Imperialismo francés fuera de África

Publicado por valladolor miércoles, 24 de octubre de 2012 ,

¡El imperialismo francés prepara una intervención militar en Mali!


Desde hace ya varias semanas corren ruidos de sables cada vez más insistentes a propósito de Mali. A finales de septiembre el presidente francés François Hollande, acompañado de su ministro de relaciones exteriores, Laurent Fabius, acuden a la Asamblea General de la ONU a fin de obtener luz verde para una intervención militar en el norte de Mali, ¡cosa que obtuvieron sin ninguna dificultad !
Ya desde la caída del presidente Amadu Turé, la diplomacia francesa se activaba para preparar esta intervención militar, bien sea por medio de negociaciones con la vecina Argelia o bien por medio del envió de fuerzas especiales vía Burkina Faso (1).
Después de haber infligido una dura derrota a los militares malianos, obligados a replegarse al sur del país, llamado el «país útil» (donde se encuentra establecida la mayoría de la población, a diferencia del norte semi-desértico), los Tuaregs tomaban el poder en Bamako. A comienzos de abril, bajo la presión de los Estados vecinos y del imperialismo francés, los militares fueron obligados a abandonar el poder en nombre de un «presidente interino», Traoré. Pero inmediatamente después que es juramentado, el nuevo presidente es víctima de un ataque al palacio presidencial, y donde resulta herido por manifestantes nacionalistas cercanos a los militares. Razón por la que Traoré parte a Francia a curarse.
Mientras Traoré se encuentra de convaleciente en Francia, el primer ministro, Cheik Modibo Diarra, que regresa expresamente de Estados Unidos donde trabajaba para la NASA, se pone entonces a la cabeza del gobierno. En agosto de este año, después que este último regresa a Mali, y conforme al «ultimátum» lanzado por los países africanos de la CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados de África Occidental), se constituye un «gobierno de unión nacional». Pero, a pesar de ello, las divergencias entre el clan del presidente y el del primer ministro, principalmente con respecto al norte (de Mali, ndr, no han desaparecido.
En las semanas que transcurrieron, las presiones internacionales se acentuarán con una intervención militar extranjera al norte de Mali, de donde los guerrilleros tuaregs  habían sido expulsados del poder por organizaciones islamistas.
Estas probablemente estaban mejor armadas, pero fue la cólera de las poblaciones de Tombuctú y otras ciudades frente a los «abusos» de los Tuaregs lo que determinó la huida de estos; el restablecimiento del orden, aunque fuese el orden de una Char'ia brutal, al menos al comienzo, fue plebiscitado por ciertas capas de la población (2).
Para preparar las mentes a una intervención militar, una campaña internacional fue desarrollada tomando como punto principal las «atrocidades» cometidas en el norte del país (destrucción de monumentos religiosos, lapidación de una pareja adúltera, etc.); así, el primer ministro aparece en primera pagina de Le Monde llamando a «desalojar a los narcotraficantes y terroristas de Malí, criticando la voluntad del presidente de negociar y felicitando al ministro Fabius y (al presidente) Hollande por sus intervenciones en la ONU» (3). Finalmente, a comienzos de septiembre, el gobierno malí había cedido y oficialmente pedido una intervención militar extranjera para librar batalla al norte.
Dos veces más grande que la Francia, pero con apenas 15 millones de habitantes, Mali es un país pobre pero que dispone de recursos naturales todavía poco explotados (a parte de la producción de oro); el imperialismo francés tiene múltiples intereses que lo empujan a  intervenir en su antigua colonia: recursos mineros con la probable presencia de petróleo y gas, ademas de yacimientos de uranio; pero también la garantía de no perder «influencia» en toda la sub-región.
El imperialismo francés no querría aparecer en primera línea, prefiriendo dejar que combatan sus tropas africanas, limitándose este a la logística. La presencia en Bamako de militares de la antigua potencia colonial, provocará manifestaciones hostiles a esta presencia: ¡todo el mundo sabe que la presencia del imperialismo francés jamás ha sido motivada por la suerte de las masas locales!
Ni las poblaciones del norte de Mali, Tuaregs u otras, ni en general las masas desheredadas malíes, ni los proletarios franceses, tienen algo que ganar con una intervención militar imperialista, cuyos costos, de una manera u otra, ellas tendrán que pagar.
Los males que sufren las masas malíes no serán resueltos con la guerra, sino con la lucha social y política. La única vía para resolver los problemas que confrontan los proletarios como las masas malíes se encuentra en la lucha contra el orden imperialista internacional que condena, de un lado, a las poblaciones enteras a vegetar en una miseria sin esperanza, y del otro, a los proletarios del mundo entero a sufrir una explotación cada vez más intensa.
En esta lucha son los proletarios de los países imperialistas que tienen la responsabilidad primera, ya que son ellos quienes pueden golpear al corazón del capitalismo mundial y destruir su orden inhumano.
 
¡No a toda intervención militar francesa en Mali!
¡Imperialismo francés fuera de África!
¡Viva la revolución comunista mundial!
 




(1) Ver Le Figaro, 23/9/12. Este artículo, aparentemente muy bien informado por fuentes militares francesas, habla también de un «rol problemático» de las autoridades argelinas (C.f www. lefigaro.fr international 2012/09/23/01003- 20120923 ARTFIG001526 –mali -la-france -en-pointe –contre -aqmi.php. Las tropas especiales francesas se encuentran situadas en Burkina Faso (Cf. www. marianne2.fr / blogsecretdefense / Mali-lo- COS- est- bien- present- au- Sahel- contrairement- a-ce-que-dit- Lauren- Fabius_a763. html
 (2) C.f  www. jolpress.com / international- mali- intervention- armee- militaire- assemblee- gene- rale- onu- islamistes- nord- aqmi- ansar- dine- mujao- touaregs- mnla- charia- article- 813612 .html
(3) Ver Le Monde, 1/10/2012.  El primer ministro se muestra amenazante: «en estos momentos hay que garantizar la seguridad de las grandes ciudades de Mali». ¿A quién apunta con estas amenazas?


Partido Comunista Internacional
7 de Octubre de 2012
      www.pcint.org

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."