pensar mucho, el hecho de que seamos un sindicato muy independiente del sector del metal de Cádiz no significa que debamos estar solos, hay que ayudar a otros colectivos de clase de otros sectores y por ahí intentar que la CTM sea una alternativa. Si tenemos que sacar una conclusión de estos 9 días (y de los 2 días de huelga previos) es que los derechos de los trabajadores auxiliares y el rayo de esperanza que hemos mandado a otros trabajadores han tenido una gran relevancia.

La huelga del metal ha sido la huelga de todo Cádiz. Íbamos por la calle haciendo manifestaciones por donde queríamos, sin obedecer a la policía y en todas partes teníamos apoyo. Esta huelga da luz, no eclipsa, a ningún otro sector. Las factorías tienen mucho músculo obrero y es más fácil la huelga en ellas que en el sector servicios. Dentro que es complicado porque somos trabajadores subcontratados, pero esta fuerza debe servir como avanzadilla a otros sectores. Aunque las posibilidades de reivindicar para un subcontratado son pequeñas, son mayores que para un trabajador de la hostelería. Si algo hemos logrado es que otros sectores, en Cádiz y más allá, es que otros sectores vean que se puede hacer cosas. El pueblo de Cádiz está con nosotros y eso debemos saber trabajarlo y canalizarlo.


  1. ¿Consideráis que una huelga tan dura como la que habéis librado puede tener repercusiones más allá del sector del metal? Es decir, dado que es la primera huelga realmente contundente que se libra en años, ¿podrá tener eco fuera de vuestro sector y ser un ejemplo para romper con tantos años de horrible paz social?

Está claro que el eco y la repercusión ha sido en todo el mundo. Podríamos pasarnos el día agradeciendo a los colectivos que nos han apoyado. Nosotros somos trabajadores del metal de la provincia de Cádiz pero sobre todo somos trabajadores: tenemos claro que sólo hay una clase, sólo hay una lucha, con pequeñas batallas. La nuestra ha sido ésta: una batalla muy potente, que estamos seguros que va a marcar un antes y un después porque las condiciones de la clase obrera del metal y de cualquier otro sector son muy precarias, por lo que el trabajo no es sólo aquí, sino que se debe dar en cualquier lugar donde hay injusticias, es decir, en cualquier lugar. Y tenemos que canalizar todas estas energías, volver a pensar en la clase trabajadora como una, en el orgullo de clase, estas cosas que han sucedido estos días tenemos que ser capaces de canalizarlo, trabajarlo desde los colectivos concretos, coordinándonos porque si no lo estamos no damos la batalla que querríamos dar. Somos muchos pero debemos estar unidos y remar en una misma dirección.


  1. ¿Habéis seguido las recientes huelgas del metal en La Marina y en Alicante? ¿Podéis decirnos unas palabras sobre ellas?

Primero nuestra solidaridad con estos conflictos y con cualquier otros. En la medida de lo posible, estamos para aportar nuestro granito de arena. En el caso de la Marina (Vigo), sabemos que es algo muy parecido a lo que ha sucedido en la provincia de Cádiz, que han venido desmantelando la industria desde los años ´80 y han dejado sólo bares y sector servicios. Esto es muy negativo para la economía de cualquier lugar porque dedicarse sólo a servicios es muy difícil, algo que se ha visto ahora con la pandemia, pero también por los propios trabajadores. La hostelería, etc. son trabajos mal pagados, con incumplimientos a la orden del día. Con respecto a los compañeros de Alicante, es un conflicto por el convenio colectivo de las pymes… Eso es muy complicado, porque aunque lo tenemos un poco más sencillo que en la hostelería, el modelo de subcontratación es muy complicado… Ahí es donde tenemos que trabajar de manera conjunta, en problemas comunes, intentar atacar el modelo, que no sólo nos perjudica por la eventualidad y la inseguridad, sino porque imposibilita la reivindicación por carga de trabajo y convenios: estamos muy divididos, con empresas principales y sus comités de empresa haciendo sindicalismo por unos cuantos, con unas plantillas que tienen condiciones más o menos aceptables pero con unos cumplimientos de convenios totales y, luego, unos trabajadores de contratas con los que se incumple el convenio, con derechos diferentes, salarios distintos… Una clase obrera dividida. Esto pasa en Cádiz, en Alicante y en todo el Estado, evidentemente tenemos que buscar soluciones comunes.


  1. Según la CTM, una política sindical que realmente sea de clase, que defienda exclusivamente los intereses de los trabajadores, ¿qué puntos básicos debe tener?

Una de las cosas que tenemos claro es que el mensaje que lanzamos es muy importante, pero el mensajero, los trabajadores, somos más importantes: no podemos subcontratarlo. Un sindicato es un grupo de trabajadores organizado y no podemos olvidarnos de este hecho. Evidentemente hay que tener abogados o asesores, pero somos los trabajadores quienes tenemos que tomar las decisiones. A partir de aquí, tenemos que remontar 30 años de no-sindicalismo, de sindicalismo comercial y de una falta de conciencia creada por estos… Mañana, si llamamos a los trabajadores no van a aparecer todos sin más, hay una gran desconfianza hacia los sindicatos pero debemos hacer ver que nosotros somos soldadores, electricistas, pintores… Y con ello debemos crear confianza. Por supuesto, siendo lo más honrado posible, defendiendo la conciencia de clase como elemento principal y a largo plazo. Los trabajadores debemos volver a un sindicalismo puro, ceñido a las circunstancias. En nuestro caso es la subcontratación y debemos partir de este hecho, que es una dificultad para luchar y salir a la calle. Con estas circunstancias debemos realizar un trabajo de fondo, orientado a cambiar el modelo de subcontratación pero siempre, la clave, es que lo hagamos los trabajadores.

 

  1. Una pregunta sobre la historia de las luchas del metal en Cádiz. Es obvio que el sector del metal tiene un inmenso peso a nivel nacional en lo que se refiere a las movilizaciones, si no como el de la minería en el norte muy parecido… Sin embargo la impresión que se tiene es que después de 40 años de luchas durísimas, la derrota ha sido la tónica, si no a corto sí a largo plazo. ¿Es esto cierto? Si es así, ¿por qué?. ¿Podéis hacer una valoración, aunque sea muy esquemática, de estos años de movilizaciones? ¿Cómo se ha llegado a esta situación en la que existe un altísimo índice de temporalidad, subcontratación, salarios tan bajos, etc.?

