Los trabajadores del 112 y el 016 en Castilla y en León(teléfono de emergencias y teléfono de asistencia a las víctimas de la violencia machista) están llevando a cabo una Huelga todos los viernes (indefinidamente). Hoy, viernes 12 de agosto, nuevamente los trabajadores están llamados a seguir la huelga (a pesar de unos servicios mínimos abusivos -siempre denunciados-, el seguimiento está siendo mayoritario) y a una manifestación ante la sede del 112 en el paseo del Hospital Militar (Valladolid).

 
Ayer, 11 de agosto, los trabajadores, encabezados por el presidente del comité de empresa, explicaron la situación y los motivos que les han llevado a esta HUELGA en una charla en el Centro Social La Molinera. Antes de empezar la charla propiamente dicha, un miembro de la asamblea que gestiona el espacio recordó la importancia de dar vida al centro social y la amenaza de desalojo que pende sobre el espacio.
 

La exposición comenzó cuestionando el modelo de subcontratación en el Sector público (en unos supuestos servicios "esenciales"), subcontratación que siempre se produce a la baja, deteriorando el servicio, a costa de las condiciones laborales y salariales de los trabajadores. Esta situación provoca la ultraexplotación del muy escaso personal (muchas veces la mitad del que sería necesario para un buen servicio), el deterioro de las instalaciones (solo se ha renovado una cortina en años, los puestos están destrozados), etc. Un servicio que se supone esencial y vital para mucha gente se da en unas concidiones de trabajo que solo podemos calificar de LAMENTABLES.

 

 

Los trabajadores del 112, trabajando para el sector público son gestionados por empresas privadas y se rigen por el convenio de telemarketing, uno de los peores convenios que existen hoy por hoy. En la gestión del servicio, todo es rentabilidad económica... y colgarse medallitas sobre lo bueno que es un servicio que sacan a fuerza de trabajo los propios trabajadores cada vez más precarios.

 
Por todo esto sobran los motivos para la huelga. Como afirman los propios trabajadores: "no nos han dejado otra opción el servicio 112 y el 061 de Castilla y León haremos huelga"
 



 
 
 
SOLO POR INTERESES DE LA CLASE PROLETARIA

"Sobra decir que el Estado pertenece a la clase burguesa y aunque no lo hace a toda ella, sí que cumple la función de defender sus intereses de conjunto" (de un debate realizado en la B.S. Antorchas sobre la consigna "defensa del sector público").

 

Las subrogaciones y subcontrataciones están a la orden del día en buena parte de los servicios públicos (municipales: como las piscinas o la recogida de basuras; autonómicos: como los bomberos o el 112; estatales, etc.). Ciertamente, la Junta de castillaylíos es de las peores que nos podemos echar a la espalda, y su afán, más que evidente, es succionar los recursos públicos hacia la empresa privada de la que son mayoritariamente propietarios y/o beneficiarios.

En todos estos casos, el problema no es que el empresario sea PÚBLICO o PRIVADO, sino que la gestión privada de lo público se hace a costa de bajar los salarios reales de los trabajadores, de unas condiciones laborales pésimas y de un deterioro general de los servicios públicos que repercute muy negativamente en usuarios y trabajadores. Mientras algunos defienden sin más "lo público" frente a lo privado, las condiciones generales de vida y de trabajo de los y las proletarios y proletarias se deterioran cada día. Si las condiciones de los trabajadores del sector "público" son en ciertos casos mejores, lo que hay que hacer es luchar por mejorar las condiciones del sector privado mediante la UNIDAD de toda la clase y exigiendo que esas mejores condiciones se extiendan a todas las empresas, públicas y/o privadas. Es cierto que muchos "servicios" públicos deberían ser gestionados completamente desde el sector público y que tantas "subrogaciones" y "subcontrataciones" para lo que principalmene sirven es para un mayor control y una mejor explotación de la mano de obra; pero no lo es menos que lo principal son las condiciones de trabajo reales, tanto en un sector como en otro, y no el apellido del empresario que nos explota.


¡Por un salario que compense el aumento del coste de la vida!

POR LA UNIDAD OBRERA




______________________
Video en Rojo y Negro TV en el que los compañeros explican el conflicto:
 
 



MÁS INFORMACIÓN:

HUELGA y movilizaciones del 016 - 112 en Castilla y en León:

 109.840,87 euros es la cifra exacta con la que el Juzgado de lo Penal número 1 de Guadalajara valora el coste del derribo de las construcciones levantadas por los repobladores de Fraguas en este pueblo recuperado en la sierra. Una suma que, según confirma el auto de este juzgado emitido el pasado 20 de junio, deberán costear, en concepto de responsabilidad civil, las seis personas que fueron condenadas por delitos contra la ordenación del territorio por levantar de nuevo este pueblo.

 

 

“O pagamos eso o vamos a la cárcel dos años y tres meses”, explica a El Salto Lalo Aracil, uno de los repobladores que en 2013 se lanzó a reconstruir Fraguas, un pueblo de Guadalajara que dejó de existir hace 50 años, por decisión de Franco, que ordenó su demolición para la reforestación del monte con pinos. Aracil, que es también una de las seis personas condenadas por la reconstrucción del pueblo, anuncia que van a recurrir este auto y han emprendido una campaña para sumar apoyos. Aunque él y las otras personas condenadas en 2018 lo fueron a penas de cárcel de un año y medio además de al pago de una multa de 1.080 euros también por delitos contra la ordenación del territorio y de otros 2.160 euros por usurpación, en 2019 la Audiencia Provincial, que confirmó las condenas, añadió que estas seis personas corrieran con los gastos de la demolición, con lo que, en caso de no pagarla, la condena de cárcel, ahora sí con entrada en prisión, aumentaría a los dos años y tres meses.

