Seis trabajadores de Telefónica, en huelga de hambre contra los despidos injustificados   La huelga de hambre se fija como objetivo “que a ningún trabajador de Telefónica se le despida por estar de baja médica
Seis trabajadores de Telefónica llevan a cabo una huelga de hambre en protesta por lo que consideran unas “medidas de despido injustificadas” contra dos empleados de la compañía. El objetivo principal de la acción es conseguir la readmisión de Marcos Andrés Armenteros, que tras más de 20 años en la empresa de telefonía española fue despedido tras haber estado cuatro meses de baja médica justificada. A pesar de haber ganado dos juicios, en los cuales se demostró su despido como improcedente, Telefónica no lo ha readmitido.
Marcos sufre una hernia discal que le obligó a ausentarse de su puesto de trabajo durante varios meses en 2010. A finales de ese año, la empresa le comunicó su despido, con una misiva en la que argumentaba que, debido a la inactividad derivada de su baja, no era “rentable” para la compañía. Poco después debían celebrarse las elecciones sindicales, con vistas a la aprobación en abril del año pasado de un ERE que afectaba a 6.500 trabajadores. Marcos había tenido desde siempre una intensa actividad sindical, y se presentaba como candidato por el sindicato Cobas.
Los sindicatos denuncian que el despido de Marcos, en Barcelona, y el de María José, en Madrid, fueron una medida de presión de la empresa para que los trabajadores se acogieran al ERE voluntario. “En el primer juicio demostramos que había habido una discriminación sindical”, explica Marcos.
El despido fue declarado nulo y Marcos fue readmitido, pero Telefónica recurrió. Una segunda sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) cambió la calificación del despido de “nulo” a “improcedente”, al considerar que no se había producido dicha discriminación. La reforma laboral del Gobierno del PSOE, sin embargo, abría la puerta a la empresa a decidir si lo readmitía.
“Sí, soy rentable”
Tras varios meses de protesta y de haberse organizado en asociaciones como la Plataforma Marcos Readmisión o la Plataforma Sí, Soy Rentable, Marcos y cinco de sus compañeros en Telefónica han decidido comenzar una huelga de hambre para denunciar su caso y “el deterioro de las condiciones laborales” en la compañía.
“En Telefónica, hoy en día, hacer una huelga de un día no significa nada, porque tienen atomizado el mercado laboral y un montón de empresas subcontratadas en condiciones horrorosas”. Así justifica Marcos esta medida extrema de protesta.
“No tenemos más remedio, es la única forma de que la gente se interese por esto”, asegura Alberto Diez, trabajador de la compañía y que este lunes ha probado su último bocado en días. “Además, en una época en la que Telefónica tiene mucha influencia en los medios de comunicación, no hemos conseguido salir en ellos por más cosas que hayamos hecho”.
Además de la readmisión de Marcos, la huelga de hambre se fija como objetivo “que a ningún trabajador de Telefónica se le despida por estar de baja médica, y que el despido improcedente no lo decida la compañía, sino los trabajadores y trabajadoras”, explica Alberto.
A las cinco de la tarde, un centenar de empleados de la compañía y sus familias han llevado a cabo una flashmob en el Portal del Ángel de Barcelona. Con la cara cubierta por un saco con la inscripción “Sí, soy rentable”, han desplegado unas cartulinas en las que se podía leer “Telefónicos en huelga de hambre”. Posteriormente se han desplazado hasta el edificio de la compañía en la calle Marqués de Campo Sagrado, donde iniciarán la huelga.
Beneficios millonarios

La compañía presidida por César Alierta ha visto reducido sus beneficios en este 2012. Aun así, la operadora ha obtenido un beneficio neto de 748 millones de euros solo en los tres primeros meses del año. En el ejercicio del 2010, cuando se produjo la baja laboral de Marcos, Alierta cobró cerca de 8,6 millones de euros al frente de Telefónica. Los trabajadores le afeaban hoy a la compañía que renovase por 1,5 millones el contrato de Iñaki Urdangarín ya estando imputado, si bien finalmente el yerno del rey decidió abandonar la empresa.



Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."