MOVILIZACIONES 
en torno al JUICIO a los torturadores de Quattre Camins

Barcelona. SÁBADO 4 DE MAYO
17:30h MANIFESTACIÓN en Rambla del Raval frente a UGT-Presons.


Barcelona. LUNES 6 DE MAYO
09:00h CONCENTRACIÓN a las puertas de la Audiencia Provincial de Barcelona. Día que declararán los represaliados.


SEMANA DEL 13 DE MAYO
Acciones descentralizadas dentro y fuera de las cárceles.


Miércoles 15 de mayo a las 9:00h CONCENTRACIÓN EN APOYO A LOS COMPAÑEROS PRESOS TORTURADOS POR LA DEMOCRACIA.
Mañana sigue el juicio contra lxs carcelerxs y declaran los compañeros presos represaliados.

SEMANA DE ACCIONES DESCENTRALIZADAS DENTRO Y FUERA DE LAS CARCELES.

NI JUICIOS NI CONDENAS ACABARÁN CON LA AUTODEFENSA!
ABAJO LOS MUROS!


JUICIO A LOS TORTURADORES
LA DEMOCRACIA NECESITA DE LA TORTURA PARA PERPETUARSE
Este próximo 6 de mayo comienza el macrojuicio en la Audiencia Provincial de Barcelona (Pg Lluís Companys, Sección 5ª) a 9 carcelerxs imputadxs  por torturas sistemáticas a raíz del llamado motín de Quatre Camins de 2004. También testificarán lxs tecnócratas responsables en ese momento de la dirección general carcelaria, para aclarar las torturas y la brutal represión que hasta el día de hoy siguen sufriendo los compañeros presos siendo dispersados por las diferentes cárceles del estado, algunos de ellos en Régimen FIES 1CD, en aislamiento y un sinfín de torturas más.
El motín de 2004  surgió de forma espontánea cuando los carceleros agredieron a los presos y los presos tuvieron que ejercer la legítima defensa para proteger su vida. Además en la cárcel de Quatre Camins los carceleros torturaban cotidianamente a los presos con total impunidad.  Las torturas estaban siendo denunciadas a las instituciones de la democracia asesina que siniestramente amparaba y ampara a lxs torturadores.
Toda la impunidad de los carcelerxs les es otorgada desde los poderes del estado, el poder ejecutivo, el poder legislativo y el poder judicial.
En un primer juicio que se celebró en diciembre de 2008, los compañeros, inocentes de las acusaciones del montaje judicial, fueron duramente condenados a muchos años de cárcel, a un total de más de 200 años. Varios de ellos sumaron a sus condenas 19 años más, convirtiéndose su situación penitenciaria en una cadena perpetua encubierta, simplemente por el hecho de no dejarse aislar y torturar en celdas de aislamiento. Los presos hartos de ser torturados a manos de los carceleros, hartos de denunciar las torturas y hartos de ver cómo éstas eran archivadas y sobreseídas,  se encontraban en un callejón sin salida desde donde tuvieron que ejercer la autodefensa. Es por sus actos de resistencia que hoy nos encontramos en un contexto político con 13 carcelerxs imputadxs por torturas.
Los sindicatos UGT-Presons, CC.OO y CATAC, ejercen la defensa legal de los torturadores, siendo parte del brazo armado del estado que tortura y asesina desde sus corporativas sindicales.
Xavier Martínez, subdirector médico de Quatre Camins en 2004, está imputado con una petición fiscal de años de cárcel por haber participado y organizado las torturas a los presos. Un caso evidente de la colaboración y el encubrimiento de las torturas por parte de los servicios médicos carcelarios dentro del sistema penitenciario.
El Síndic de Greuges, defensor del pueblo de Catalunya,  ante un episodio tan grave de torturas decidió mirar a otro lado y no presentarse como acusación particular en el proceso judicial. En estos últimos años han gobernado en el Síndic de Greuges dos conocidos tecnócratas carceleros, Ignasi García Clavel y Ángel Gómez Muñoz, siendo el primero ex director general de serveis penitenciaris de Catalunya y el segundo ex subdirector en el departamento de traslados y dispersión de presxs.
Las cárceles son la herramienta de los privilegiados para acabar con cualquier forma de disidencia que ponga en peligro sus privilegios. Es por ese motivo que las cárceles encierran a los pobres, a los desposeídos que no se resignan y se rebelan ante el poder, el orden y las leyes.
Por ellxs, por nosotrxs y por la destrucción de todo aquello que nos oprime. Ni cárceles, ni CIES, ni centros de menores, ni psiquiátricos. Hacemos un llamamiento a la solidaridad con los represaliados por este caso y con todas las personas presas que son sometidas a torturas en todas las cárceles del estado y del mundo.



