Solo se escuchan las bocinas de los coches, el ensordecedor griterío de millones de televisiones encendidas al unisono, el frenético ritmo de ciudades en medio de un silencioso crepitar de un mundo que se derrumba. Bueno, realmente solo eso no, se escuchan muchas cosas en esta bestia sobreinformada en cuyo vientre habitamos, pero cada vez menos se puede decir.
Y es que cualquiera abre la boca...


Casi cada día, a golpe de titular, nos vamos enterando de nuevos casos de detenidxs o imputadxs derivados, o no, de las ultimas leyes represivas que puso en practica el anterior gobierno con el beneplácito de lxs que desean ser el nuevo. Las leyes mordazas, los pactos antiterroristas, las reformas del código penal y demás actualizaciones legislativas han mostrado ser para lo que intuíamos que serian, unas herramientas fantásticas en manos de lo mas reaccionario del panorama patrio para incriminar cualquier voz o practicar disidente.


Y es que pudiera parecer casi psicopatico el accionar de ciertos sectores políticos, policiales, jurídicos y periodísticos de este país. Unx piensa que han sufrido algún tipo de crisis nerviosa al intentar incriminar todo lo que no es fruto de su aprobación, de su cuerda o de sus cataduras morales. Desde titiriteros a cantantes, anarquistas, comunistas internacionalistas, tuiterxs de diverso pelaje, poetas y un largo etcétera pasan haciendo cola por los diversos juzgados, teniendo especial y peligrosa predilección por la audiencia nacional. Empieza a parecer normal que si manifiestas ciertas ideas contrarias al poder establecido puedas ganarte un viaje gratis a Madrid en el regazo de un señor encapuchado mientras recorres a toda velocidad las autovías del estado. Y por si fuera poco tendrás que aguantar a la caterva cuñada de las tertulias televisivas aireando indignadxs tu vida privada, afirmando que tus fotos de las vacaciones a Irun en el 2007 son prueba inequívoca de tu condición terrorista. Casi parecen nostalgicxs de tiempos pasados en los que la banda vasca, esa que no se puede nombrar, no había dejado las armas.


Total, que la inquisición anda en plena forma, y su necesidad de tener un enemigo terrorista por el cual mostrarse como garante de la seguridad de sus temerosxs subditxs no se ve comprometida ante su ausencia, si no existe nos lo inventamos.
Gran ejemplo de ello son las sucesivas operaciones contra el anarquismo: Mas de 70 detenciones en una caza de brujas que hace aguas por todos lados, en el que las brigadas de información policiales hacen gala de su obtusa manera de actuar, fabricando una organización terrorista basándose en maliciosas interpretaciones policiales y en la intención de lxs anarquistas de «alterar el orden constitucional» (orden que tal y como esta el panorama deberíamos desear alterar todxs) como característica indiscutible de su carácter terrorista.


Y no es que el estado se dedique a realizar montajes, es que su accionar básico en defensa de sus intereses es ese. Como cocinerxs experimentadxs preparan los mejores platos para servirlos calientes a una sociedad cada vez mas polarizada, los utilizan como arma arrojadiza en su circo electoral contra la «nueva política» (a nuestro pesar muy vieja) y a golpe de escándalo preparan un terreno que intuimos muy oscuro.
¿No será que tienen miedo?, ¿no estarán queriendo curarse en salud?. Si la futura crisis que se nos viene encima es mas virulenta que la anterior, si los movimientos de refugiados de diferentes guerras creadas por el capitalismo cada vez es mayor, si el cambio climático va a cambiar drásticamente nuestro entorno, ¿no sera fácilmente predecible un nuevo repunte contestatario contra lxs responsables de todo ello?, ¿no sera que las desigualdades, al igual que las injusticias van a ser mas engrosadas en los tiempos inminentemente venideros?. Por ultimo, ¿no sera que terrorista a partir de ahora sera catalogadx quien haga huelga, quien proteste contra los recortes, quien salga a la calle contra todo este mundo de miseria?. Mucho nos tememos que las intenciones de lxs poderosxs son estas, mantener sus privilegios en tiempos cada vez mas convulsos.


Ante ello solo nos queda cuidarnos, escucharnos, organizarnos y arropar a lxs represaliadxs, hacer de la solidaridad una herramienta que inunde todo. Que cada golpe que den nos encuentre cada vez mas unidxs, que nuestras voces lejos de ser apagadas resuenen en todas las calles. El futuro es oscuro a menos de que lo cambiemos nosotrxs.


Libertad sin cargos para todxs los represaliadxs.
Terrorista es el sistema capitalista

[extraído del boletín Tiempos de Guerra, nº 4]



Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."