Autoorganización en Michelín (Valladolid)

Publicado por valladolor martes, 18 de marzo de 2014 , , ,


 

ASAMBLEAS MICHELIN VALLADOLID

Esta página se crea con la intención de que sirva como punto de comunicación e intercambio de información para los trabajadores de michelín.
Vemos necesario empezar YA a hablar entre nosotros de la situación actual de nuestras condiciones laborales, que vienen empeorando desde tiempo atrás, y que dejadas en manos de quienes están, jamás mejorarán.
 
Pensamos que el último “acuerdo” firmado por los representantes sindicales debe suponer un punto de inflexión en las fábricas afectadas. No podemos seguir dejando nuestras condiciones laborales en manos de personas que en vez de defender nuestros intereses defienden los intereses de la empresa, que parecen ser los suyos. Hablan como empresarios y no como trabajadores. En este último año nos han dejado bien claro de parte de quien están: de quien les da privilegios y garantías, aunque sea a cambio de jodernos la vida a los demás.
Nos han mantenido desinformados de sus “conversaciones” con la empresa hasta que la firma del “acuerdo” era irremediable. Las conversaciones habían empezado, según ellos mismos dijeron después, en verano de 2012. Y de repente cuando nos enteramos, en marzo de 2013, ya “no había tiempo” para hacer una asamblea general de trabajadores, aunque sí dio tiempo a reunir las firmas necesarias para convocarla, las cuales, como sabréis, se pasaron por el arco del triunfo.
 
Se les “olvidó” decirnos todo lo que iba a suponer para nosotros la firma de los Nuevos Sistemas Variables, y nos han seguido ocultando información y engañando hasta que han salido los calendarios y se ha descubierto (en parte) el pastel para el grueso de los curritos. Este acuerdo supone, a corto y largo plazo, una enorme pérdida de calidad de vida. Nos han vendido. Y esto volverá a ocurrir una y otra vez si las cosas siguen funcionando como hasta ahora.
 
Este sistema de negociación actual no hace más que perjudicarnos; debido a los privilegios que rodean hoy en día el mundo sindical, éste se ha plagado de vagos, pelotas, trepas y, en definitiva, de gente que no tiene la honradez e inteligencia necesarias para representar a nadie, ni defender los intereses de nadie (mas que los suyos propios). La empresa alimenta esta situación que ella misma ha generado, ya que lógicamente le sale más rentable mantener “contentos” a 30 vendidos que a 7000 trabajadores.
 
Y esto no va a cambiar con elecciones sindicales, lavando la cara al comité, renovando listas ni nada de eso; este sistema esta corrupto porque deja en manos de unos pocos “elegidos” las decisiones que afectan a miles de trabajadores, y esto, como podemos comprobar, no nos favorece en nada, sólo genera desinformación, presiones y corrupción.
 
Ya no se trata de votar a unos o a otros. Se trata de cambiar este sistema de negociación para que todos los trabajadores podamos participar en las cuestiones que nos afectan día a día. Para que podamos decidir nosotros mismos hasta donde queremos tragar, decidir cuándo ceder o no ante las exigencias de la empresa, estar informados de sus intenciones y poder defendernos si lo creemos necesario. En definitiva, para recuperar lo que este sistema burocrático nos roba: nuestra dignidad como trabajadores. Solo así podremos dejar de ser marionetas en manos de otros.
 
Sabemos que somos muchos los que estamos hartos de esta situación. La actuación de los “representantes sindicales” en este último año no tiene justificación ni excusa ninguna; nos la han jugado de manera sucia y ruin y ahora nos toca tragar a todos, menos a ellos, con las condiciones de los Nuevos Sistemas Variables (que son el sueño de cualquier empresario), mientras ellos desde sus cómodas poltronas ya andan hablando de las bajadas salariales que firmaran para el próximo convenio. Han perdido el norte, y mucho nos tememos que como no hagamos algo Ya, AQUÍ NO HAY FUTURO.
 
Tenemos que reaccionar antes de las elecciones sindicales y de la próxima negociación de convenio porque si no todo quedará en sus manos y a saber que nos espera.
 
Así que, si queremos que esto empiece a cambiar, dejemos ya de delegar y participemos nosotros mismos en defender nuestros propios intereses. Porque si cada vez somos más los trabajadores que ni nos afiliamos, ni votamos, ni creemos en este sistema de representación y negociación, ya es hora de que empecemos a hacernos escuchar.
Esperamos vuestra implicación. Debemos hablar de todo esto con los compañeros, generar debate llevando textos a los fumaderos o comedores (escritos por ti o descargados de aquí), mostrar nuestro rechazo a los sindicalistas que nos venden y engañan, o cualquier otra cosa que se os ocurra.
 
Queremos que esta página sirva para ponernos en contacto entre nosotros, para hablar de esta situación y buscarle una salida, porque somos muchos los que estamos hartos de ser ninguneados por empresa y sindicatos.

 Asambleas Michelin Valladolid

 

 [uno de los textos repartidos recientemente en la factoría]

 

 

¿QUÉ FUTURO NOS ESPERA?

                 

Muchos somos los que, al tener el calendario de este año en la mano, no paramos de
pensar en cómo pueden haber empeorado tanto nuestras condiciones laborales en
tan poco tiempo.

Aumento de nuestra jornada anual (por lo menos en el caso de los trabajadores de
turismo), pérdida de nuestros días de bloque, regularizaciones injustas de las bolsas
de días (causa y consecuencia de esta nueva forma de hacer activaciones y
desactivaciones “a la carta”), aumento de nuestra flexibilidad y disponibilidad,
pérdida de plus de sistema, etc...