Nosotros tenemos los tres astilleros de Navantia abiertos, por la lucha de los ´80. El objetivo era cerrarlos y desindustrializar la zona. Al cabo de los años, con el modelo de subcontratación, marcado por Europa, se ha ido desmantelando poco a poco. Pero con la lucha de los ´80 se logró que no se despidiese a nadie. Respecto a aquellas, las de ahora han tenido algunas diferencias. Aunque estas han sido muy de calle, muy contundentes, y con el apoyo de toda la ciudadanía, han sido protagonizadas por trabajadores de las subcontratas. Antes eran huelgas de los trabajadores de las empresas principales. Ahora es muy complicado: hay unos trabajadores de las principales, privilegiados entre comillas, y unos trabajadores de las subcontratas muy precarizados. A esto se suma un sindicalismo que no mira por los derechos de todos los trabajadores. Esto nos ha debilitado, precisamente porque nos ha llevado a no luchar, porque cuando se luchaba no se perdían puestos de trabajo. Claro, cuando se luchaba en la calle, lo que dicen con violencia… Luego, poco a poco fueron desapareciendo las empresas porque se firmó la paz social y se impuso un sindicalismo que adormeció a los trabajadores. Pero cuando se ha luchado, se ha sacado bastante rédito.

 

  1. Un par de preguntas más concretas sobre la huelga. ¿Con una subida salarial tan exigua como la que al final pactaron CC.OO. y UGT, que además decís que es probable que no se respete, ¿aguantarán los trabajadores? ¿Creéis que volverán a la calle?

Está claro que salimos a la calle porque los convenios no se cumplen. Está recién firmado el acuerdo y ya no se cumple, se ha despedido a trabajadores por luchar. Los trabajadores ahora estamos más fuertes. Podría parecer que el hecho de haber sido empujados a volver a las factorías nos iba a debilitar, pero la gente está fuerte. Ahora hay que hacer un trabajo sindical fuerte para que la próxima ocasión nos pille con más fuerzas, sobre todo en organización y en conciencia de clase. Se volverá a la calle con más fuerza e inteligencia que ahora.

 

  1. A todos nos sorprendió como, en lo que parecía lo más duro de la huelga, CC.OO. y UGT dieron orden de volver al trabajo y, con engaños, malas artes, etc. lograron que se hiciera. Vosotros por vuestra parte, continuasteis con la convocatoria. ¿Qué pensáis que hizo que esta vuelta al trabajo tuviese lugar? ¿Por qué los trabajadores no quisieron, o seguramente no pudieron, continuar con la huelga?

Es una pregunta muy difícil porque tiene muchas ramificaciones. Lo primero que no tenemos representación real, de comité… En Sevilla se estaba negociando, por parte de nuestros representantes legales, que no reales, una subida salarial y en Cádiz estábamos precisamente en la calle por cosas como que no se negociaba lo que queríamos que se negociase, porque hay incumplimientos continuos del convenio… Porque si en Sevilla se negocia 30 euros de subida salarial en Cádiz había compañeros con 400 por debajo del convenio. Era imposible que se firmase lo que pedíamos nosotros porque no se estaba negociando. El acuerdo se firmó por la noche, a las diez y media se llamó a los delegados, a los suficientes para darle validez legal a la firma. No se hizo asamblea, la huelga acabó sin asamblea, como en los últimos convenios. Con una representación sindical que no existe de madrugada se llamó a los trabajadores para incorporarse al puesto de trabajo, sin dejarnos capacidad para reaccionar… Aunque CGT tenía una papeleta de huelga abierta, nosotros decidimos entrar con los trabajadores. Se había hecho un gran trabajo y, habiendo trabajadores que sufrían una gran presión, no podíamos dividir a los trabajadores. Se había estado en los piquetes, con mucha fuerza, pero no queríamos crear una pelea entre los propios trabajadores. Estábamos de acuerdo con mantener la huelga como CGT, pero no llamamos a mantener la huelga porque era necesario un punto y aparte, volver en otro momento, con otras condiciones, estudiando mejor las condiciones en que nos movemos, sobre todo el nulo blindaje de los trabajadores.


 

 

 

Hoy miércoles 20, a las 12h se ha producido una concentración en la Estación de Valladolid-Campo Grande para reclamar un tren social, sostenible, regional. Por la tarde, el mismo miércoles 20, a las 19:30 en Palencia (edificio de los sindicatos) ha tenido lugar una charla-debate sobre «Propuestas para un Ferrocarril Público, Social y Sostenible» entre las propuestas establecer unas Cercanías ferroviarias entre Palencia y Medina del Campo, más necesarias que nunca como alternativa al coche.

El jueves 21 a las 18:30 habrá en León una marcha desde el Apeadero La Asunción (FEVE) a la estación de Matallana, aún por estrenar tras años terminada. También el jueves 21  a las 19h. en Burgos Concentración ante la Subdelegación del gobierno. El viernes 22 a las 18h en Salamanca manifestación que partirá a las 18h desde la Glorieta de CyL y terminar en la Plaza de la Constitución. En Zamora habrá una concentración el sábado 23 a las 12h en Plaza de la Constitución.

Finalmente, el domingo 24 será la manifestación en donde confluiremos todos los territorios en Madrid a las 12h desde la Plaza de Tirso de Molina hasta Atocha. Todas estas movilizaciones se enmarcan en la lucha por el tren como medio de transporte más sostenible y seguro.

 

 

 

Sobre la línea Medina del Campo - Valladolid - Palencia.

Los concentrados han reclamado un ferrocarril metropolitano, con una estación en Santovenia, otra en la zona sur y las dos existentes que se una a la propuesta de corredor de Cercanías entre Medina, Valladolid y Palencia. La propuesta de corredor de cercanías para la zona metropolitana de Valladolid, presentada en 2015, está paralizada desde entonces. Pretende fomentar y potenciar el eje Valladolid-Medina-Palencia con trenes reagionales y de cercanías que den servicio a la necesidad diaria de miles de usuarios, trabajadores y estudiantes en su mayor parte, que han visto como se reducían los horarios de esta ruta durante los últimos años y más aún a raíz de la pandemia y los recortes derivados del estado de alarma. Es urgente recuperarlo teniendo en cuenta el grave problema climatico y de movilidad que se presenta en los próximos años, derivado de la crisis climática y de la crisis de la automoción y el consumo de energías fósiles.
 
En los últimos años, las inversiones en el ave se han comido todo el dinero del tren, y el cercanías y los trenes regionales se están abandonando. Al cierre de vías y rutas (como la de Ariza, perdida hace tiempo), se unen los recortes de la pandemia que han limitado enormemente los horarios y la movilidad de los viajeros, lo que provoca que muchos de ellos estén recurriendo al transporte particular. Es evidente que esto es justamente lo contrario de lo que necesitaría una "movilidad sostenible".

