19 de julio: Revolución, un grito de esperanza

 
 
 
Miramos hacia un lado y vemos las miserias de un mundo en descomposición: pobreza, hambrunas, destrucción del territorio…, miramos hacia otro y vemos las miserias de un modelo económico que nos explota y humilla a diario: paro, desahucios…, con optimismo ya vemos incluso cómo nos roban nuestro tiempo a cambio de un salario cada vez menor y peores derechos laborales; incluso, miramos de nuevo y vemos los estragos del autoritarismo: el patriarcado sometiendo a millones de mujeres, el adoctrinamiento en las (j)aulas sometiendo la voluntad de millones de chavales que, poco a poco, van asimilando los valores jerárquicos y competitivos que nos invaden, vemos cómo quien intenta malvivir en este mundo absurdo de opresiones, es reprimido por sus policías, encarcelade en sus prisiones y todo para que Estado y Capital sigan siendo dueños de nuestras vidas.
Ante todo esto hay quienes, desde posiciones reformistas, intentan mejorar aquello que sólo debe ser destruido para la pervivencia de nuestra especie y de todas las demás, hay quienes intentan que este modelo político jerárquico sea más democrático, donde tengamos mayor capacidad de decidir quién y cómo nos va a seguir exprimiendo, como en el mundo laboral donde les listes de turno intentan mantener el sistema de explotación para poder seguir viviendo de sus migajas o, incluso, vemos a quienes abogan por un modelo económico basado en la competitividad que sea más respetuoso con las diversas formas de vida que cohabitamos este planeta…
Hace ya 78 años, en la Península Ibérica, dio inicio una profunda experiencia colectiva que venía a sentar las bases del fin de todo esto. El 19 de julio de 1936, la clase trabajadora en armas ponía fin a la militarada fascista en muchos lugares de la península, destacando sin duda alguna la labor llevada a cabo en Barcelona, donde fue el proletariado afecto a las ideas ácratas el que se enfrentó con mayor tenacidad a los militares golpistas, demostrando su capacidad autoorganizativa y poniendo contra las cuerdas no ya al fascismo, sino a todo el entramado estatal de la Generalitat y el gobierno burgués de la República. Los años de autoorganización proletaria al margen de las instituciones del Estado, a través del anarcosindicalismo en el campo del trabajo, la autoformación colectiva en los Ateneos libertarios, los grupos de Mujeres Libres (MM.LL.) o las agrupaciones de Juventudes Libertarias, la gimnasia revolucionaria de episodios insurreccionales anteriores… todo, venía a converger ahora en un pueblo que se había educado a sí mismo para recuperar entonces el control de sus propias vidas y que venía a poner fin a siglos, a milenios, de explotación de unes sobre otres. Un pueblo que llevaba a cabo una profunda revolución social que pretendía transformar las bases políticas, económicas, culturales, etc., de la sociedad, alcanzar el comunismo libertario donde nadie fuese más que nadie, donde cada cual pusiese según su esfuerzo y recibiese en base a sus necesidades, acabando así con este régimen donde unes poques tienen de todo y la inmensa mayoría nada. Aquella experiencia, desatada por quienes querían evitarla (militares, burguesía, aristócratas, fascistas…), finalizó drásticamente, ahogada por dos bandos que seguían defendiendo la propiedad, la opresión de una clase sobre otra, de un sexo sobre el otro, el principio de autoridad en todas sus formas, en resumidas cuentas.
Hoy las miserias de entonces perduran, incluso han ido a peor al conseguir sus privilegiades derrotar entonces a les oprimides. Sin embargo, nos queda una importante lección histórica que aprender de aquel momento: la necesidad de organizarnos como clase, de luchar por lo nuestro con nuestro propio esfuerzo, sin aceptar las migajas envenenadas de nadie, con organizaciones propias, autogestionadas y con la acción directa y el apoyo mutuo como fundamentales herramientas de lucha, para golpear y ser capaces de aguantar los golpes de nuestres opresores. Buscar nuestra capacitación colectiva y emprender el camino de nuestra emancipación de toda forma de autoridad, siendo la revolución, la revolución social, en todos los aspectos de nuestras vidas, el necesario grito de esperanza que nos mantenga en la lid hasta el fin de todo privilegio, toda autoridad, hasta la consecución completa de la igualdad total y real.

CONTRA EL ESTADO, EL CAPITAL Y TODA AUTORIDAD:
¡REVOLUCIÓN SOCIAL!




Otros textos:

19 de julio: ANIVERSARIO de la Revolución social (CNT Valladolid, 2010)

19 DE JULIO: día de la revolución social de 1936 (Memoria Libertaria - Rojo y Negro 2013))

El anarquismo y la revolución española, por Helmut Wagner (1937).

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."