Recibimos, difundimos y alentamos su difusión y discusión:

 
 
Un volante contra las medidas de austeridad que se imponen de una u otra forma en todas partes del globo.
 

***





¡LO QUEREMOS TODO!
CONTRA LOS PLANES DE AUSTERIDAD

El nuevo papa que vino a limpiarle la cara al catolicismo predica la austeridad, el ser buenos cristianos que se conforman con poco, el observar a los ricos con paciencia y piedad. Los políticos de los países más castigados por la crisis llaman a hacer otro esfuerzo más por la patria y la economía nacional. En los países más estables el llamado a la austeridad es para no caer en la desgracia de esos países, empujando a trabajar en cada vez peores condiciones mientras se señalan como amenaza las desgracias del ejército de reserva desocupado y hambriento de esta u otra región. Los ecologistas y los economistas (¿o son lo mismo?) llaman a la austeridad y nos culpan de las catástrofes medioambientales. Según ellos, nuestras costumbres antiecológicas están destruyendo el planeta, pero no dicen que esas costumbres son la forma de vida impuesta democráticamente por la dictadura capitalista y que son un grano de arena en el desierto de este modo de producción y reproducción que se contrapone a la vida. Y ante todo tratan de ocultar que la erradicación de esa destrucción planetaria sólo es posible destruyendo esta sociedad de muerte sometida a la tasa de ganancia.

La austeridad es un llamado a proteger el débil equilibrio de la economía burguesa pidiendo sacrificios a los proletarios por el bien de la nación. Un llamado a evitar que se profundicen y violenten aún más los enfrentamientos de clase, dejando en ridículo a las fuerzas represivas del Estado, así como a los negociadores de nuestras vidas quienes siempre nos dicen que no debemos atacar sino aguantar: sindicatos más o menos reformistas, partidos de todos los colores, grupejos más o menos parlamentarios, ecologistas y autoproclamados filántropos. Los llamados a la austeridad intentan disciplinar al proletariado y hacerlo colaborar con sus explotadores, obligarnos a ajustarnos aún más los cinturones frente a las migajas que quedan del triste festín burgués.

Pero el proletariado... ¡Lo quiere todo! ¡Para apropiarse de lo que necesita, para juzgar todo lo que ha creado este mundo de miseria inspirado en la ganancia y si es necesario desecharlo, para destruir lo que nos destruye.

Nuestra clase está determinada históricamente por su propia vida a asumir una lucha para abolir todas las condiciones que han separado al ser humano de sus medios de vida, a imponer la sociedad sin clases que lleva en su propio ser, derribando la tiranía del valor en favor de los intereses y las necesidades de la vida. Las reivindicaciones que el proletariado va realizando (menos horas de trabajo, más medios materiales para satisfacer sus necesidades, rechazo a sacrificios...), y que tratan de ser transformadas en reformas (es decir, destruidas) por el reformismo, son los diferentes momentos, los diferentes niveles, en los que el proletariado va expresando su tendencia a reivindicarlo todo. Son los momentos de todo el proceso histórico en el que se desarrolla el programa revolucionario del proletariado que se dirige hacia la expropiación de los expropiadores aboliendo la propiedad privada, el trabajo asalariado y el Estado, apropiándose de todos los medios de producción y reproducción de la vida, pero no para tomarlos tal cual y hacer uso de ellos, pues estos medios fueron concebidos por criterios de valorización, sino para cuestionarlos en su totalidad, desechando lo que haya que desechar... En definitiva, transformando toda la producción material de la vida y haciendo de ella una producción verdaderamente humana.

¡No tragaremos ningún llamado de austeridad ni colaboraremos
en nuestra propia destrucción!

¡Luchemos de forma intransigente y organizada por
nuestras necesidades en todo el mundo!

¡Ningún sacrificio para la economía nacional!

Contra los planes de austeridad de la burguesía mundial:
¡Lo queremos todo!


PROLETARIOS INTERNACIONALISTAS

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."