¡DINAMITEMOS LOS MUROS DE TODAS LAS CÁRCELES!
¡ACABEMOS CON TODAS LAS FORMAS DE DOMINIO!
¡AUTODEFENSA!
CAJA DE RESISTENCIA PRESOS JUICIO: 0182 1473 16 020 1510363


Hechos Q. C. 2004


“Las prisiones, donde el equilibrio del poder es tan desigual, tienden a ser lugares brutales y abusivos a menos que se haga un gran esfuerzo para controlar los impulsos básicos de los guardias. No es que uno ponga manzanas podridas en un buen barril. Ponemos manzanas buenas en un barril podrido. El barril corrompe todo lo que toca”
Philip G. Zimbardo – Universidad Stanford

En la tarde-noche del 30 de Abril del 2004, la prisión de Quatre Camins de Barcelona vivió unos sucesos que llamaron la atención de las autoridades y responsables penitenciarios, judiciales y policiales, y en el que resultó gravemente herido el Subdirector de Régimen Interno de la prisión, así como de menor consideración algunos carceleros.
Según las versiones oficiales, lo que se produjo esa tarde-noche en Quatre Camins, fue el motín de un grupo de personas presas. Según esas mismas versiones, en un primer momento, no se ponían de acuerdo en los motivos del motín.
Las primeras informaciones se escucharon en la CADENA SER por voz de los mismos presos, que consiguieron que les activaran una cabina telefónica de la prisión, para hacer la llamada a la radio y explicar el por qué de dicho motín, que no era otro que una respuesta de legítima defensa contra el abuso y el maltrato a algunas de las personas presas y a sus familiares. Estas primeras declaraciones, aprovechando el impacto mediático del suceso, se pudieron escuchar no sólo por la radio, sino que también en alguna cadena de televisión.
Attica

Los políticos y responsables penitenciarios catalanes, alarmados por los testimonios, consiguieron que no se volvieran a escuchar dichas emisiones, para hacer oír únicamente su versión.
Para ello, se prestaron multitud de actores sindicales y responsables penitenciarios, pero aún sin pactar la versión. Así en unas declaraciones se podía escuchar cómo un carcelero representante de UGT-Presons, actualmente la mayor fuerza sindical de las prisiones catalanas, explicaba que todo se inició en una pelea de presos en el patio que, ante la intervención del subdirector para apaciguarla, se produjo la agresión. Con esta declaración, se intentaba enviar un mensaje a la sociedad sobre la extrema peligrosidad de las personas presas y la tremenda dificultad de los carceleros, para llevar a cabo su “trabajo”.
Por otra parte, el representante de otro de los sindicatos mayoritarios del país, CC.OO., declaraba que la agresión se produjo tras un intento de los carceleros de interceptar, una entrada de droga en prisión a raíz de un vis a vis.
El mensaje de este aspirante al poder carcelario, también era claro; encubrir la realidad carcelaria con la alarma y el miedo social hacia la droga y los submundos que la rodean, anteponiendo una hipotética “profesionalidad” frente a la fantasía de un riesgo y una peligrosidad ante la que sólo ellos saben actuar.
Estas dos versiones entraron en disputa, pero al final fueron complementadas por la versión oficial de los responsables de las instituciones penitenciarias y de justicia, que afirmaban que el conflicto era una herencia de la nefasta gestión política nacional del PP, y local de CiU, que habían propiciado situaciones “insostenibles” para la administración de justicia y penitenciaria. Con esa excusa se silenciaba que los actuales administradores de justicia y de prisión, habían sido los responsables de las políticas que habían impuesto los FIES, sistemas carcelarios de exterminio, así como los GAL, sistemas policiales y paramilitares para el asesinato selectivo. Los mismos que se atreven a exigir que “derribemos nuestros muros mentales…”, para que ellos puedan construir sus muros carcelarios y llenar sus bolsillos con los presupuestos públicos destinados a ese fin.
Otra de las versiones, planteaba una confabulación conspiratoria del “grupo duro” de presos, cuya única finalidad era la de agredir al subdirector.
Como colofón, la versión quedó en que el subdirector, en un acto de heroicidad, intentó interponerse frente al “núcleo duro” de los traficantes de la prisión, interceptando una entrada de droga, y eso le costó la grave agresión que a punto estuvo de causarle la pérdida de su vida. Una vez más intentaban convertir al villano en héroe.