Los convocantes han reclamado inversiones en cercanías y regionales y aumento de todos los horarios que fueron recortados en la pandemia y que impiden que la gente acuda a trabajar o estudiar en horarios normales. Han defendido el tren como medio más sostenible (asegurando que el tren es potencialmente mucho más verde de lo que es ahora) y lo han relacionado también con el uso de la Bicicleta y el tren, perfectamente compatibles y a todas luces una solución de movilidad mucho más adecuada para el respeto del planeta.

 
 
 

Los Talleres de Renfe. El tren regional y el soterramiento.

También se han referido a los nuevos talleres de RENFE (recordamos que los antiguos talleres de Farnesio ya están cerrados), afirmando que existen "peleas" por las cargas de trabajo con otros talleres (Madrid, Toledo), que el taller está infrautilizado, aunque está prácticalente al 100 x 100, pero que tiene disponibilidad para bastante más carga de trabajo, más personal, etc... Que los talleres estén ya a pleno rendimiento es una buena noticia, pero esto es solo el primer paso.

Las obras del desvío de mercancías -desvío que, según la propuesta realizada, podría ser también utilizado para un segundo recorrido que incluyera el Polígono San Cristobal, la Cistérniga, etc.- siguen avanzando aún lentamente. Y nadie puede saber cuando se abrirá realmente ese desvío, de gran importancia para los barrios por los que pasa el tren. 
 
Las supuestas molestias (ruido) que genera el tren se deben a un 99% al tráfico de mercancías pesadas, como bobinas de acero, grandes trenes de contenedores, o los kilométricos trenes de vehículos que salen de las factorías vallisoletanas. Una vez desviado el tráfico de mercancías, el ruido del tren y sus molestias se reducirán a mínimos. Y aquí llegamos al otro problema: los que aún defienden el soterramiento sin preocuparse en absoluto del tren, de la movilidad y de las condiciones de vida de los que sobrevivimos en los barrios de la Zona Este y alrededores del tren.

Según los defensores del soterramiento, la vía es un muro que separa a los pobres de los ricos... o algo así. Pero la realidad es muy distinta de lo que ven estos pequeños propietarios y los que quieren utilizar el soterramiento como arma política para ganar elecciones (sea dentro del PSOE, sea el PP o sean los del moco verde). Toda su propaganda se basa en manipulación y engaños:

 

      1. La diferencia económica y social no se debe a la vía del tren. Un solo ejemplo: la zona con menor renta en Valladolid es La Rondilla-Barrio España que se encuentran más allá del tren en la zona norte de la ciudad. Solo unos metros más allá está la zona más rica (Paseo Isabel La Católica-Plaza de España), y no hay ningún muro que separe ambas zonas. 

      2. No es el tren lo que nos separa, es la clase social. Es cierto que los barrios del Este son pobres, pero porque son obreros y se construyeron junto a los centros de trabajo: los talleres de Renfe (Delicias), los polígonos de Argales, la carretera de Soria y el Polígono de San Cristóbal. Eliminando un muro de un tren no se combate la desigualdad: solo se embellecería una parte, se beneficiaría a unos pocos (los de siempre) y se empobrecería y/o se expulsaría a todos los demás.

      3. La operación del soterramiento no supone una mejora de la economía de los habitantes de los barrios. Solo, y hasta cierto punto, podría suponer una subida del precio de los pisos: es decir, solo mejoraría la economía de algunos que sean propietarios. Porque todos los que estámos alquilados y la mayoría de los propietarios veríamos que no solo suben los pisos (luego las hipotecas, los alquileres, etc.) sino que también subiría el pan y casi cualquier otra cosa. El soterramiento, además, generaría un proceso de gentrificación a todos los niveles que cambiaría nuestros barrios para siempre, desplazando a la población más pobre a los nuevos márgenes (¿las autovías, las rondas?).

      4. El soterramiento es una operación especulativa, sí o sí, y además no favorecería una ciudad humana y habitable sino una ciudad de autovías y coches. La supuesta barrera del tren sería sustituida por una barrera de automoviles que contaminarían más el aire, mucho más, que el tren y que harían ruido constantemente. Un tren de cercanías (con las mercancías desviadas) es menos ruidoso y contaminante que cualquier carretera que quieran poner donde están ahora las vías. No solo eso, las supuestas zonas verdes de las que hablan serían también objeto de la especulación inmobiliaria: el soterramiento realizado en Gijón de la estación del FEVE, por ejemplo, ha quitado el tren del centro, ha reducido la movilidad y ha dejado un "solarón" en medio que se disputan las constructoras a pesar de que los vecinos piden zona verde.

       5. El soterramiento era una solución... en el siglo pasado. La reivindicación del soterramiento nació de las movilizaciones vecinales de los 70 y 80 que pensaban que la ciudad acababa en la carretera de Circunvalación...  Frente a una sociedad que se preocupa por el medio ambiente y la sostenibilidad, el proyecto anterior conllevaba el olvido total de cualquier cuestión de este estilo, eliminando vías (las del tren regional), construyendo carreteras, etc. El soterramiento proyectado ELIMINABA totalmente las vías de cercanías, dejando solo vías para el AVE, lo que supone favorecer, de nuevo, a solo una pequeña parte de la población.



POR UN TREN SOCIAL. CONTRA EL SOTERRAMIENTO. 
Contra la especulación y contra el capital.



______________________
Otros textos anteriores:

Más información:

 


NOTA PÚBLICA CONTRA LA REPRESIÓN POLICIAL DE LA LUCHA OBRERA EN CÁDIZ

 

Tras la reunión llevada a cabo este 22 de diciembre en Cádiz por parte de compañeros y compañeras representando a toda una diversidad de colectivos –y convocados por la CTM, la Confluencia Sindical, la CGT y la Plataforma en Defensa del Metal-, manifestamos al conjunto de nuestro pueblo y a toda la gente solidaria que desde los más diversos rincones del Estado español, e incluso más allá, han venido expresando su solidaridad más sentida con la lucha del Metal en la provincia de Cádiz: 

Que brindamos nuestro apoyo más decidido y sin fisuras a los compañeros detenidos el pasado día 16 de diciembre. 

Que tenemos muy claro que han sufrido la represión por pertenecer a la Clase Trabajadora y residir en Barriadas Obreras. Y que sus ANTECEDENTES son haber nacido en una tierra donde desde hace décadas se ha ido desmantelando el tejido industrial, donde se incumplen los Derechos descaradamente de l@s trabajador@s y donde los índices de desempleo nos impiden tener una vida normal. 