 


 

Según explica el auto, el presupuesto de cerca de 110.000 euros y al que también ha tenido acceso El Salto, redactado por la empresa pública Tragsa en febrero de 2021, incluiría el “coste de demolición de las obras y construcciones, así como la estimación de los costes en la retirada de los residuos existentes anteriores al 7 de febrero de 2017”.

“Este presupuesto está súper inflado”, afirma Aracil. “Por un lado calculan el volumen de escombros que hay en las casas como si fueran macizas, como si dentro de ellas no hubiera ni aire, solo piedras, hormigón, ladrillos o lo que sea”, explica. También señala que en el presupuesto cobran varias veces por los mismos conceptos, y cobran hasta las mascarillas, botas y guantes de los operarios, los cambios de aceite de las máquinas.

 

En abril de 2021, con la demolición de Fraguas ya en vías de ejecución, el CSIC advirtió de la ilegalidad del derribo del poblado a la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Guadalajara, María del Carmen Molina Mansilla, cuyo nombre saltó a los medios de comunicación en 2016, cuando, siendo titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Vitoria preguntó a una víctima de violación si había cerrado bien las piernas. El informe remitido por el CSIC a la magistrada señalaba que todo el conjunto del pueblo de Fraguas es susceptible de estar protegido por la Ley de Patrimonio de Castilla-La Mancha.

Ante el informe del CSIC, la magistrada decidió paralizar la demolición de Fraguas y encargar al Seprona un informe sobre el valor artístico de las construcciones de este poblado. Poco más de un año después, la magistrada ha retomado la ejecución del pueblo de Fraguas como si nada. Después de un verano nefasto, en el que el abandono del campo está siendo condenado por los incendios, seguimos viendo como todas las Instituciones responsables se oponen frontalmente a un PROYECTO DE REPOBLACIÓN RURAL, un proyecto que pretende "llenar" un pueblo vaciado.

Además de la vía penal, los repobladores de Fraguas siguen también pendientes de su desalojo por vía administrativa, desde que en diciembre del año pasado la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha emitiera una resolución para echarles del pueblo firmada por el consejero de Desarrollo Sostenible, José Luis Escudero, dándoles un plazo de diez días desde entonces para el desalojo voluntario. Desde Fraguas recurrieron la resolución y acudieron a la vía contencioso-administrativa, que decidió mantener el desalojo dictado por la administración manchega.

 

 

COMUNICADO DEL COLECTIVO DE HABITANTES DE FRAGUAS: 

Fraguas es un proyecto de okupación rural comunitario de la sierra norte de Guadalajara. Desde la primavera de 2013 las integrantes de este proyecto llevamos reconstruyendo las ruinas del antiguo pueblo de Fraguas (que ya fue destruido y vaciado a conciencia). Luchamos por la comunidad, el autogobierno, la autosuficiencia y la autogestión. Para materializar todos estos objetivos creemos necesaria una vuelta al campo, donde vivir realizando nuestros sueños en equilibrio con el medio natural.

Desde que llegamos fuimos invitadas a abandonar el espacio que estábamos reconstruyendo por agentes medioambientales y guardias civiles mediante amenazas y multas. Para ellos ya no se puede volver al campo más que como un apéndice de la vida urbana: visitas de fin de semana, parques naturales como escenarios turísticos, trabajo asalariado como la única opción posible para asegurar el sustento. Algunas de nosotras cargamos con miles de euros en multas por pretender desarrollar modelos alternativos a su ciclo demente de trabajo asalariado y consumo masivo.

En junio de 2015 fuimos llamadas a declarar 6 personas al juzgado de instrucción nº 4 de Guadalajara acusadas de un delito de usurpación. Nos acusa la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha y la Fiscalía. Por lo visto expulsar a la población rural durante décadas, generando el desierto social y demográfico que contemplamos hoy día, es lo normal y deseable mientras que recuperar pueblos abandonados es usurpar el territorio. A dia de hoy dan una nueva vuelta de tuerca al proceso añadiendo en su escrito de acusación los delitos contra la ordenación del territorio y daños, amenazando con demoler las casas que ahora están en pie. Hablan de repoblación, pero piensan en destruir casas. Nos piden a cada una de nosotras 4 meses de carcel y 600 euros como pena multa por usurpación, 2 años de carcel por el delito contra la ordenación del territorio mas 2.250 euros y 2 años de carcel por daños mas 26.779,17 euros entre todas para sufragar la demolición. En total casi 4 años y medio de carcel a cada persona por haber pretendido la increíble locura de volver a dar vida a un pueblo abandonado, un total de 26 años de carcel. Tras haber recibido los escritos de acusación estamos pendientes de que nos notifiquen la fecha del juicio oral.

Ni que decir tiene que no nos vamos a someter a los designios de la Junta de Castilla y que nos opondremos frontalmente al desalojo y demolición previstos por el Estado.

Por todo esto, a vosotras os pedimos apoyo en la medida de lo posible; que vengáis a conocernos; que difundáis esta realidad; que apoyéis las iniciativas que se vayan desarrollando y que estéis al tanto por si hay un desalojo inesperado.

Citamos a un antiguo habitante de Fraguas que nos hace esta dedicatoria en un libro que escribió sobre el pueblo: “Para los nuevos habitantes de Fraguas: A ver si vosotros recuperáis la historia de nuevo de este pueblo, aunque algunas instituciones tanto militares como religiosas hayan tratado de destruirla y hasta el gobierno quiere venderlo a particulares (finca privada prohibido el paso). Quiero recordaros que tratéis con cariño y el respeto que se merecen esas piedras que hoy están muertas y caidas entre las zarzas y la maleza, que otros tiempos tuvieron vida y formaron parte de la historia de estas gentes que tanto lucharon por la vida y tantas calamidades pasaron.”

¡APOYA EL PROYECTO FRAGUAS!