torturas-carcel
Pero ¿qué es lo que sucedió realmente en Quatre Camins?
Como veremos, la cárcel no es ese “paraíso” con el que se interrumpe la cotidianidad de nuestras vidas, tras ser condenadxs a prisión.
Lo que sucedió en Quatre Camins, no es sólo lo que pasó ese día, sino la constante, permanente y perpetua historia de los espacios penitenciarios: la impunidad, el abuso, la humillación, el maltrato, el no reconocer que, aún siendo condenadas, son personas.
Lo que sucedió es que las personas presas llevaban tiempo soportando todo tipo de abusos, pero no sólo lo que les hacían a ellos, sino también el abuso del que eran objeto sus familiares.
Sucedió que ese día una persona presa venía de realizar un vis a vis con su compañera y como después de hacerle placas de rayos X no le encontraron nada. Posteriormente lo encontraron en la lavandería que era un lugar restringido y al ver fracasado su plan de encontrar droga, le dieron una paliza allí mismo y lo sacaron a rastras y a golpes al patio, lo que provocó la indignación de las personas presas que allí se encontraban, siendo llevado a aislamiento.
Nadie más que las personas presas, sus familiares y los guardianes, saben lo importante y necesario que son las comunicaciones y el vis a vis. Los carceleros llevaban tiempo sometiendo a los familiares que venían a ver a los presos, a situaciones humillantes, y la agresión a esa persona delante de los mismos presos en el patio, fue la gota que desbordó tanta tensión. El malestar de la agresión llenó de rabia a las personas que estaban en el patio, y ante el temor de que pudiese pasar algo, apareció el subdirector con un grupo de carceleros preparados con las protecciones y las porras y con amenazas y coacciones a las personas presas que expresaban su indignación por el incidente. El Subdirector de Régimen Interno, Manuel Tellón, era quien había dado órdenes para que se propiciaran dichas condiciones de abuso y eso, junto con sus coacciones, amenazas y el intento de agresión a los presos que tenían largas condenas, fue como mezclar fuego y gasolina, de manera que el conflicto estalló contra quien era el responsable directo de dicha situación.
El motín fue una respuesta espontánea que estalló como acto de legítima defensa ante la prepotencia de tanto abuso y por el malestar y la indignación insoportables.
Una vez se produce la grave agresión, ya no hay vuelta atrás. Las personas presas pagarán las consecuencias de su rebeldía, de negarse a la tiranía de los gestores de una institución que se sustenta del abuso habitual, de la privación sistemática de libertad, de la tortura puntual y dirigida, del negocio a base de la explotación laboral y del chantaje emocional por la libertad…
A todo esto, y pese a que los medios de comunicación expusieron la gravedad de la agresión ocultando la verdad…, nadie murió en ese motín que calificaron de extremadamente violento. El subdirector goza de una excelente salud y de un ascenso un su carrera penitenciaria que, más allá de la experiencia vivida, no le ha supuesto ningún cambio en su animadversión hacia las personas presas y en su excesivo rigor.
Sin embargo, las personas presas que fueron encausadas por los incidentes del motín, no todas pueden decir lo mismo sobre el desenlace de su vida. Tras el motín fueron sometidas a la habitual brutalidad que se ejerce en prisión. Golpes y palizas, traslados de prisión y nueva serie de golpes y palizas en el nuevo destino.
A pocos días después del motín, el director de la prisión de Tarragona Martínez Cadarso, hacía unas declaraciones públicas de forma anónima, en las que atribuía a algunos funcionarios la introducción de drogas en las cárceles. Un secreto a voces y jamás reconocido abiertamente por la institución. Esas declaraciones, le costaron su dimisión y tener que retractarse de sus declaraciones ante las organizaciones sindicales, principales encubridoras de la situación penitenciaria y un importante grupo de poder dentro de las prisiones.
tortura
Tras el juicio, algunas pocas, las más afortunadas, fueron absueltas de todos los cargos que se les acusaban, el resto fueron condenadas con saña y venganza, a bastantes años más de prisión y todas fueron sometidas a aislamientos y palizas continuadas. Algunas de ellas llevan gran parte de su vida entre rejas resistiéndose a los abusos de la institución, desde que se formara la COPEL (Coordinadora de presos en lucha), a finales de los años 70 y que se organizó contra el franquismo y su represión.
La mayoría de los presos encausados por el motín de Quatre Camins, fueron objetos de malos tratos y torturas. Algunos de ellos consiguieron que su denuncia prosperase, y que se encausara a los principales carceleros torturadores. El juicio previsto para Octubre del 2012, ha sido aplazado hasta el mes de Mayo del siguiente año, para facilitar eludir su responsabilidad a los políticos de la administración de justicia y penitenciaria.



cartel-campac3b1a-jpg1



+ info:
http://torturesquatrecamins2004.wordpress.com/

Movilizaciones:
http://torturesquatrecamins2004.wordpress.com/movilizaciones/


Vídeo para la convocatoria de la Manifestación del 4 de Mayo.

http://www.youtube.com/watch?v=EHtThDux9D4&feature=youtu.be

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."