Que, por ello, el desmedido y “ejemplarizante” ataque sufrido por esos compañeros el 16D lo hemos vivido como un acto de represión contra todos nosotros y nosotras. Y que desde la más amplia unidad ha de venir la respuesta. 

Que las movilizaciones del Metal se han debido, sobre todo, a la incompetencia de los diferentes Gobiernos y a la no actuación de los diferentes mecanismos que debieran proteger a los trabajadores. Ni la inspección de trabajo ni la justicia en cualquiera de sus formas han hecho ni hacen Justicia como proclaman. Al contrario, en lugar de hacer que se cumplan sus propias leyes para impedir que la patronal nos continúe explotando de la forma más arbitraria e impune, se han utilizado mecanismos de pura represión contra la Clase trabajadora por exigir lo que nos corresponde. 

Que a todo el mundo le quede claro que ni nuestros explotadores y represores, ni sus colaboradores mediáticos, van a lograr engañarnos y dividirnos con falsas criminalizaciones y actuaciones calculadas que solo buscan derrotar nuestro movimiento de lucha. Sabemos que la actuación desproporcionada policial durante la huelga, y después con las detenciones, no es algo aleatorio y que tenga que ver solo con la protesta (con la batalla) concreta que ha habido en la Bahía: es un claro mensaje para amedrentar al resto de la Clase trabajadora del Estado. De ahí que declaremos que la respuesta deba de ser conjunta, sin dejar en el desamparo a nadie en nuestra clase ni en nuestros barrios. 

Por ello, en la reunión hemos acordado poner en marcha una campaña contra la represión de nuestra lucha, de la que iremos informando sobre las distintas acciones que vayamos decidiendo. Además de llamar a que cada colectivo utilice toda su imaginación para expresar su solidaridad con los compañeros detenidos, adelantamos que hemos tomado el acuerdo conjunto de salir el próximo 15 de Enero a la calle en manifestación para responder a la brutal represión sufrida. Una manifestación a la que invitamos a TODA nuestra CLASE sin fronteras que valgan. Tampoco geográficas. Que Cádiz vuelva a ser un clamor que la desborde. 

Cádiz a 23 de diciembre de 2021.

_______

La Coordinadora de Trabajadores del Metal Bahía de Cádiz (CTM) necesita de todo nuestro apoyo en estos momentos en los que la represión del Estado ha empezado a desatarse. Se teme que continúen en estos días las detenciones por parte de la Policía Nacional contra trabajadores del sector y participantes en los altercados registrados durante la huelga del sector.

Seis detenciones reavivan las brasas de la huelga del metal en Cádiz.  La Coordinadora del Metal teme que haya nuevos arrestos


La Policía se ha desplegado esta mañana en la barriada Río San Pedro de Puerto Real y se ha llevado a cinco personas a la comisaría. Otra más fue citada en Cádiz. La actuación se ha producido en el marco de la investigación de los disturbios que se produjeron durante la huelga del metal en Cádiz. Fuentes de la delegación del Gobierno indicaron a Público que se trataba de tomar declaración, nada más. 

Así las cosas, ayer fueron seis los detenidos, tres, de plantillas de empresas vinculadas a la actividad; y otros tres, manifestantes. Se les imputan la presunta autoría de delitos de desórdenes públicos, atentados contra agentes de la autoridad, lesiones y daños, según una nota distribuida por la Subdelegación del Gobierno en la provincia de Cádiz, y necesitarán ayuda de toda la clase trabajadora para su caja de resistencia para afrontar los gastos derivados de los juicios, que se celebrarán entre los próximos días 12 y 13 de enero.

Uno fue arrestado cuando acudió a la Comisaría de Cádiz, donde fue citado previamente; cuatro fueron detenidos en sus domicilios en la barriada del Río San Pedro, en Puerto Real; el último, también en la zona, cuando, según su testimonio, llevaba a su hija al colegio.

No he tirado piedras ni he quemado nada”, asegura. “Me han enseñado un vídeo en el que empujo un contenedor, pero no hice nada. Había un lío grande y solo bajé como mucha gente del barrio a ver qué pasaba y estuve en la manifestación de Cádiz”, insiste sin perder la calma. Su cuñada no oculta su indignación, por el contrario. “No me callo y si me detienen se lo diré al juez: la Policía invadió el barrio, lo convirtió en zona de guerra, los agentes vinieron a amedrentarnos con la dichosa tanqueta, los de las UIP (Unidades de Intervención Policial) trataron de criminalizar la lucha de los trabajadores”, exclama, y recuerda que todo esto lo contó a una cámara de Televisión Española. Las imágenes se viralizaron: “Los puse a todos de sicarios”.

El representante de la Coordinadora de Trabajadores del Metal Bahía de Cádiz tachó de “pura basura” la filtración de los antecedentes de algunos de los detenidos. “No sé si es lícito que se revelen estos datos, pero la información no viene al cuento”, sostuvo. Como siempre, la policía y la prensa que la siguen se dedican a intoxicar.

Una treintena de personas, entre ellas Murga, se concentraron frente a la Comisaría de la Policía Nacional en El Puerto en protesta por las detenciones.

La huelga del metal comenzó a mediados del mes de noviembre y duró diez días. Durante la primera semana de movilizaciones se produjeron disturbios en Cádiz y durante la gran manifestación celebrada el día 23 (https://valladolorentodaspartes.blogspot.com/2021/11/huelga-del-metal-en-la-bahia-de-cadiz.html). Pero la barriada del Río San Pedro vivió episodios de mucha tensión con altercados a la puerta del colegio, disparos de pelotas de goma, uso de gases lacrimógenos, cargas policiales y la presencia de una tanqueta "para retirar el material usado en las barricadas".


SOLIDARIDAD CON DETENIDOS Y REPRESALIADOS

stop represión. Si tocan a unx, nos tocan a todxs



FUENTES:

https://andaluciainformacion.es/cadiz/1016014/seis-detenciones-reavivan-las-brasas-de-la-huelga-del-metal-en-cadiz/

https://www.elsaltodiario.com/metal/detenidos-cinco-militantes-de-la-huelga-del-metal-en-la-barriada-del-rio-san-pedro-de-cadiz




@CTM coordinadora de trabajadores del metal


  @CTM97560609



[recibimos y publicamos]

 

Ataque a la sede del CSIF de Barcelona   

La mañana del 20 de diciembre ha sido atacada la sede del sindicato CSIF situada en la calle Nàpols 118, con una pintada en la que se podía leer "Torturadores, Llibertat Presxs 27F" y una A de anarquía y se ha trincado una de las ventanas de la sede.