Vamos, que esto de los Nuevos Sistemas Variables ha supuesto un paso para atrás
importante en nuestra calidad de vida, y, honradamente, no parece que los
calendarios de años posteriores vayan a ir a mejor, ya que quienes firmaron ese
dichoso “acuerdo” en abril le dieron a la empresa todas las herramientas necesarias
para que haga y deshaga a su antojo. Estamos vendidos.

Parecen no darse cuenta de que con calendarios como este resulta imposible
conciliar nuestra vida laboral con la familiar, ¿Y si esto sigue a peor? Se supone
que son muchos los años que nos quedan por estar aquí, y parece que lo único que
nos espera es una vida condicionada permanentemente por los turnos, las posibles
activaciones y desactivaciones, los días de trabajo por regularización, etc. En
definitiva, una vida a disposición de la empresa.

Pero lo más triste de todo es que este “acuerdo” de Abril se firmara bajo la excusa de
“preservar el empleo” y “por el reparto de trabajo” cuando está claro que los Nuevos
Sistemas provocan una destrucción de empleo inmediata, pues cuanta más
flexibilidad nos impongan menos trabajadores necesitaran para producir cada vez
más. Por no hablar de la externalización de puestos de trabajo que está llevando a
cabo la empresa, extraña manera de conservar el empleo, ¿no creéis?

Decían que sobrábamos muchos (300 nada menos) y que no había trabajo, y ahora
resulta que no damos a basto (haciéndonos venir incluso los domingos de navidad por
puntas de producción); decían que no le salíamos rentables a la empresa, y poco
después, en junio, vemos que tenían pensado invertir más de 25 millones de euros
sólo en esta fábrica. Así que todo apunta a que lo que están haciendo es tomarnos el
pelo. Siempre se ha usado la excusa de la crisis y la falta de trabajo para asustarnos y
hacernos tragar con todo, pero visto lo ocurrido en este último año, tenemos más
claro que nunca que nos estaban mintiendo.

Entonces, ¿por qué debemos seguir tragando y aceptando sus condiciones?
Sabemos que somos competitivos, que quieren seguir produciendo a todo trapo, y
también sabemos que si nos dejamos nos seguirán exprimiendo hasta dejarnos secos.
Empresa y sindicatos nos piden comprensión, nos hablan de las necesidades de
adaptación de la empresa ante la variabilidad de los mercados, y nosotros tragamos,
pero ¿quién se preocupa ahora de nuestras necesidades como trabajadores? La
mayoría nos ganamos nuestros sueldos a base de sudar la camiseta, renunciando a
muchas horas de sueño y de estar con los nuestros, arrastrando cansancio y
contracturas, padeciendo insomnio, siempre condicionados por los turnos y la
flexibilidad, haciendo malabares para conciliar estos sistemas de trabajo con nuestra
vida personal, y ahora encima nos dicen que, si no estamos contentos, ahí está la
puerta... Eso es todo lo que les importamos. (A quienes dicen esto quizá se les ha
olvidado que si venimos aquí cada día es por necesidad y no por gusto, y que lo que
queremos es trabajar para poder vivir y no al revés).

Así que, visto lo visto, si no queremos seguir yendo a peor debemos plantearnos
empezar a hacer algo para parar esto, porque es cierto que la reforma laboral le
facilita las cosas a la empresa pero mucho más se las facilitan estos “representantes
sindicales” que parecen haber perdido el sentido común, firmando todo lo que les
ponen por delante sin pensar en la condena que supone para todos los que lo
padeceremos.

No pretendemos nada descabellado: queremos transparencia informativa y poder de
decisión en las negociaciones de nuestras condiciones laborales.

No queremos “representantes de trabajadores”, pues nos han demostrado que no
sirven para defender nuestros intereses: sólo se sientan en las mesas de negociación
para mercadear con nuestras condiciones laborales (siempre para empeorarlas) a
cambio de seguir aumentando sus privilegios (con razón les llaman “vendeobreros”).
Hace tiempo que estos personajes dejaron de ser trabajadores para convertirse en
políticos, su demagogia les delata cuando intentan manipularnos y engañarnos, sólo
tenemos que ver su actitud ante la firma de este “acuerdo”: en vez de reconocer sus
errores e informarnos de todo lo que nos perjudica, se empeñan en vendernos como
bueno algo inaceptable.

No podemos confiarles más la tarea de sentarse en las mesas de negociación, ya que
hoy por hoy los sindicatos no son más que una herramienta de la empresa para
mantenernos callados e impotentes ante sus chantajes e imposiciones.
No nos informan, no nos defienden, y sobre todo NO NOS RESPETAN.
Y lo que es mucho peor, mientras sigan denominándose “nuestros representantes”
seguiremos sin voz ni voto en las negociaciones y la empresa seguirá consiguiendo
todo lo que quiera.

Tenemos que acabar con este comité corrupto para poder hacernos escuchar.
Tenemos que empezar a hablar entre nosotros (como compañeros que somos) acerca
de qué es lo que queremos y cómo podemos conseguirlo. Al margen de etiquetas
políticas, ya que como trabajadores asalariados que somos tenemos unos intereses
comunes que debemos empezar a defender desde ya.

Recordemos que somos trabajadores y debemos preocuparnos de nuestros
asuntos, no de las necesidades de los mercados y de los problemas de quienes
manejan la pasta.
Porque queremos trabajo, sí, pero también queremos una vida que merezca la pena
vivirla, y a este paso...





(Esto es cosa de todos, si estás de
acuerdo: fotocopia y difunde)
¿QUÉ FUTURO NOS ESPERA?.pdf
Documento Adobe Acrobat [51.6 KB]
Descarga
  

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."