 

Seguir leyendo acerca del proyecto: https://fraguasrevive.blogspot.com/

Si quieres apoyar los valores y objetivos del proyecto de Fraguas, desde aquí te proponemos tres maneras diferentes:

- Firma nuestra petición para pedir a la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha y al resto de autoridades responsables, que no se lleve a cabo la demolición del pueblo que estamos reconstruyendo con nuestras propias manos. Firma nuestra petición en Change.org 

- Hemos iniciado una campaña de financiación y hemos abierto una cuenta para donativos. El dinero recaudado se usará para costear la defensa legal, la campaña de difusión que estamos desarrrollando y, en último caso, para seguir reconstruyendo el pueblo.    ...ver mas

- Consulta nuestra lista de cosas que serían útiles aquí y que quizás tengas en casa sin usar o conozcas dónde, quién…

 

 

______________________

FUENTE:

La Junta de Castilla y la Mancha intenta vaciar Fraguas por vía administrativa tras la paralización de la demolición por el informe del CSIChttps://www.elsaltodiario.com/castilla-la-mancha/junta-intenta-vaciar-fraguas-via-administrativa-tras-paralizacion-demolicion-informe-csic


MÁS INFORMACIONES

Campaña para recaudar fondos para la defensa legal y evitar ir a la cárcel: https://tarcoteca.blogspot.com/2022/08/campana-de-los-repobladores-de-fraguas.html

[2022] Los 6 de Fraguas a punto de ir a la cárcel y condenados a pagar la demolición de las construcciones: https://www.encastillalamancha.es/castilla-la-mancha-cat/en-guadalajara-los-seis-de-fraguas-a-punto-de-ir-a-la-carcel-y-condenados-a-pagar-la-demolicion-de-las-construcciones/

[2021] Fraguas: Historia de una repoblación: https://www.lamarea.com/2021/05/03/fraguas-historia-de-una-repoblacion/

[2021] Pueblos recuperados El CSIC advierte de que la demolición de Fraguas es ilegal: https://www.elsaltodiario.com/pueblos-recuperados/el-csic-advierte-de-que-la-demolicion-de-fraguas-es-ilegal

[2020] Sobre la situación actual de Fraguas: https://valladolorentodaspartes.blogspot.com/2020/12/sobre-la-situacion-actual-en-fraguas.html

[2019] Solidaridad desde Traspinedo con los okupantes de Fraguas: https://valladolorentodaspartes.blogspot.com/2019/12/de-traspinedo-fraguas-libertad-y.html

[2019] Jornadas de okupación en Fraguas: https://valladolorentodaspartes.blogspot.com/2019/07/fraguas-14-188-jornadas-okupacion-rural.html

[2019] Miles de personas se manifiestan en Madrid en solidaridad con Fraguas: https://valladolorentodaspartes.blogspot.com/2019/02/madrid-232-manifestacion-en-apoyo-lxs.html

[2018] Solidaridad con los habitantes de Fraguas: https://valladolorentodaspartes.blogspot.com/2018/05/solidaridad-con-los-habitantes-de.html

[2017] No al desalojo de Fraguas: https://valladolorentodaspartes.blogspot.com/2017/04/guadalajara-no-al-desalojo-de-fraguas.html


 

Concentración en Barakaldo en denuncia del fallecimiento de una persona sin-hogar vecina de la localidad

 


Concentración ante una nueva muerte de una persona sin-hogar vecina de Barakaldo

 
►El pasado 7 de julio murió una persona sin-hogar de 40 años en el barrio vecino de Zorroza. Desde enero residía en las calles de Barakaldo.

►Protesta ante la insuficiente dotación de recursos y trabas al acceso a los servicios de acogida, al albergue municipal o al empadronamiento social.

►Hay que tener en cuenta que la apuesta por parte del equipo de gobierno local por una política de recortes conlleva la existencia de 70 personas sin-hogar sobreviviendo en las calles de la localidad.

Mediante esta movilización se ha vuelto a exigir al Ayuntamiento de Barakaldo, y al resto de instituciones públicas, medidas reales que den respuesta a la realidad de las personas que carecen de vivienda y malviven en las calles del municipio.

En el trascurso de este año otras dos personas sin hogar han muerto en las calles de Barakaldo:

Cabe recordar que el pasado 26 de marzo una persona sin hogar de 63 años apareció muerta en la Plaza Velázquez del barrio barakaldés de San Vicente.

Por otro lado, el cuerpo sin vida de L.B.M., joven de 20 años, fue localizado el pasado 3 de mayo cuando un camión de la basura de Barakaldo descargó su contenido en la incineradora de Zabalgarbi, de Bilbao.
 
 

Berri-Otxoak denuncia la política de recortes municipal y reclama medidas para atender a las personas sin hogar
 
 
BERRI-OTXOAK
(Plataforma Contra la Exclusión Social y Por los Derechos Sociales)

www.nodo50.org/berri_otxoak
Informazio bulegoa berrietxea@nodo50.org oficina de información

 


 
Homenaje a los fallecidos (pza Mayor Valladolid)     
 
En lo que va de año se han quemado ya más de 220.000 hectáreas en el Estado español, especialmente en el noroeste peninsular.
 
Castilla y León son las dos regiones con más hectáreas quemadas y mayor peligrosidad de los incendios, como se ha demostrado en los pasados incendios de Burgos, Ávila o Salamanca y, sobre todo, en los incendios de Zamora, con la muerte de un bombero y un pastor en el incendio de Losacio, segundo gran incendio de gravedad en la provincia en este verano tras el salvaje incendio sufrido en la Sierra de la Culebra. 