Este sindicato, que quiere abarcar diferentes sectores del funcionariado, está formado principalmente por carceleros y policías. Se han movilizado estos úlitmos días a las puertas de Brians I para cegar su impunidad como los carceleros que tienen un módulo de Brians confinado y se benefician de la excusa de supuestas agresiones a funcionarios. Además este sindicato forma parte de la acusación particular a lxs presxs anarquistas actuales del 27F.

Vamos con esta acción a hacer un grito a la Barcelona Salvatge, la no domesticada, a hacer acciones desde ahora hasta el 16/01/2022 para tumbar los muros de las prisiones y el sistema que las necesita.
Animémonos también a participar en las marchas del fin de año en el CIE, Wad-Ras y la de Brians el 16 de Enero.

Si concentramos fuerzas, si lo hacemos todo, ¡seremos más fuertes!

CONTRA LA DOMESTICACIÓN DE LAS LUCHAS
POR UNA BARCELONA SALVAJE
POR LA INSURRECCIÓN ANARQUISTA
______________________________

engl.

Attack on the headquarters of the CSIF in Barcelona   

On the morning of the 20th of December, the headquarters of the CSIF union, located at 118 Nàpols street, was attacked with graffiti reading "Torturers, Freedom for Prisoners 27F" and an A for anarchy, and one of the windows of the headquarters was smashed.

This union, which wants to cover different sectors of the civil service, is mainly made up of prison guards and police officers. There was mobilised these last few days at the gates of Brians I in order to block their impunity, like the jailers who have a module of Brians confined and benefit from the excuse of alleged aggressions against civil servants. Moreover, this union is part of the private prosecution of the current anarchist prisoners of 27F.

With this action we are going to make a cry to the Barcelona Salvatge, the undomesticated, to make actions from now until 16/01/2022 to tear down the walls of the prisons and the system that needs them.
Let's also take part in the marches at the end of the year in the CIE, Wad-Ras, and Brians on January 16th.

If we concentrate our forces, if we do everything, we will be stronger!

AGAINST THE DOMESTICATION OF STRUGGLES
FOR A SAVATGE BARCELONA
FOR THE ANARCHIST INSURRECTION




 

Renault amplía el ERTE hasta junio de 2022 para las plantas de Valladolid y Palencia

 


El Grupo Renault España ha presentado a los sindicatos la ampliación del Expediente de Regulación Temporal de Empleo para las plantas de Valladolid y Palencia, desde el 1 de diciembre de 2021 hasta el 30 de junio de 2022 por "persistir la falta de componentes electrónicos" para poder fabricar vehículos. Esta situación afectará a 8.777 trabajadores.

La ampliación del ERTE en Renault se debe, según indicaron desde la dirección en la Comisión Negociadora, por causas productivas, debido a que continúa la penuria de falta de componentes eléctricos. La dirección de la empresa ha hecho entrega de la documentación explicativa y justificativa que motivan la solicitud de dicho ERTE a los sindicatos. La próxima reunión de las partes tendrá lugar este jueves día 18 de noviembre.

Las jornadas solicitadas por la empresa para llevar a cabo este nuevo Expediente serán las siguientes:
• Factoría Montaje y Direcciones Centrales (DDCC): 77 jornadas de parada para toda la plantilla.
• Factoría Carrocería: 90 jornadas de parada para toda la plantilla.
• Factoría Motores: 76 jornadas de parada para toda la plantilla.
• Factoría de Palencia y líneas concatenadas: 78 jornadas de parada para toda la plantilla.

La aplicación del ERTE se realizará una vez agotadas los descansos por bolsa y herramientas de flexibilidad del convenio colectivo, motivada por las bajadas productivas de la factoría y la crisis de los semiconductores.

 

 

¿TIEMPOS DUROS PARA EL METAL?

Se aproximan tiempos duros para los trabajadores de Renault en España según la prensa burguesa. De hecho, el 2022 amenaza con ser bastante más difícil de lo que ha sido el ya complicado 2021. La razón no se encuentra tanto en la falta de microchips, que atenaza al sector y que se extenderá en el tiempo, como en el reparto que hace la compañía. En concreto, la dirección ya ha dejado claro que “priorizará” su uso para los modelos superventas y los nuevos lanzamientos. El plan de Luca de Meo, consejero delegado de Renault, para solventar los problemas de escasez de microchips es claro y conciso: “Vamos a priorizar nuestra asignación de recursos en función de los modelos más vendidos y la rentabilidad de los mercados”. Nada que no sepamos: los capitalistas solo se preocupan de la rentabilidad. Y aunque no son palabras del propio de Meo, sino de su número dos Clotilde Delbos, reflejan a la perfección el sentimiento de la compañía. Pero esas palabras tienen un reverso: implican que a los directivos no les importa mantener cerradas (o inoperativas) las otras fábricas. De hecho, eso es precisamente lo que están haciendo en la actualidad en España al extender los despidos temporales, los famosos ERTEs, o reduciendo el número de turnos. Lo peor es que para 2022 la situación se agravará todavía más


 

LA CRISIS DE LOS CHIPS SE VA EXTENDER A LO LARGO DE 2022

Y, lo más importante, la escasez de microchips va a alargarse. “La falta de volumen por la escasez de chips no se va a acabar el 31 de diciembre, sino que se va a demorar en el 2022”, advirtió la propia Delbos a los analistas durante la presentación de las cuentas trimestrales. Con ello, la directiva tira por tierra las esperanzas de trabajadores y sindicatos de que los parones en las fábricas sean “temporales”. El Grupo Renault cerró el tercer trimestre de 2021 con una cifra de negocio que alcanzó los 8.987 millones de euros, una caída del 13,4 por ciento con respecto al año pasado debido al descenso pronunciado en las ventas, del 22,3 por ciento.  

Al final, como se puede ver, se trata de un problema estructural, no por la falta de semiconductores, sino por el desarrollo del capital internacional y la geografía de producción que está adoptando Renault. Ahora, el grueso de los recursos que llegan a la firma gala se reparten entre Marruecos, Corea del Sur, Moscú y China. También se han convertido esas regiones en el principal foco productor para Renault. De hecho, en cada uno de ellos la compañía fabrica alguno de sus superventas, en otras palabras, los modelos “a priorizar”. En concreto, esa selecta lista aparece en primer lugar el económico Dacia Sandero, fabricado en el norte de África. Y del que Delbos explicó directamente que se “ha priorizado en cuanto a la asignación de chips a expensas de otros modelos”.

