¿Qué es lo que realmente deseas?

Publicado por valladolor domingo, 17 de febrero de 2013 , ,



Te quejas del desempleo rampante (que puede que te haya afectado a ti también) y de todos los otros males, de la revolución que no hace la gente (como si tú no fueras parte de ella), del frío y del tiempo invernal lluvioso, de la escasez de agua y del calor del verano…

Tal vez una buena idea sea marcharte al extranjero, ser emigrante (inmigrantes son llamados los que “están en bragas” y que han venido aquí a quitarte el trabajo, porque se han enterado de que aquí hay “mucho pan”, a pesar de que muchos de ellos llevan años viviendo aquí, sus hijos han nacido aquí y van a tus escuelas) a la calurosa Australia o a la helada Suecia.

Ya te oigo estar todo el rato quejándote de las opciones políticas antipopulares del gobierno (al que probablemente tú también has votado, aunque no lo admitas abiertamente por no minusvalorar tu actual “indignación justa”), que han conducido a la destrucción de tu vida, como sueles decir, sin referirte a la destrucción de la vida de los que están a tu alrededor, centrándote en el “tú”. ¿Acaso no te has enterado todavía de que estás en interacción directa e indirecta con los otros? Como si hasta hoy tu vida  estuviera cerrada dentro de tu burbuja personal, que ahora se está rompiendo. (No te has enterado de que) lo quieras o no, has de aproximarte al “otro”, ya que paulatinamente os vais viendo afectados todos. ¡Y ahora has descubierto sorprendido que los intereses están, en última instancia, comunes!

Puedo suponer, yo el optimista, que esto puede significar que poco a poco, aunque sea sólo por no poder satisfacer ni siquiera las necesidades básicas, vas a ir adquiriendo conciencia de clase y comprensión de lo obvio: ¡que todos juntos y unidos pueden reclamar y conseguir mucho, si no todo! Aunque no estoy tan seguro de esta hipótesis mía…No estoy seguro porque hace poco tiempo escuchaba qué decías en las cafeterías, en los supermercados, en el autobús y en el tren, y aún antes cuando te ibas a un banco a hacer una solicitud de un préstamo más que alimentaría una “necesidad” más que acababas de descubrir, o cuando declarabas a conocidos y desconocidos que otros son los que tienen la culpa de todos los males. Puedo ponerte unos cuantos ejemplos al respecto.

Tenían la culpa los funcionarios que no trabajan y cobran sueldos altos, como decías, si tú trabajabas en el sector privado o si eras profesional libre. ¡Olvidando (o ignorando) que las generalizaciones arbitrarias caracterizan al estúpido o al maquinador! Olvidando que en el sector público hay muchas categorías y clasificaciones y que no todos son unos enchufes acomodados, que no todos son empleados del Parlamento, burócratas, zánganos de ministerios y de las otras corporaciones estatales, o presentes tan sólo mentalmente y no físicamente en unos puestos de trabajo increíbles… Olvidando que los funcionarios son también los maestros y profesores, por ejemplo, (que, como me he informado, ocupan el  23º puesto entre los funcionarios peor remunerados, de los 25 que hay), a los que confías tus vástagos para que se eduquen. Olvidando también que la economía “se movía” en gran medida por el dinero que dejaban los funcionarios, con sus compras en sus salidas, en tu negocio que ahora se está yendo al pique.

Y por otro lado, no tenías ningún escrúpulo en humillarte para meter a tus vástagos en el sector público, ¿te has olvidado? Y dejabas de denunciar actitudes ilegales e inaceptables por parte de funcionarios (al sobornarnos), pagándoles lo que fuera, por supuesto, para lograr llevar a cabo tus asuntos o acelerar este proceso evitando retrasos. La burocracia y los sobornos no se han consolidado por sí mismos, fueron “legalizados” a causa de su aceptación generalizada como inevitables, como un “flujo natural” de las cosas…

Tenían la culpa los huelguistas y trabajadores de varios sectores de servicios públicos que estaban en huelga reivindicando cosas que a lo mejor a ti no se te ha ocurrido reivindicar, como por ejemplo resistir a la nivelación de los convenios colectivos, a la eliminación y degradación de las estructuras del sector público e.tc. Tenían la culpa estos trabajadores, ya fueran trabajadores del sector de la limpieza (a los que tú, desde luego, llamas basureros), que recogen toneladas de basura producida por ti, pues no hablas chino para entender la palabra “reciclaje”, trabajadores del transporte público, que diariamente te llevan a todas partes, marineros u otros trabajadores. (Son los que) como tú decías (y probablemente sigues diciendo) “no piensan en la fatiga de la sociedad” con sus huelgas indefinidas insistentes.

¿Tú, como miembro de la famosa “sociedad” que no gira alrededor de ti, has pensado alguna vez en lo que fatigan a la sociedad tu indiferencia, que ahora se ha convertido en ansiedad, tu apatía, que se ha convertido en temor sólo por tu futuro, tu falta de acción que se descarga en una crítica, una queja y un lloriqueo inofensivos para los opresores?  ¿“Indignado”, has pensado alguna vez que si no se confronta la hemorragia de un miembro del cuerpo de la sociedad con determinación y con la ayuda y la contribución de sus demás miembros y órganos, entonces existe el riesgo inmediato de que sea infectado el cuerpo entero y que se derrumbe como un castillo de naipes? A lo mejor no, ¿verdad?

No te habían enseñado a pensar así ni los canales de la tele a los que prestabas atención, ni los periódicos desinformativos en los que confiabas tu información, ¿verdad? Tampoco se te había ocurrido alguna vez buscar la identidad de los que están de los canales o la prensa amarilla, para sospechar el tamaño de la objetividad de sus “productos”. Tampoco te habían enseñado a pensar de esa manera las cuadrillas, en las que tales preocupaciones eran consideradas “depresivas”, ya que lo único que contaba era el “estar de fiesta” y de los tipos del “lo estamos pasando bien!” (o sea, de las neurosis e inseguridades ambulantes y del aburrimiento permanente).

¿Cómo te suenan ahora palabras, expresiones y conceptos como auto-organización, autogestión, respeto de a la diversidad y lo diferente, autodeterminación, derecho a la libre determinación, reconstitución de todas las instituciones, asambleas populares, deliberación, solidaridad en la práctica, libertad de opinión, libertad de movimiento, libertad de expresión … Tienes que estar listo para pagar un precio muy caro, si se necesita, para defender todo eso …

¿Ves? ¡Hay todo un mundo diferente fuera de tu microcosmos que es muy prometedor y fascinante, abierto a nuevas ideas (por lo que los prejuicios determinados y delimitados por los partidos y optan por quedarse fuera de él) y en evolución!

De todos modos, aunque sea por las “circunstancias especiales” que te han afectado a ti también, tal vez nunca sea tarde para ponerte en contacto con estos conceptos… ¿Y quién sabe? ¡Tal vez descubras sorprendido enterrados algunos aspectos desconocidos de ti mismo! Y tal vez aclares dentro de ti mismo qué es lo que realmente deseas para el día siguiente. ¡El tuyo, que está asociado con los días de los otros que están a tu alrededor!

(… Sin embargo, no puedo dejar de expresar una duda: Si mañana por arte de magia se tachara toda la deuda – que en realidad no existe, a nadie debemos nada – y si aumentaran los salarios, ¿cuánto tiempo tardarías en volver a tu vieja mentalidad?)



 POR LA REVOLUCIÓN PROLETARIA  ¡ y SALVAJE !

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."