 


Las protestas por la gestión de los incendios se suceden en Castilla y en León:



Los bomberos y peones forestales de la Junta han realizado una Marcha nocturna el pasado sábado 30 de julio en Valladolid en homenaje silencioso a los compañeros fallecidos
No se portaron pancartas, ni banderas, ni se realizaron proclamas en la manifestación. El silencio fue atronador. Únicamente, los bomberos con su EPI con la linterna frontal encendida en silencio por las calles. El recorrido partió de las Cortes de Castilla y León y finalizó en la Plaza Mayor, donde se guardaron cinco minutos de silencio: https://twitter.com/laSextaTV/status/1553688254435807232?t=MPSjBqPCcVvVhvQd2UC-tA&s=19
 
La dignidad y la determinación de los bomberos forestales contrasta con la de los políticos profesionales y los medios de información mayoritarios que no se han dignado siquiera a sacar el homenaje en las noticias.
 
 
 
El pasado 28 de julio más de 3000 personas se manifestaron en Zamora para exigir responsabilidades políticas. En el foco de las críticas está el consejero autonómico de Medio Ambiente, Juan Suárez Quiñones, al que se acusa de ser el máximo responsable de la ausencia de un operativo estable por cuestiones económicas, una falta que resultó fatal para que un incendio que se podía controlar en las primeras horas se convirtiera en una lengua de fuego que arrasó con 28.000 hectáreas del parque natural y se convirtió en “inextinguible”, según reconoció el propio director general de la Consejería. Entre los manifestantes también se pidió la dimisión de Alfonso Fernández Mañueco, como jefe político de Suárez Quiñones. En determinados momentos, y con el recuerdo de las dos víctimas mortales presente, algunas decenas de personas gritaron “asesinos” en referencia a los responsables de la gestión del incendio.  
Además, se han producido concentraciones en varias localidades de la provincia de Zamora con las mismas reivindicaciones. Los vecinos afectados exigen responsabilidades por la gestión política de este desastre medioambiental: "Contra una desgracia así es difícil luchar, pero si hubiese habido una política medioambiental en condiciones habrían sido bastante menos de las 30.000 hectáreas calcinadas", ha argumentado la portavoz del grupo "La Culebra no se calla".
 
 
Por su parte, más de un centenar de bomberos de la comunidad se concentraron el pasado día 22 frente a las Cortes, en Valladolid, para exigir la mejora de sus condiciones laborales y reclamar que la Junta (PP-Vox) disponga de más medios contra incendios. Los colectivos sostienen que las 30.000 hectáreas arrasadas en la sierra de la Culebra (Zamora) muestran una escasez de efectivos humanos y materiales crucial para impedir o amortiguar estas catástrofes. 
 
El colectivo de bomberos y peones forestales lleva años exigiendo mejoras laborales (más personal, más medios y mejores salarios) y denunciando la precariedad laboral existente, pero la temporalidad en los contratos y las represalias son un importante handicap para su lucha (https://valladolorenlainfoobrera.blogspot.com/2022/07/sobre-el-incendio-de-la-sierra-de-la.html).
Lo que los bomberos reclaman está bastante claro: estabilidad en el empleo, categoría profesional, MÁS PERSONAL y MÁS MEDIOS durante todo el año.

 
 

Algunas notas sobre la "gestión" de los incendios 

Desde los años 50 ha crecido brutalmente la masa forestal en el Estado español. Se calcula que, frente al descenso generalizado de la masa forestal en el mundo, en España ha aumentado desde el siglo pasado. Concretamente ha pasado de un 27,65% de territorio natural cubierto por bosque en 1990 a un 36,9% en 2016 (https://www.epdata.es/datos/situacion-bosques-mundo-espana-datos-graficos/330 ). A esto hay que sumar el abandono de muchas actividades económicas tradicionales que mantenían a raya la vegetación (pastoreo fundamentalmente, además de extracción de leña, jara y brezo para hornos de pan, carboneo...), además de las forestaciones del ICONA con especies "productivas". Y, por supuesto, el éxodo rural y el "vaciado" de España, ... Todos estos factores son los que han creado de hecho una situación "incendiaria" en nuestros montes.
  
El factor que más influye en la pérdida de masa forestal en el mundo es la silvicultura, según un estudio publicado en la revista Science. Se refiere, en concreto, a aquellas operaciones forestales a gran escala que ocurren dentro de bosques gestionados y plantaciones de bosques. A la silvicultura hay que sumar los incendios forestales, causa principal de deforestación en años como el que estamos viviendo.

"¿Limpiar el monte"? "¿Apagar los incendios en invierno?"  Todo eso está muy bien, pero no puedes sustituir los efectos sobre la vegetación de millones de personas con unas cuantas cuadrillas de trabajadores precarios, por muy bien diseñado que esté el trabajo, que la mayoría de las veces no lo está.

Lo que todo esto demuestra es que las condiciones en las que se producen los grandes incendios forestales tienen más que ver con  los cambios económicos generados por el capitalismo en un siglo en el medio rural que con el cambio climático y otras explicaciones por el estilo. Porque las sequías y veranos extremadamente cálidos son habituales y recurrentes en todo el Mediterráneo. No se pueden basar las previsiones y dispositivos en que nunca habrá una sequía larga ni una ola de calor salvaje; porque eso va a pasar sí o sí, antes o después.
 
Y esto es lo que, de nuevo, vienen a mostrar estos incendios: el capitalismo es incapaz de gestionar las catástrofes que provoca, de hecho, es un sistema basado en la catástrofe permanente y que, de cada catástrofe, saca beneficio.

La gestión de la Junta de Castilla y León es nefasta, sin duda. Pero tenemos claro que no se debería tratar tan solo de un simple cambio de nombres. Es el sistema capitalista y su visión economicista de la vida y de la tierra lo que ha provocado el abandono del campo, sometido en la dicotomía campo-ciudad como mero recurso extractivista. 