Por otro lado, sobresalen otros dos nombres: Duster (Moscú) y Arkana (Busan, Corea del Sur). Ambos han sido las últimas grandes apuestas de la compañía. Del primero, Renault señala que ha tenido “un fuerte comienzo”, mientras que del segundo se celebra que “lo está haciendo mejor de lo esperado inicialmente”. En otras palabras, que la producción de la marca gala en la región asiática está creciendo con fuerza a medida que los pedidos de este último sobrepasan la oferta inicial. Por último, estaría el Dacia Spring, construido también en Asia, más en concreto en China, del que Delbos destaca su “cálida recepción”. Por su parte, las fábricas de la península tienen que contentarse con ‘las sobras’. La fábrica de Sevilla es la que está en situación más crítica, ya que la fabricación de cajas de cambio es cada vez menor. No solo porque los vehículos eléctricos no la necesitan, sino porque la escasez limita el número de unidades pedidas al reducir los coches vendidos. Ese efecto, por ejemplo, también se ha apreciado en la planta de motores de Valladolid. La razón es que no solo ha habido falta de demanda por la propia Renault, sino también por otras marcas a las que se les suministra.

En cuanto a las fábricas de ensamblaje castellanas, la situación es también complicada. En Palencia, hace tiempo que los turnos se redujeron (en 2019 se suprimió el de noche); mientras que en Valladolid, la más grande, los efectos ya son evidentes. De hecho, en agosto se eliminó el turno de noche y los días parados se siguen acumulando. Un coctel explosivo, más si cabe cuando la dirección destaca su buen hacer en materia de recorte de costes. Delbos señaló recientemente que el ahorro de 2.000 millones previsto para más adelante se conseguirá “en pocas semanas”.

 

 

LA RESPUESTA SINDICAL

CCOO y UGT se han mostrado dispuestos a negociar el ERTE tal y como lo plantea la empresa. El TU ha llamado "a la reflexión" al resto de organizaciones porque denuncia que esto ya es un paro técnico y recuerda que si el trabajador no puede hacer su trabajo por causas ajenas a él es la empresa la que debe hacerse cargo y asumir la responsabilidad sin tocar un euro a los trabajadores. CGT por su parte ha preguntado a la compañía si a este paso tienen futuro las factorías de la península, si era necesario el convenio que se ha firmado con este panorama de fondo y si todos los acuerdos firmados "para ser más competitivos" han servido de algo viendo la situación actual.

Está claro, viendo el panorama, que la respuesta sindical es insuficiente. Sabemos que ya se han producido 4 despidos en Palencia y es posible que haya más. Y ante este panorama seguimos tragándonos el cuento de los semiconductores, del bien de la empresa, de la competitividad y toda la mierda que hemos estado sufriendo en Renault en los últimos años. 

El sector del metal, en su conjunto, está pasando por una dura prueba en este año 2021 y esto tiene pinta de seguir para el próximo o los próximos años. La huelga general indefinida de los compañeros y compañeras de Cádiz está siendo el ejemplo y el camino a seguir por todos los trabajadores del metal y de cualquier sector en el estado español... los compañeros de A Mariña en Galiza también lo han visto así y ya han convocado una Huelga General en la comarca. La lucha y la solidaridad de clase son las únicas herramientas de las que disponemos los trabajadores para parar los despidos, los ertes, los abusos patronales y la miseria y explotación a la que nos somete la clase burguesa día a día.

 

 

UN GRANO DE ARENA EN UNA PLAYA

Desde valladolor, en colaboración con las cajas de resistencia y el comité de solidaridad, hemos realizado un recopilatorio de todos los textos aparecidos en estos últimos 10 años para que se vea la trayectoria de pactos y pérdidas, la CESIÓN PERMANENTE de los sindicatos mayoritarios, y los momentos de combatividad en Renault, escasos muy escasos. Y este es, también, el problema. Porque es seguro que los empresarios pueden cerrar la empresa e irse a otro país. Pero también lo es que los trabajadores pueden tomar la fábrica y hacerla producir sin el empresario y que si los trabajadores dejan de trabajar el empresario deja de percibir sus beneficios... 

SOLO LA MOVILIZACIÓN Y LA LUCHA pueden parar esto,

unidad y solidaridad de clase.

 

 

____________

RENAULT - Los últimos 10 Años by Valladolor on Scribd

 
 
 
FUENTES:

> https://clubinfluencers.com/renault-espana-de-meo-delbos-recorte/

> https://valladolidplural.com/renault-amplia-el-erte-hasta-junio-de-2022-para-las-plantas-de-valladolid-y-palencia-por-la-falta-de-componentes-electronicos/

> Accidente mortal en la factoría de RENAULT Valladolid (3/12/2021): https://valladolorenlainfoobrera.blogspot.com/2021/12/valladolid-un-trabajador-muerto-en-un.html

 
 

QUÉ ESTÁ PASANDO EN SIRO...

La semana pasada nos llegaban noticias de movilizaciones en las factorías del grupo SIRO (Aguilar de Campo, Ventadebaños, Medina)... y hoy, por desgracia, nos despertamos  con el FALLECIMIENTO ayer DE UN TRABAJADOR en la fábrica que el grupo tiene en Aguilar.

El obrero del Grupo Siro en Aguilar ha muerto al caerle encima unos palés que manipulaba. Tenía 48 años. El suceso ha ocurrido antes de las 11:30 horas en el almacén de la nave del Grupo Siro en Aguilar de Campoo, en las instalaciones de la empresa ubicadas en el Polígono Industrial de la localidad.

La factoría de Aguilar ha paralizado todas sus actividades esta mañana...



 

LAS GRANDES EMPRESAS LO SON A BASE DE MUERTE Y SUFRIMIENTO

SIRO es una de las grandes empresas agroalimentarias de Castilla y León, y por lo que se viene diciendo, atraviesa un momento delicado. Cerealto Siro, que ya ha pedido un rescate de 100 millones al SEPI, ha lanzado una propuesta a los sindicatos para intentar reducir su deuda. Los comités rechazan sentarse a negociar en los términos que plantean, porque, aseguran, no alcanzan a comprender cómo se ha llegado a esta situación: la deuda alcanza los 300 millones, pero el Plan de Competitividad que plantea Cerealto Siro para reducirla no convence a los delegados.
"Hablan de reducir salarios, quitar complementos o denegar el contrato relevo, licencias,... es retroceder todo. Retroceder 25 años en derechos", afirma  María del Mar Rodríguez, presidenta del Comité de Empresa de Galletas de Cerealto Siro. La compañía justifica su plan de competitividad como reclamo para potenciales inversores, y en un comunicado aseguran que "confían en alcanzar un acuerdo negociado con todas las partes que permita abordar el Plan de Mejora de la Competitividad que la Compañía requiere en estos momentos para ajustarse a las circunstancias actuales y a lo que demandan clientes y potenciales inversores".

