Vista de la cabecera de la mani Antifascista controlada por la policía

La Plaza de la Constitución, en la tarde de este sábado, ha sido escenario de un enfrentamiento entre un grupo de nacionalistas y otro de antifascistas. 

Los primeros tenían solicitada y concedida una concentración y los segundos han intentado evitarla como así ha podido saber este diario. 

En ello han transcurrido agresiones y amenazas entre ambos que han concluido  con tres agentes de la Policía Nacional malparados -según ellos- . La Policía Local, además, ha tenido que cortar el tráfico de Gran Vía.



Pinta que tenían los SUBNORMALES NAZIS Y FASCISTAS
Un grupo de extrema derecha de Salamanca (Liga Joven) habría solicitado ante la Subdelegación del Gobierno una concentración de protesta para este sábado, 22 de febrero, bajo el pretexto de los recortes que el Gobierno de la Nación estaba aplicando al colectivo de los jóvenes. Y concentración la referida a la que se había dado el visto bueno para su convocatoria, por lo tanto de manera legal.


Sin embargo, la llegada de un numeroso grupo antifascista y de ideología de extrema izquierda acudió a la Plaza de la Constitución y, de paso, impedir al grupo de extrema derecha que tenía concedida la concentración. 
Lo consiguieron, pues aquello derivó en un cruce de acusaciones, amenazas y enfrentamientos ente ambos grupos.
Poco después, fue necesario la intervención de un nutrido número de agentes de la Policía Nacional. En el trabajo de disuadir el enfrentamiento entre unos y otros, tres policías afirman haber resultado heridos al haber sido golpeados y empujados por las decenas de jóvenes. 

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."