Contra la MASACRE PROLETARIA EN PALESTINA

Publicado por valladolor martes, 11 de diciembre de 2012


NO SOMOS NI JUDÍOS, NI ISRAELÍES, NI PALESTINOS ¡SOMOS EL PROLETARIADO!
 

CONTRA LA PATRIA. CONTRA TODA UNIDAD NACIONAL. CONTRA EL TERROR BURGUÉS.
 

LUCHEMOS EN “NUESTRO PROPIO” PAÍS CONTRA “NUESTRO PROPIO” ESTADO. 

MASACRE PROLETARIA EN PALESTINA



 


 Bajo la mirada afligida de millones de espectadores, convencidos de su imposibilidad de hacer
algo más que participar en alguna concentración o procesión ovejera, el Estado de Israel vuelve
a bombardear la franja de Gaza bajo la cobertura del antiterrorismo. Las lágrimas de cocodrilo
de las principales potencias capitalistas no esconden su satisfacción por tener en Oriente Medio
un tentáculo como el del Estado Israelí, auténtico brazo armado del capitalismo mundial para
mantener el orden en la región. El proletariado que vive en Gaza, Cisjordania o Líbano conoce
en su pellejo esta realidad.
 

Políticos, periodistas, oenegeros, sindicalistas, tertulianos y todo tipo de payasos del
espectáculo, nos dan toda un gama de explicaciones y soluciones que encierran el conflicto en
oriente medio dentro de los márgenes burgueses. Se limitan a crear una demarcación entre
quienes defienden a los palestinos y quienes defienden a los israelíes, alineando a todo quisqui
detrás de las banderas hediondas de cada Estado nacional. Para ello construyen toda una
fábula grotesca que encubre la verdadera realidad social. Mezclan los intereses del Estado
palestino con los del proletariado que vive en esa tierra, amalgaman la lucha desplegada por
los proletarios con Hamas, ponen en un mismo saco al joven que tira piedras y a los grandes
comerciantes o banqueros palestinos, asimilan al proletario que vive en Israel y lucha contra
“su propia” burguesía (desertando, objetando...) con su brutal negación en el ciudadano que
vive en complicidad con el Estado. Eliminan de esta forma toda la confrontación de clases, toda
división social entre explotados y explotadores, fomentando el mito del enfrentamiento entre
países.
 

Sin romper y desenmascarar todo este arsenal ideológico que enturbia la realidad, estaremos
atados de pies y manos imposibilitados para asumir la lucha contra la masacre en Oriente
medio como parte indisociable de la lucha contra la dictadura del capital. Es imprescindible
afirmar abiertamente que esa masacre es antes que nada una expresión más del terrorismo
que el capitalismo despliega en todo el mundo contra nuestra clase, contra nuestra vidas. Que
quienes caen bajo las bombas, bajo las metralletas, bajo el terror capitalista son, en primer
lugar, los niños, hombres y mujeres que han sido condenados en esa región del mundo a ser
carne de cañón, a ser población superflua potencialmente peligrosa y que debe ser
exterminada de forma cotidiana. Todos los Estados del mundo participan de una u otra manera
en esta matanza. Los Estados occidentales, con el de Israel a la cabeza, masacrando; Hamas, la
autoridad nacional palestina y demás organismos del Estado palestino, junto con los Estados
propalestinos, impidiendo la estructuración en fuerza autónoma de esa masa de subversión,
encuadrándola y dirigiéndola al matadero en actos suicidas, desarmándola, pacificándola,
reprimiéndola y apresando a los irreductibles.
 

Los grupos y militantes revolucionarios de todo el mundo estamos obligados a subrayar y
discutir como propia la lucha del proletariado en Palestina, sus intentos de proyectarse en
fuerza autónoma, así como la represión que sufre. Destacar la tentativa de autonomía que en
numerosas ocasiones ha trazado la lucha, enfrentándose a todos los Estados. Insistir en que la
esencia de la lucha del proletariado en Palestina es la misma que en el norte de África, que en
Grecia, que en los suburbios franceses, que en China, que en Irak, que en Oaxaca, que en Haití,
que en todos los lugares donde el proletariado se levanta: la contraposición entre las
necesidades humanas y las de la economía capitalista. Estamos obligados a denunciar y a
enfrentarnos a todos los aparatos del Estado palestino o israelí, a todos los que son parte del
organismo mundial del capital que nos masacra, que nos arrastra por falsos caminos, a todos
sus lacayos por el mundo, a todos sus voceros y propagandistas. Y ante todo estamos obligados
a luchar aquí y ahora, contra “nuestro propio” Estado, contra “nuestro propio” país.
 

NO SOMOS NI JUDÍOS, NI ISRAELÍES, NI PALESTINOS ¡SOMOS EL PROLETARIADO!
CONTRA LA PATRIA. CONTRA TODA UNIDAD NACIONAL. CONTRA EL TERROR BURGUÉS.
LUCHEMOS EN “NUESTRO PROPIO” PAÍS CONTRA “NUESTRO PROPIO” ESTADO.
 

Proletarios Internacionalistas  
http://www.proletariosinternacionalistas.org
proletariosinternacionalistas@yahoo . com

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."