 
"Ya no basta con "estar indignados", ser "ecologistas" o "defender la tierra", es necesario dar un paso más" (http://valladolorentodaspartes.blogspot.com/2022/06/sobre-el-incendio-de-la-sierra-de-la.html)






Homenaje de los Bomberos forestales a los fallecidos
 
Informaciones anteriores:

 
Sobre el incendio de la Sierra de la Culebra y sus responsables: http://valladolorentodaspartes.blogspot.com/2022/06/sobre-el-incendio-de-la-sierra-de-la.html

 

 

Ante el desalojo del EOA La Emboscada: Resistir siempre merecerá la pena



Esta mañana ha vuelto a morir un nuevo espacio en Tetúan (Madrid). Un barrio cada vez más acostumbrado a desahucios y desalojos. Esta vez le ha tocado al Espacio Okupado Anarquista La Emboscada, situado en la calle Azucenas. La resistencia activa de solidarixs ha conseguido
impedir dos intentos anteriores de irrupción policial, pero hoy a las 7.30 de la mañana un gran despliegue policial ha hecho sucumbir a esta realidad al abandono, destrozo interior y muy que probable derribo, para adaptarse a las nuevas y privilegiadas “necesidades vivenciales” del
barrio.

Han sido cuatro años de actividades, encuentros y momentos de conspiración colectiva contra el poder. Muy lejos de la periodicidad  y constancia con los que un día se planeó pero, en cualquier caso, un
espacio en el que practicar afinidades contestatarias y propiciar encuentros.

Puede parecer extraño solo unas horas después de hacer un llamado a la solidaridad ante la irrupción policial, volver a escribir y reclamar apoyo para la resistencia. Pero es que entendemos que la defensa de un espacio o de las luchas que lo sustentan nunca pueden acabar con un desalojo. Si no que son el germen de un continuo conflicto con el Poder y la Dominación, donde una serie de ideas son acogidas y practicadas por un sinfín de compañerxs afines que continúan afilando con la experimentación en cada acto, cada acción, cada palabra, cada pintada, cada piedra, cada barricada, cada expropiación, cada okupación… Que intentan generar brechas desde las que enfrentar este mundo de miseria y
tristeza.

Porque merece la pena oponer resistencia al monótono gris de la homogéneidad, a la perversa “igualdad de oportunidades”,  al diálogo tramposo, a la cesión que (auto)extorsiona…

Porque merece la pena oponer resistencia a una rutina donde nos matamos a trabajar a cambio de productos cada vez más caros, siempre con el agua al cuello, mientras nos piden el último esfuerzo desde sus mansiones y despachos en los rascacielos de los centros financieros.

Merece la pena, y la alegría, vivir una vida en la que generemos relaciones reales, basadas en la igualdad, la honestidad, los deseos y la confrontación como práctica consciente para enfrentar la realidad atomizada y mediada por el consumo, la eterna competitividad y la multitudinaria soledad digital.

Resistir a un mundo que acepta y normaliza las muertes en cárceles, CIES, fronteras, comisarías, centros de menores y demás instituciones donde encerrar lo pobre, diferente o contestatario. Resistir a la exponencial destrucción de las vidas en nombre el progreso, la democracia, las naciones o todo a la vez.

Merece la pena seguir generando espacios de resistencia en el corazón de la bestia, de la ciudad del capital. Merece la pena subvertir las relaciones basadas en la propiedad privada, que prioriza los beneficio de unxs pocxs por encima de necesidades básicas generales, como tener un techo.

Resistir merece la pena porque nos sigue brindando una oportunidad de conflictuar entre iguales. De buscar sentidos contra la resignación.
Porque un desalojo no termina nada. Seguiremos liberándo(nos) espacios.
Contra la propiedad, contra la autoridad. Resistir siempre merecerá la pena.

Okupación, Resistencia, Acción Directa

Solidarixs con La Emboscada

       ¡okupación, resistencia y acción directa!

 

 


P.D: Abrazos y fuerza al compañero Giannis Michailidis, preso anarquista en huelga de hambre en Grecia desde el 23/5, y a todxs los que plantan batalla allí por la libertad del compañero.


___________

Ayer, viernes 29 de julio, se produjo una CONCENTRACIÓN en respuesta al desalojo al EOA La
Emboscada* . A las 20h en el parque de la Parroquia de Nuestra Señora de las Victorias*, cerca del espacio.




 


La inflación es, hoy, uno de los principales problemas que afectan a las condiciones de vida de la clase proletaria.
No es un secreto: los medios de comunicación, los economistas, los “expertos” en cualquier materia que viven de los debates televisivos… todo el mundo tiene, continuamente, la inflación en la boca. En los ámbitos más elevados del análisis económico, la inflación es vista como el principal riesgo para la recuperación económica de la era post-covid y todos los partidos políticos parlamentarios urgen al gobierno a que tome medidas al respecto.

De acuerdo con la definición habitual, la inflación es un incremento de los precios sostenido en el tiempo que implica la pérdida de poder adquisitivo del dinero. Es decir, es un fenómeno que encarece las mercancías (bienes y servicios) y que, por lo tanto, incrementa la cantidad de dinero que ha de pagarse por ellas. Como complemento, la inflación, para que exista, debe darse en el conjunto (o al menos en la mayor parte) de las mercancías, elevando su precio general: no tiene sentido hablar de inflación de la fruta o de la vivienda porque la inflación es un fenómeno general.
La inflación tiene su reverso, la deflación, que es justamente un incremento del poder de compra del dinero frente a las mercancías, es decir, un descenso sostenido a lo largo del tiempo del precio de estas.

A continuación mostramos un gráfico, elaborado por FUNCAS, un thin tank perteneciente a la Confederación de Cajas de Ahorros, que muestra las predicciones sobre la inflación para los próximos meses:



De acuerdo con esta institución “[…]la tasa de inflación se mantendrá por encima del 10% en julio y agosto. En los meses posteriores descenderá hasta situarse en torno al 8% en diciembre. La tasa media anual será del 8,9%. Para el próximo año se espera una tasa media anual del 4,8%, con un 3,5% en diciembre. La tasa subyacente se mantendrá en torno al 6% el resto del presente ejercicio, y descenderá el año próximo hasta un 2,7% en diciembre”.