Según el texto remitido por Cerealto Siro, la evolución de los costes laborales de las plantas desde el año 2010 ha supuesto un incremento del 33 por ciento frente a una evolución del IPC de un 13 por ciento. Y mientras el grupo incrementaba su estructura de costes muy por encima del IPC con algunas plantas con niveles de absentismo por encima del 15 por ciento, los competidores simultáneamente han adoptado políticas de contención de costes laborales, por lo que han ganado mayor competitividad.

Para abordar este plan, trasladaron que la Compañía ha preferido hacerlo de manera dialogada y para ello ha informado de manera personal durante las últimas semanas a sindicatos, comités de empresa y trabajadores de todos los turnos y de todas sus plantas en España y ha solicitado una Mesa de Diálogo para llegar a un acuerdo conjunto de las medidas a aplicar.  El Plan de Mejora de la Competitividad actual "solo contiene propuestas a desarrollar y a acordar, y no va acompañado de medidas decididas de antemano, por lo que cualquier manifestación en este sentido carece de fundamento en estos momentos", afirman. La mejora de la competitividad contrasta con las necesidades de SEGURIDAD e higiene en el trabajo. La empresa tira para la derecha, los trabajadores deben tirar para la izquierda... no hay otra.


 

UNIDAD SÍ: POR LA VIDA DE LOS TRABAJADORES, POR NUESTRAS CONDICIONES DE VIDA Y DE EXISTENCIA.


Los trabajadores denuncian que se han practicado tres despidos en el área de recursos humanos. Han convocado movilizaciones para estas semanas frente a los centros de trabajo: el 2 de noviembre en las puertas de la factoría de producción de pasta y bollerías situada en el polígono de Venta de Baños, el 4 de noviembre en las instalaciones de Aguilar de Campoo, el 9 de noviembre en Toro y el 11 de noviembre en Galletas en Venta de Baños. "Lo que queremos dar a entender es que estamos unidas todas las plantas en una misma dirección", afirma Julio Sánchez, delegado de CGT del Centro Especial de Empleo. Actualmente cuenta con 1.200 trabajadores en sus centros de Venta de Baños, Aguilar de Campoo y Toro.

Ahora, después de lo ocurrido ayer en Aguilar, sinceramente, las protestas deberían hacerse conjuntas, y parar mañana todos por el compañero fallecido. 

LOS ACCIDENTES SON ASESINATOS legalizados. debemos estar todos unidos contra ellos.


LUCHAMOS ENTRE NOSOTRXS, MIENTRAS ELLXS SE RÍEN,

UNAMÓNOS FRENTE A ELLXS, PORQUE SOLO SON MUERTE



____________________________

Más información sobre las movilizaciones en SIRO:


https://cadenaser.com/emisora/2021/11/02/radio_palencia/1635828893_423188.html

https://www.eldiario.es/castilla-y-leon/provincias/palencia/fallece-trabajador-siro-aguilar-palencia-caerle-paneles_1_8467558.html

https://www.elnortedecastilla.es/palencia/fallece-operario-grupo-20211107133208-nt.html

https://www.cantabriadirecta.es/63510-2-noticias-cantabria-aguilar-campoo-siro/ 

https://www.cyltv.es/noticia/f8ae8b1d-d81e-d52a-2b9158b10ce66f41/20211029/Los-comites-de-empresa-de-Cerealto-Siro-rechazan-la-propuesta-de-la-empresa-para-aligerar-su-deuda

 

Accidente mortal en la factoría de RENAULT Valladolid: https://valladolorenlainfoobrera.blogspot.com/2021/12/valladolid-un-trabajador-muerto-en-un.html

 

La excusa de la pandemia para reforzar el control social


 

 

Después de casi dos años desde que comenzó la pandemia Covid-19, y desde que la práctica totalidad de los Estados capitalistas desarrollados impusieron durísimas restricciones a las libertades civiles reconocidas como derechos en sus constituciones, el curso seguido por la pandemia en su parte estrictamente sanitaria parece cada vez más desligado del curso seguido por la parte política y social, es decir, precisamente por toda una serie de medidas represivas que se mantiene contra todo criterio médico porque poco o nada tienen que ver con un problema de salubridad público.

Por ejemplo, según la prensa burguesa norteamericana (New York Times del 13 de julio de este año) China piensa mantener las medidas de control vecinal (patrullas para policiales), de limitación de movimientos y de vigilancia a todos los niveles (implantación de cámaras con softwares de reconocimiento facial en la calle, etc.) pese a que la pandemia prácticamente no tiene incidencia ya en el país. Puede pensarse que se trata de un caso típico de un país no democrático, pero podemos ver otros ejemplos mucho más cercanos. Italia ha formalizado la obligación de vacunarse de todos los ciudadanos del país so pena de no poder asistir al trabajo y, por lo tanto, ser despedidos. Alemania pretende aprobar leyes de vacunación obligatoria a partir de febrero del próximo año... España o Francia, por solo citar algunos ejemplos, han impuesto ya en parte de sus regiones el pasaporte Covid, es decir, un documento que limita los movimientos de la población dentro del territorio nacional y restringe derechos de parte de la población. 


¿Qué sentido tienen estas medidas represivas? 

Todo depende del punto de vista: La extrema derecha clama cínicamente contra la supresión de libertades que suponen y se nos vende a una oposisión conspiranoica como la única posible... Por su parte, desde determinados ámbitos de la extrema izquierda se habla de la introducción de medidas de corte anti democrático para dominar a la población (una parte de la extrema izquierda, pues otra buena parte de ella se ha colocado detrás de las medidas represivas justificándolas en nombre de la solidaridad nacional). 

Por supuesto, los diferentes Estados las justifican en nombre de un criterio de salud pública que se coloca por encima incluso del ordenamiento constitucional del país (caso ejemplar es el español, donde el Tribunal Constitucional ha llegado a decir que las medidas de confinamiento atentan contra los derechos constitucionales de la población).


