CONTRA LA DISPERSIÓN DE LXS COMPAS DETENIDXS EN LA OPERACIÓN PIÑATA


Nos lo temíamos porque el sistema carcelario no iba a permitir que estuvieran todos juntos en la misma cárcel teniendo contacto entre ellos y cerca de un entorno al que resultaba fácil acceder a visitar y mostrar apoyo.
Con gestos como estos, no cabe duda de cómo de duro puede llegar a ser la cárcel para los presos y para lxs familiares, amigxs y compañerxs que estamos pendientes de que no ocurra lo que el sistema quiere: aislarles. No vale con ser encerrados contra su voluntad, no vale estar en aislamiento, no vale con tener las comunicaciones intervenidas…. hay una vuelta de tuerca más y es la dispersión.
Esto es algo que lleva afectando a lxs presxs que luchan desde hace años y que pretende ser un desgaste para quienes apoyan a las personas que están encerradas. Desposeerles del mínimo arraigo que les hubieran podido dejar, permitiéndoles estar en la ciudad donde residen, sería lo más ínfimo que se podría ocurrir, pero hasta tales niveles de hostilidad llega el sistema.
Por lo tanto nosotrxs nos hemos puesto manos a la obra y responderemos a estos ensañamientos con solidaridad. Seguiremos apoyando a nuestros compañeros estén donde estén y no permitiremos que ocurra lo que el sistema carcelario pretende que es aislarles.
En Madrid, Córdoba, Zaragoza, Palencia o a donde quiera que les lleven, iremos con ellos y donde quiera que estén seguiremos diciendo que las cárceles no son para reinsertar, si no para destruir a las personas y a su entorno.
Porque la dispersión aumenta la represión y contra su represión NUESTRA SOLIDARIDAD.

¡ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES!

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."