El pasado 28 de mayo la Asamblea de Estudiantes de la UVa, Bloque Obrero, CGT y CNT organizaron una rueda de prensa apoyada por más de 20 colectivos de la ciudad para denunciar el aumento del acoso y la criminalización que está sufriendo el movimiento social en la ciudad. 


La intervención se centró en los sucesos de los pasados 1 y 9 de mayo que terminaron con varias personas detenidas y otras imputadas por delitos falsos. Solo dos medios acudieron a la cita y se hicieron eco del mensaje, motivo por el que enlazamos el texto.


Foto: Último Cero



Hemos invitado a los medios hoy para denunciar el aumento de la represión y el acoso policial que los movimientos sociales y políticos estamos padeciendo en Valladolid y que se ha evidenciado los pasados días 1 y 9 de mayo con las brutales e innecesarias cargas policiales y con las detenciones e imputaciones injustas de varios compañeros.

Ante los procesos de privatización de los servicios públicos, los brutales recortes y el empobrecimiento al que nos condenan las medidas neoliberales de Europa y del gobierno, resulta lógico y legítimo que estemos en la calle de manera sostenida, defendiendo nuestras condiciones de trabajo, nuestros servicios públicos y luchando por otro modelo de sociedad más justo.

Esos principios comunes impulsaron a que los días 1 y 9 de mayo estuviéramos en la calle, manifestándonos de manera pacífica y sin ningún tipo de violencia. Pero, a pesar de que reiteramos el carácter pacífico de las convocatorias, la actitud de la policía sí fue violenta y provocativa, de cara a fabricar culpables para criminalizar las protestas.

El 1º de mayo distintas manifestaciones recorrían la ciudad con motivo del Día de la Clase obrera. Casi al final de la manifestación convocada por CNT, que transcurría con normalidad, tres policías irrumpieron en ella entre golpes y empujones para coger a dos chicas, creando un revuelo que fue aprovechado por estos y sus compañeros para cargar contra los manifestantes. A pesar de que finalmente los ánimos se calmaron y se pudo finalizar el acto -aunque con gran presencia policial-, el incidente no terminó en ese momento. Varios agentes persiguieron y detuvieron de forma violenta a un manifestante que abandonaba el lugar sin justificación alguna. El compañero detenido relata un trato vejatorio, con continuas amenazas y actitud violenta por parte de la policía durante el tiempo que estuvo retenido. Al comparecer en vista oral le informaron de que estaba acusado de agresión a dos policías, desórdenes públicos y atentado a la autoridad, cargos totalmente falsos.

Casualmente son los mismos que pesan sobre los dos detenidos durante la jornada de huelga educativa. El pasado 9 de mayo, la Asamblea de Estudiantes de la Uva convocó un escrache a la Consejería de Educación que fue apoyado por diferentes colectivos y organizaciones de la ciudad. Una parte importante de las personas allí reunidas accedieron al interior del edificio y recorrieron sus pasillos repartiendo un manifiesto a funcionarios y funcionarias hasta llegar al despacho del consejero, que no se encontraba allí en ese momento. Al llegar, se leyó ese mismo manifiesto y se abandonó el edificio pacíficamente y sin ningún tipo de violencia. Al salir, varios antidisturbios rodearon al grupo y comenzaron a pedir identificaciones a la vez que creaban un clima de tensión y nerviosismo. A los pocos minutos comenzaron a cargar de manera brutal e injustificada con el objetivo de llevarse a un compañero. Finalmente, fueron dos los detenidos y varios los identificados a los que se les imputa el delito de atentado.

Las identificaciones y las multas no son novedad para las personas más implicadas en las luchas sociales, pero no se puede negar la llegada de una nueva ola represiva y es nuestra responsabilidad denunciar y condenar la violenta y desmedida actuación policial cuyo único fin es crear un clima de miedo entre las personas que ejercen su derecho de manifestación.

Entendemos que esta campaña es solo el principio y, como ya denunciamos en anteriores convocatorias, mientras se castiga a los trabajadores y trabajadoras con recortes sociales y de derechos, el gobierno aprobó este año un incremento del gasto policial de un 1.780%, por lo que tiene más que definida su estrategia. Queremos, por ese motivo, señalar a la subdelegación del gobierno como responsable de las nefastas actuaciones policiales y pedimos explicaciones al subdelegado que está señalando y persiguiendo a organizaciones que ejercen su legítimo derecho de protesta y en cada convocatoria está identificando y amedrentando a las personas que participan en ellas para criminalizarlas de cara a la opinión pública.

No obstante, no podemos obviar la actitud general de los medios de comunicación que, en un ejercicio de irresponsabilidad profesional, reproducen las notas enviadas por la policía, con su mismo lenguaje y sus mismos argumentos, sin contrastar con los afectados o con las organizaciones convocantes la veracidad de los comunicados policiales. Los medios de comunicación tienen la obligación de, antes de dar una noticia, contactar con todas las fuentes afectadas para trasladar a la ciudadanía un relato de los hechos que se acerque a la realidad lo máximo posible y como parte de la sociedad exigimos que, dado el papel y la influencia que ejercen en ella, sean profesionales y serios y no se conviertan en simples altavoces de la policía o de determinados partidos políticos.

A pesar de toda la campaña represiva orquestada por el Estado, anunciamos que continuaremos en la calles denunciando sin miedo cada una de las medidas injustas y animamos a todas las personas a ejercer su derecho de manifestación y a hacer frente a cualquier recorte de derechos o privatización.

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."