Lo cierto es que la lógica de estas medidas poco o nada tiene que ver con la pandemia o con el control de la expansión del virus, fundamentalmente porque ninguna de las medidas de control social impuestas tiene sentido en términos sanitarios. El control médico, cuya fase terminó en el momento en que apareció la vacuna y todos los Estados apostaron por esta como única vía para acabar con el riesgo sanitario, ha corrido parejo con la capacidad de las diferentes burguesías para hacerse cargo del coste de la salud de la población: donde los Estados han contado con recursos suficientes para paralizar la actividad productiva, siempre hasta cierto punto, remunerando tanto a los empresarios como a los trabajadores, se ha hecho; y la incidencia del virus ha sido baja en términos de letalidad. Donde no era posible, la incidencia ha sido alta y ha dejado un reguero de muertos perfectamente evitables, sobre todo entre los sectores más vulnerables de la población. Esa es la diferencia entre los 406 muertos por cada millón de habitantes en Alemania durante 2020 y los 1.147,27 en España para el mismo periodo. 

Queda, por lo tanto, una utilidad estrictamente represiva de las medidas de control social. Pero ¿qué sentido tiene la represión en este contexto, cuando la clase proletaria de todos los países ha mostrado su absoluta incapacidad -temporalmente- para resistir a las durísimas medidas económicas que se han tomado en su contra?

Para entenderlo, se atiende a dos posiciones enfrentadas entre sí acerca de la naturaleza del Estado y del carácter represivo de este:
La primera afirma que ante fenómenos de crisis social como el que hemos vivido, el incremento de la competencia entre potencias imperialistas a nivel internacional, entre facciones de la burguesía dentro de las fronteras de un país o entre clases sociales en este mismo ámbito, tiende a debilitar la fuerza de la clase dominante burguesa, debilidad que se transmite a sus aparatos represivos y coercitivos, el primero de los cuales es el ejército, y que lentamente los va minando hasta que pierden fuerza, abriéndose en ese momento la posibilidad de una lucha de alcance revolucionario contra la cual las medidas represivas, aunque aumenten en número e intensidad, no pueden hacer nada porque la fuerza de la clase burguesa ya va declinando. Este tipo de tesis las comparten grupos como Cencellada o Barbaria, que entienden el flujo de la lucha de clase como una contraposición entre la curva descendente de la burguesía y la curva ascendente del proletariado.

La segunda posición afirma que ante los fenómenos de crisis social, se produce una concentración de las fuerzas burguesas, una eliminación temporal de los factores de dispersión que pueden pesar sobre estas y un progresivo reforzamiento de las fuerzas represivas, por lo tanto del Estado y sus herramientas de control social.

La primera posición es incorrecta porque confunde el hecho, cierto, de que la competencia entre burguesías nacionales debilita el orden social con que esta debilidad se proyecte inmediatamente como debilidad de las fuerzas represivas del Estado, de la burguesía y del propio Estado.
La segunda posición es correcta porque para la burguesía sólo hay un camino, el de mantener su poder contra la clase proletaria, incrementando las medidas coercitivas y reforzando todos los mecanismos de control social, sean estos pacíficos o violentos. 

 

¿Qué ha traído la pandemia? 

Una fortísima crisis social en la cual el precario orden internacional, que ya estaba bastante debilitado desde la crisis de 2008 – 2012, ha sufrido una convulsión muy intensa. Esto ha obligado a cada burguesía nacional a dos cosas: la primera ha sido tomar partido en términos internacionales en la perspectiva de un enfrentamiento bélico entre potencias imperialistas que cada vez está más cercano. Ejemplos de esto son las tensiones militares entre China y Estados Unidos en el Pacífico, la configuración de un ejército europeo ajeno a la OTAN para 2023, etc. La segunda ha sido reforzar el control social interno con vistas a imponer durísimas medidas anti obreras dentro del propio país. 

Este control interno, como siempre, marcha por dos lados. El primero, el juego de los llamados “agentes sociales” que ponen en marcha sus fuerzas “democráticas” para forzar a los proletarios a aceptar todas las exigencias de la burguesía. El segundo, consiste en la amplia variedad de medidas represivas, tanto a nivel legal como técnico. En este sentido, la implantación de restricciones a la movilidad interna, de fronteras dentro de un mismo país, etc., tiene una importancia de primer orden: se da cabida jurídica a un poder discrecional para el Estado que le permitiría activar o desactivar, dentro de los necesarios formalismos legales, el nivel de represión que necesite en cada momento. En España tuvimos un caso clarísimo: en septiembre de este año los delegados de la fábrica de Airbus en Puerto Real, que pretendían viajar a Getafe para exponer su caso ante los trabajadores de la filial local, fueron detenidos por la policía y se les impidió viajar en nombre de las restricciones sanitarias, es decir, con la justificación legal de la restricción de movimientos que a día de hoy impera de hecho en todo el país. Estas medidas, que como vemos tienen una aplicación concreta muy clara, se mantienen más o menos “dormidas” hasta que llega el momento de despertarlas.

En general, se tiende a un incremento del poder despótico del Estado, al aumento de la batería de medidas represivas con las que cuenta, a la legalización por la vía de "emergencia” de medidas que habitualmente están fuera de las constituciones democráticas. Y todo esto porque estas medidas son necesarias para garantizar la movilización social que se avecina: son imprescindibles para reprimir cualquier tipo de respuesta proletaria y para garantizar legalmente el derecho burgués a movilizar a los proletarios en defensa de los “intereses nacionales” tenga esto el sentido de una movilización de tipo bélica o “social”, como ya ha previsto el gobierno de PSOE-UP ante futuras crisis (así, en el periódico El País del 2 de julio de este año se anunciaba cómo el gobierno ha cambiado la legislación de emergencia nacional para que, en caso de crisis económica, todos los ciudadanos puedan ser movilizados en defensa del interés nacional, lo que quiera que signifique esto…).

Las medidas represivas que se han implantado con el Coronavirus muestran que el Estado es cada vez más fuerte, que anula en la medida de lo posible los límites democráticos que en tiempos de bonanza se puede permitir respetar, que la tendencia es a la hiper inflación de sus fuerzas represivas. Y es necesario tener en cuenta que no va a haber una marcha atrás en este recorrido: no se va a volver nunca a la situación pre pandemia, no se van a deponer las armas represivas ni se va a desmantelar lo que la legislación de emergencia ha impuesto. 

Igual que la tendencia del capitalismo es a enfrentar entre sí a las diferentes clases burguesas nacionales y al proletariado contra la burguesía, esta tendencia lleva a que, en el momento previo al enfrentamiento, el poder del Estado, órgano de combate de la burguesía, alcance su mayor potencia. Todas las medidas de control social, por lo tanto, van en un sentido ascendente y dirigidas, siempre, contra la clase proletaria.




Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

Anticarcelario / contra la sociedad cárcel

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."