La vía no nos separa, nos separa la clase social.


EL SOTERRAMIENTO no era (ni es) la solución de los problemas sociales de los barrios del otro lado de las vías. El problema social y económico de los barrios de la Zona Este necesita de una intervención política y efectiva, y no de macroplanes especulativos en los que se fían soluciones a problemas humanos. No se soluciona el paro soterrando un tren: pan para hoy, hambre para mañana. Y por lo mismo, unir estos dos lados de la ciudad no significa que ya no haya guetos: los guetos reaparecen siempre en los márgenes de esta sociedad. Si quitamos el gueto de aquí se traslada a las afueras. Lo que no es una solución al problema sino una manera de ocultarlo. Por eso decimos que el soterramiento no puede solucionar un problema que es económico, social y de clase. 

Por poner un ejemplo que es muy ilustrativo de la realidad social: los tres institutos de educación secundaria de Pajarillos tienen serias dificultades en los cursos bajos con alumnos disruptivos de entornos y familias marginales, problemáticas, etc... ¿se va a solucionar esto por el soterramiento? ¿van a venir a estudiar aquí los de la Plaza España? Pues no, pero se podría atacar el problema desdoblando clases, haciendo clases más pequeñas y específicas de integración, dotando de más personal a estos institutos, de un personal comprometido con el problema y estable, dotanto de medios materiales y humanos, de personal técnico, ayudas sociales a los resultados (y no a la mera asistencia como hasta ahora), etc., etc. No se solucionan los problemas sociales y humanos con operaciones urbanísticas, sino con políticas sociales e inversión donde más se necesita.

Los 400 millones que cuesta (costaría) soterrar el tren pueden servir perfectamente para implantar políticas sociales de igualdad, urbanización de zonas degradadas, rehabilitación de edificios en mal estado, ayudas sociales a familias necesitadas... ¿Es que esto lo hace el soterramiento por sí solo? No, ni mucho menos. La mentalidad pequeñoburguesa de algunos vecinos (de algunas asociaciones de vecinos en concreto) es la que afirma que el soterramiento supondrá mayor igualdad en la ciudad. Mentira. Lo único que puede suponer es que quien sea propietario de un piso junto a las vías vea revalorizarse el valor del piso. ¿Es esto igualdad? No, son intereses económicos capitalistas de algunos propietarios. A los no propietarios (proletarixs y demás), nada nos da.



ENTERREMOS LA LÓGICA CAPITALISTA, construyamos resistencia social


Queremos enterrar, de una vez por todas, los proyectos faraónicos especulativos: el soterramieto y todo lo que suponía es el mejor ejemplo de política especulativa en Valladolid.
Se pretendían vender unos terrenos por un alto valor (engordado especulativamente), sin importar en ningún caso el valor real (trabajo, producción), ni patrimonial e histórico de naves y otras dependencias de Renfe.
Se pretendía que, junto a la operación del soterramiento, se produjera un cambio de las zonas que limitan con el tren, una gentrificación en toda la regla que afectaba especialmente a Pajarillos y la zona del 29 de octubre.
Se pretendía soterrar el tren, generando grandes avenidas y espacios que se llenarían de rascacielos...

¿Dónde está la ciudad habitable e igualitaria que traía esta propuesta? Ni se la ve, ni se la espera. Así que basta ya, basta de engañar a la población y a los vecinos de Valladolid. Por mucho que nos parezca bien que no haya barreras, que nos gustara cruzar de un lado a otro sin túneles, lo que no puede ser es que las verdaderas barreras (de clase) se intenten tapar con un lavado de cara y una operación especulativa de tal calibre que significa el endeudamiento ad infinitum de la ciudad (y de los que la habitamos).

Por todo esto, estamos en contra de la cacerolada / protesta de las Asociaciones de Vecinos contra Adif ¿por qué no se protesta también contra el ayuntamiento (de ahora) y el gobierno (de entonces y ahora)?

Pensamos que, por fin, en el propio ayuntamiento y en Adif se han dado cuenta de la imposibilidad de la operación que supondría endeudar a la ciudad de por vida.
Pensamos que hay que centrarse, primero, en lo más importante desde el punto de vista de las necesidades humanas:
  • Apertura y puesta en funcionamiento de los talleres de RENFE sin más dilaciones, para tranquilidad de los trabajadores y sus familias. En principio, los talleres generan hoy unos 600 puestos de trabajo y se prevén 1000 en los nuevos talleres.

  • Desvío de mercancías (bypass) que saque de la ciudad todo el transporte pesado y peligroso, de mercancías ferroviarias, dejando solo en las estaciones el transporte de pasajeros.

  • Mejora de las conexiones ferroviarias de cercanías y del sistema de transporte público alrededor del tren, que haga del tren y de las estaciones urbanas un centro de distribución y de transporte público y social que facilite progresivamente un uso menor del vehículo propio. (Tren + Bici + peatón – coches = ciudad amable).

  • Estudio de la permeabilidad de las vías: mejores pasos y más numerosos, tanto por arriba como por abajo (nudos). Inversión municipal en pasos más iluminados, más anchos y mejor comunicados en todos los sentidos. En estos nudos: plazas, murales, árboles, otros modos de hacer habitable la ciudad. 

  • Conservación, restauración y puesta en servicio (para uso público) del patrimonio industrial de Renfe, una vez realizado el traslado de los talleres, que es propiedad de la ciudad de Valladolid y representa la memoria de la primera industrialización vallisoletana de mediados del siglo XIX.

  • Lo último, pero seguramente lo más importante: inversiones sociales, educativas y laborales en los barrios de la Zona Este y en todas las zonas desfavorecidas de la ciudad cerca o lejos de las vía (poblados de la Carretera Madrid, C/ Caamaño y Viudas, Pajarillos y 29 de octubre, Cuesta de la maruquesa, etc...).

LUCHEMOS POR INTERESES HUMANOS y no del capital.

Pajarillerxs contra el soterramiento.


Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."