4 MESES EN HUELGA DE HAMBRE, 
POR LA DIGNIDAD DE LAS PERSONAS PRESAS

Esta noche, sábado 11 de abril de 2015, Javier Guerrero Carvajal cumple 4 meses de protesta. Ahora lleva 11 días que no permite que le hagan pruebas,  que lo pesen ni que le hagan análisis.

La desesperación se ve en su rostro, la angustia esta en su cuerpo, pero también se ve la dignidad, el orgullo del que hace algo por cambiar su situación, la alegría del que sabe que lo hace por tod@s.

La cárcel limita al máximo sus derechos, el juzgado de vigilancia penitenciaria calla durante días, semanas, meses, las instituciones miran para otro lado, los medios de desinformación se limitaron a un “breve”, escondido entre las farsas de tercera plana, la sociedad ignora la atrocidad que se comete a escasos kilómetros de su casa, l@s activistas de mil causas justas no le miran, se sentirian incómod@s y tod@s lo hacen con la esperanza de que el que no tiene esperanza desista de su actitud rebelde. 

Él solo oye a su corazón y a su mente, la voz de su hija, el grito de solidaridad de aquella solitaria que ni lo conoce y eso hace que cada vez que piensa “ya esta bien”, “tengo que dejarlo”, “no sirve de nada” vaya seguido de un “ni de coña”, “por Gavi, por Borja, por l@s compas que siguen siendo torturad@s y humillad@s”, “aunque me muera”.

SOLIDARIDAD CON GAVIOTA,
SOLIDARIDAD CON LXS PRESXS EN LUCHA!!!!!!



Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."