Hay que precisar que sus datos se presentan como variación interanual: una variación de un 8% en el índice de precios al consumo para diciembre significa un incremento en ese porcentaje respecto al mismo mes del año anterior. El tercer gráfico muestra cómo el descenso en tasa interanual no significa que los precios no continúen creciendo.

La causa de este incremento de los precios, según este tipo de expertos, está en dos focos principales:
      - El primero de ellos, conocido por todos, sería el brutal encarecimiento de las materias primas energéticas (petróleo y derivados, pero sobre todo gas natural) como consecuencia de la guerra de Ucrania y el enfrentamiento con Rusia, que limita el bombeo de gas como medida de presión contra sus socios comerciales europeos.
       - El segundo, un desajuste en las cadenas de logística internacionales, que durante los meses de la pandemia sufrieron una aguda desinversión y que ahora son incapaces de mantener el ritmo productivo que exige la reanudación de la producción


Ambos factores implican, por un lado, que la producción de mercancías debe asumir unos costes mayores en el proceso de fabricación, derivados del mayor precio que se debe pagar por la energía y por el resto de productos que se incorporan al bien final y, por otro, que la salida al mercado de las mercancías producidas, que son a su vez necesarias para que otros sectores puedan funcionar, también será a precios mayores.

Siempre según los expertos economistas burgueses, la inflación causará un fuerte desajuste en los procesos de asignación de recursos productivos, es decir, que muchas empresas no podrán acceder a las materias primas por un precio razonable, etc., algo que necesitan para producir, y deberán cerrar, mientras que las que logren asumir el sobrecoste, lo harán trasladando dicho sobrecoste al precio final y, con ello, contribuirán a fortalecer la tendencia inflacionaria.
Por otro lado, el incremento de los precios de los productos básicos y de la vivienda, dañará la capacidad de compra de los proletarios que necesitarán un incremento salarial para poder mantener su nivel de vida. Esto llevará a un nuevo aumento de los costes de producción y, con ello, otra vez a reforzar el crecimiento de los precios.

Frente al fenómeno de la inflación, las autoridades políticas y económicas están reaccionando por dos vías. La primera de ellas, que corresponde a los Bancos Centrales, es el incremento de los tipos de interés. Sin entrar en más detalle, esto significa que se retira dinero de la circulación (técnicamente se habla de un “encarecimiento del precio del dinero”, pero hay que recordar que durante los dos años anteriores la inyección de dinero por parte de los bancos centrales ha sido muy elevada). Es una medida de las que se incluyen en la llamada “ortodoxia económica” y básicamente trata de equiparar el precio del dinero al precio de las mercancías haciendo que no haya un exceso del primero respecto de las segundas.

En general, la economía burguesa tiene el mismo valor científico que la homeopatía (ninguno) y este tipo de medidas, que producen un ajuste en ámbitos completamente secundarios y muchas veces con consecuencias peores de aquellas que se trataba de atajar, no tendrían ningún éxito si no fuesen acompañadas de otro tipo de medidas. Por ello, se ponen en marcha políticas encaminadas a hacer cargar sobre las espaldas de la clase proletaria los efectos de la inflación.

Como se ha dicho, el incremento de los precios, especialmente de los precios de aquellos productos que conforman la cesta de la compra básica para los proletarios, fuerza a un incremento salarial que permitiría a estos mantener su nivel de vida, dando lugar a un aumento de los costes de producción y, con ello, a los precios de las mercancías (bienes y servicios) producidos. Para la burguesía se trata de atajar esta situación limitando el incremento salarial.

Últimamente hemos oído hablar con mucha frecuencia de una medida de este tipo con el célebre “pacto de rentas”, que han defendido desde el Gobernador del Banco de España hasta las grandes centrales sindicales, pasando claro está por el “gobierno más progresista de la historia”. Este pacto de rentas, en principio, va destinado a empresas y trabajadores y funciona como una especie de compensación mutua: los trabajadores aceptan que sus salarios no se incrementen en función del aumento de los precios y los empresarios se comprometen a no aplicar el aumento de los costes de producción en la fijación del precio final. Con ello, en teoría, ambos “agentes económicos” asumen su parte en la tarea común de atajar la espiral inflacionista. Pero la realidad de este pacto de rentas es muy diferente a la versión idílica que proponen las autoridades políticas y económicas.
De acuerdo con el Banco de España, en el primer trimestre de este 2022, cuando el incremento de los precios ya se ha hecho notar con fuerza, “[…] los aumentos salariales pactados para 2022 en los convenios colectivos registrados hasta marzo se situaron en el 2,4 %, incremento que es claramente inferior tanto al registrado recientemente por los precios de consumo como al que se espera que estos muestren en el conjunto de este ejercicio. Por consiguiente, en la práctica los trabajadores están sufriendo una pérdida de poder adquisitivo”. Es decir, con una inflación, según los datos indicados más arriba, para este periodo, cercana al 9% de media los trabajadores habrían perdido un 6,6% del poder adquisitivo.

Se puede argumentar, con razón, que no todo el incremento de los precios afecta de manera igual a los proletarios, que por norma no consumen ni productos de lujo ni padecen el aumento de los precios de los bienes destinados a la producción.
Por ello se debe tomar como referencia el incremento de los bienes básicos. Según el estudio de FUNCAS del que hablábamos antes, “[…] la inflación correspondiente a los alimentos elaborados ascendió un punto porcentual hasta el 11%. Han continuado encareciéndose productos como pan, leche, queso y productos de panadería […] los alimentos no elaborados elevaron su inflación desde el 10,1% hasta el 13,6%, impulsados por las legumbres y hortalizas y por la carne de porcino. La inflación energética se disparó desde el 34,2% hasta el 40,8%. La electricidad se encareció un 9,1% mensual, los combustibles un 10,4% y el gas un 0,6%.”.

