[Valladolid] Sobre el olor a amoniaco (II)

Publicado por valladolor lunes, 11 de febrero de 2019 , , ,




Hace ya dos meses denunciamos el fuerte olor a amoniaco que sufríamos en la zona este (v. entrada del 16 de diciembre de 2018, Contaminación y mal olor: NOS ESTÁN ENVENENANDO).


Nada sabíamos entonces de la situación en Santovenia que parece ser lleva siendo crónica desde hace tiempo, pero sí apuntábamos ya en esa reflexión la posible causa del olor a amoniaco: la empresa BEFESA situada en el Polígono de Santovenia. Los hechos, por desgracia, nos han dado la razón.

El Norte de castilla ha recogido en días pasados la información de que el Seprona está investigando a dicha empresa por contaminación y fugas (de nubes de gases de aluminio) que semana sí semana también inundan las calles de Santovenia y de las zonas cercanas. Así lo describe dicho medio burgués: "Todo apunta a que las nubes las provoca una empresa de fundición de restos metálicos que se ubica en el municipio de Valladolid". Por su parte, el ayuntamiento de la localidad vallisoletana ha puesto denuncias sucesivas a la Junta de Castilla y León que es la responsable última de la licencia de producción de Befesa y, por tanto, tiene una responsabilidad directa en lo que está sucediendo.


Como dijimos en el anterior comunicado:

"La sensación general es de que NOS ESTÁN ENVENANDO, y de que no nos extraña que esto suceda en la zona que sucede, pues sabemos el verdadero interés que ellos tienen en nuestra salud, en la salud de los trabajadores. Mientras más recortan en SANIDAD y más dificultades encuentran los buenos empleados de la sanidad pública para llevar a cabo su labor, nos siguen envenenando día tras día en sus fábricas, con sus productos tóxicos, con sus alimentos tratados y edulcorados. El deterioro progresivo de la SANIDAD PÚBLICA se une así a una situación sociosanitaria cada vez más peligrosa por los factores ambientales creados por la IRRACIONAL PRODUCCIÓN DE MERCANCÍAS que alimenta el SISTEMA CAPITALISTA y los que lo defienden".


Estos hechos no son exclusivos de Valladolid ni puntuales: es una realidad permanente del sistema de producción capitalista y su irracionalidad, solo preocupado del interés económico y del beneficio; es esta una realidad que debemos combatir porque en ella nos va nuestra propia supervivencia y nuestra vida, además de la Vida en la tierra y la diversidad de las especies.

En Madrid, por ejemplo, las denuncias contra la Incineradora de Valdemingómez son constantes y, como aquí, los barrios más afectados son los barrios del sur obrero de Madrid:
> https://www.cronicapopular.es/2019/02/cas-madrid-analisis-estudio-sobre-la-incineradora-de-valdemingomez-madrid/
> https://www.elsaltodiario.com/residuos/25000-firmas-cerrar-incineradora-valdemingomez
> https://decide.madrid.es/proposals/19914-incineradora-de-valdemingomez-no

La lucha contra las nocividades derivadas de la producción capitalista no es una lucha solo contra los efectos de estas, sino contra sus mismas causas: es la lucha contra el capital y su producción mercantil a la que no le importa nada la vida de las comunidades pobres enfrascado como está en la consecución del beneficio. Ya lo dijimos entonces: Toda la vida (pero fundamentalmente la vida de las clases humildes y de la clase trabajadora) se ofrece en sacrificio en el ALTAR DEL DIOS CAPITAL, para su hija la MERCANCÍA y el santo espíritu del BENEFICIO

Esta es la lucha que hay que llevar hasta el final, 
la lucha  CONTRA EL CAPITAL Y LA NO VIDA, 
por una sociedad de especie. 





Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

Anticarcelario / contra la sociedad cárcel

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."