El domingo 22 de diciembre, dentro del llamado de solidaridad
internacional con lxs anarquistas detenidxs en Barcelona, unas 30 personas decidimos marchar a la prisión de Brieva (Avila) a donde Monica había sido trasladada el día anterior.

Una vez allí rodeamos la prisión gritando en solidaridad con nuestra
compañera Mónica y con todas las personas presas. Lanzamos cohetes y petardos para ser escuchadxs por todas las presas allí encerradas y en algunos puntos pudimos intercambiar a gritos con ellas algunas palabras de ánimo y apoyo.

Todo transcurrió sin ningún incidente reseñable (a parte claro de la
presencia en las garitas de carcelerxs y guardias civiles que no pararon de fotografiarnos) hasta que poco antes de irnos aparecieron unos seis o siete coches de las fuerza represivas del Estado (en este caso Policías nazi-onales).

En este momento la situación cambió repentinamente. Lxs agentes de la
Policía procedieron a identificarnos y cachearnos a todxs entre insultos y
amenazas y sin dudar a la hora de abrir la cabeza a unx de nuestrxs
compañerxs.

El saldo final fue de unx compañerx llevadx a comisaría para ser
identificadx, otrx compañerx con una brecha y media cara amoratada y lo
más importante la demostración de que nuestrxs compañerxs presxs no están
solxs, de que su represión no va a frenar nuestra solidaridad y de que
jamás cesará la lucha por la libertad.


MONICA Y FRANCISCO LIBERTAD

PRESXS A LA CALLE

 

ABAJO LOS MUROS DE LAS PRISIONES

MUERTE AL ESTADO

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."