Como se ve, tomando sólo productos básicos y sin incluir la vivienda (que en ciertas partes de España llega a consumir el 60% del salario medio de un trabajador) la situación es aún peor.

Por parte de los empresarios, basta con ver el incremento general de los precios para entender que el descenso de sus márgenes de beneficio se ha reducido en una cuantía considerablemente menor. De hecho, el Banco de España, sin ningún tipo de hipocresía por su parte, todo hay que decirlo, llama a reforzar formalmente este pacto de rentas que en la práctica ya se está llevando buena parte del salario obrero, fijando especial atención en que los convenios colectivos que regularán los salarios para los próximos años se firmen sin incrementos salariales significativos.

A la luz de estos datos, se entiende sin dificultad que medidas como las relativas al salario mínimo de las que se vanagloria el gobierno de PSOE-Podemos tienen una relevancia nula: a día de hoy, un incremento del 3,63% del salario mínimo, supone un descenso real de un 6% de este. Lo mismo sucede con las pensiones y, a otro nivel, con los convenios colectivos que se han firmado en los últimos meses.



POR LAS CONDICIONES DE VIDA DE LA CLASE PROLETARIA

El deterioro de las condiciones de vida de los proletarios es más que notable. El descenso del salario real, de la capacidad de compra de una familia de clase obrera, es el mayor que se ha visto en las últimas cuatro décadas. Con toda seguridad la situación seguirá empeorando en el futuro, sobre todo cuando desde el gobierno y los sindicatos se lance una gran campaña de “solidaridad nacional” que, con la excusa de la guerra de Ucrania, y llamando a todos a comprometerse con la defensa de los valores democráticos y la economía nacional, se impongan políticas salariales más restrictivas aún y que tendrán consecuencias durante los próximos años.

Para entender con exactitud cuáles son las causas reales de esta situación, es necesario dejar de lado tanto las explicaciones que da la burguesía en materia de política económica como las consignas que lanzan las organizaciones patronales y sindicales.

En primer lugar, conviene saber qué es exactamente la inflación, de dónde viene y qué consecuencias reales tiene.
Para ello hay que entender unas nociones básicas de economía: bajo el capitalismo la producción de mercancías (sean estas bienes o servicios) se produce en el marco de la empresa, privada o pública, mediante la concurrencia de dos factores productivos principales, el capital y el trabajo.
El capital lo conforman la maquinaria, las instalaciones, la tecnología, etc. El trabajo es la fuerza de trabajo de los proletarios contratados.
El empresario compra la fuerza de trabajo de los proletarios por un tiempo determinado y la paga con un salario, que se corresponde con la cantidad de dinero que los proletarios necesitan para adquirir los productos necesarios para vivir.  De esta manera, el coste final de la producción incluye el coste salarial y el coste del capital (maquinaria, etc.). Pero es evidente que el coste de producción no se corresponde con el precio final de las mercancías producidas, existe un margen que constituye el beneficio del empresario. Este beneficio proviene de la diferencia entre el salario que se abona al trabajador (el valor de las mercancías que necesita para vivir) y el valor que el trabajador aporta al producto final. Si el empresario contrata al trabajador por 40 horas semanales a cambio de un salario que equivale a una determinada cantidad de mercancía, el trabajador no abandona su puesto de trabajo cuando ha aportado la cantidad de valor equivalente a su salario, sino que continúa trabajando hasta que llega el viernes a última hora.
La diferencia entre el valor que recibe como remuneración y el valor que aporta al producto final es la plusvalía (literalmente, valor de más). Esta plusvalía es la base del beneficio empresarial. En términos relativos, la tasa de ganancia es la plusvalía dividida entre el coste del capital y el coste salarial y la tasa de plusvalía, la plusvalía dividida entre el coste salarial. Como en una muñeca rusa, el beneficio depende de la tasa de ganancia y esta está directamente vinculada a la tasa de plusvalía.

El precio de una mercancía, por lo tanto, está determinado por varios factores. Los principales son el coste salarial, llamado capital variable (Cv), el coste del capital, llamado capital constante (Cc) y el beneficio, que depende de la tasa de plusvalía. Además, las fluctuaciones de la demanda provocan oscilaciones de este precio, pero este siempre tiende a gravitar sobre el valor de la mercancía, determinado por estos tres factores.

    Precio  aprox.= Valor = Cc + Cv + Beneficio (Plusvalía)

Dejando a un lado esas oscilaciones relativas en torno al valor de la mercancía, resulta evidente que el precio puede verse afectado por variaciones en cualquiera de los tres términos que componen el valor de la mercancía.
Un incremento del coste de las materias primas, el precio al que el empresario compra el gas necesario para producir, por ejemplo, incrementará el precio final del producto. Lo mismo sucederá si se incrementa el precio de las mercancías básicas que el proletario empleado necesita para vivir y este incremento se traslada al salario. O si el empresario decide aumentar su ganancia fijando un precio final mayor.

¿Cuál es el objetivo de la “lucha contra la inflación”? Que los precios se mantengan estables. Para ello, si suponemos que el coste del capital se incrementa y no hay manera de evitarlo, queda intervenir sobre el salario (Cv) o la ganancia que obtiene el empresario. Reduciendo cualquiera de los dos proporcionalmente, se podrá absorber el incremento del coste de las materias primas y evitar que este pase al precio final.

Sucede que el beneficio está directamente vinculado al salario, porque viene determinado por la tasa de ganancia y esta es proporcional a la tasa de plusvalía. Si se incrementa el precio del capital constante, se incrementa el precio del capital variable (porque se traslada al salario el incremento del precio de los bienes de subsistencia) necesariamente se reducirá la tasa de ganancia que obtiene el empresario y la tasa de plusvalía. El precio final queda igual y el empresario gana menos.

Se puede pensar que esto es una ingenuidad: si con un euro invertido en producir, el empresario no obtiene el beneficio que cree que debe obtener, y que de hecho observa que se obtiene en otras ramas de la producción, por ejemplo en aquellas que producen bienes de consumo básico que sí han incrementado su precio, no invertirá ese euro y la industria desaparecerá. Y esto, si suponemos que el descenso de la tasa de ganancia y de la tasa de plusvalía es suficiente como para desmontar toda la inversión previamente realizada y echar el cierre, puede ser cierto. Porque, en general, existen dos tipos de mercancías: aquellas que se producen para con ellas producir otras mercancías, que son los llamados bienes de producción, y aquellas que se producen para el consumo inmediato y que, a su vez, pueden ser bienes básicos o de lujo (los bienes básicos los compra el proletario, los de lujo el burgués). Suponiendo que, por la caída de la tasa de ganancia y de la tasa de plusvalía, no sale rentable producir bienes industriales mientras que sí lo es producir bienes de consumo inmediato, si se produce una desinversión en la producción de dichos bienes industriales realmente lo que sucederá será un trasvase de esta inversión hacia la producción de bienes de consumo inmediato. Con ello, al incrementarse la oferta de estos bienes, su precio tenderá a disminuir y el objetivo final, el control de precios, se habrá realizado igualmente.

Obviamente en este proceso de control de la inflación mediante la limitación de la ganancia empresarial se producirá un fuerte reajuste en términos de capital: además de perder una parte notable de sus beneficios, muchos empresarios no podrán trasladar su inversión a los sectores rentables de la economía, o lo harán perdiendo aún más parte de su ganancia. Pero esta parte dramática del ajuste recaería, en este caso, sobre una parte de la clase capitalista y no sobre la clase proletaria.

Los párrafos anteriores sirven para mostrar que la política del pacto de rentas, que busca limitar el crecimiento del salario de los trabajadores, es un intento de la clase burguesa de imponer sus exigencias económicas a la clase proletaria: no es la única solución plausible a un fenómeno inflacionario como el que vivimos, pero es la única que garantiza que la ganancia empresarial no disminuya. Lo que estamos viendo es, en toda regla, una ofensiva de la burguesía sobre el terreno de la lucha de clases.
De hecho, es una ofensiva que ya está teniendo lugar.
En España, por ejemplo, desde hace más de un año estamos viendo toda una serie de huelgas, especialmente en el sector del metal, por motivos salariales. De Cádiz a Cantabria, pasando por Vizcaya y La Coruña, hemos asistido a fortísimas movilizaciones derivadas de las negociaciones de los convenios colectivos. En todas estas negociaciones la patronal ha tratado de imponer unas condiciones salariales que no reconociesen el incremento del coste de la vida, actuando de manera perfectamente organizada y con un objetivo económico claro: contener la inflación por vía salarial.

La lucha en torno al problema de la inflación no es, está claro, una cuestión de simple teoría económica porque tiene implicaciones bien reales. El hecho de que todas estas luchas se hayan saldado con un fracaso de las exigencias de los trabajadores, que han aceptado en todo caso mejoras salariales inferiores a las que planteaban en un principio, muestra que la burguesía está completamente decidida a imponer a los proletarios los sacrificios necesarios, para solucionar el problema económico del incremento desmedido de los precios.

En los Estados modernos, las negociaciones laborales son cuestiones de Estado: están reguladas estrictamente por ley, están perfectamente pautadas por los organismos de intervención estatal, recaen en última instancia en el propio Estado como garante de las mismas, etc.
Estas leyes, que van desde la regulación de las huelgas hasta la capacidad del Estado para intervenir en las negociaciones como parte más allá de la cual no cabe apelación, obligan a los proletarios a enfrentarse al conjunto de la clase burguesa y a su Estado: mientras que para los proletarios las huelgas de solidaridad, por ejemplo, están prohibidas, los servicios mínimos son de obligado cumplimiento, etc. para los empresarios no existen límites de ningún tipo, pueden recurrir al Estado como fuerza última en la negociación, etc., además de ver garantizados sus “derechos” de asociación sin traba ninguna. Es más, junto a esta poderosa organización burguesa, se colocan las organizaciones sindicales que basan su acción en la concertación y la defensa del pacto social entre burgueses y proletarios. Esas mismas organizaciones sindicales que hoy corren para afirmar su disposición a aceptar el pacto de rentas que se propone desde las instancias oficiales de la burguesía. Por eso hemos visto, en Cádiz o en Cantabria, cómo las organizaciones sindicales actuaban de la mano de la patronal para obligar a los proletarios a ceder en sus exigencias: en Cádiz, intentando romper la organización que los trabajadores se daban fuera de sus estructuras e imponiendo la vuelta al trabajo, en Cantabria aislando la lucha en los límites regionales mientras que a pocos kilómetros, en Vizcaya, se desarrollaba una huelga por motivos similares y haciendo pasar por bueno un acuerdo que asumía plenamente las propuestas de la patronal.

La inflación, para patronal, Estado y sindicatos colaboracionistas, es un problema central y van a intentar por todos los medios hacerlo recaer sobre los hombros del proletariado. Pero la “solución obrera” a esta cuestión, la lucha por la defensa intransigente de un salario que permita vivir, porque la patronal corra con los costes de la inflación, también está sobre la mesa. No se trata, de nuevo, de un problema de teoría económica, sino de la posibilidad de que los proletarios luchen rompiendo con la política de colaboración entre clases, negando ningún tipo de solidaridad con la patronal, desentendiéndose de los problemas que esta pueda tener y que intenta hacer pasar como comunes al conjunto de la sociedad.

La lucha por el salario es una de esas situaciones en las que se resume toda la cuestión de la lucha de clase. O el proletariado es capaz de lanzarse a la lucha, de proseguir con esta hasta vencer, o la clase burguesa le impondrá sus exigencias y con ello le garantizará años de penurias y miseria.


Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

Anticarcelario / contra la sociedad cárcel

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."