Tres trabajadores despedidos de Iveco iniciaron este miércoles una acampada a las puertas de la factoría de la empresa en Valladolid con el fin de pedir su readmisión, ya que consideran que su despido está injustificado y
responde a un intento por dar ejemplo para acabar con el absentismo en la empresa.

Los tres acampados (a los que uno más no ha podido sumarse por problemas de espalda) pertenecen al grupo de once personas a los que la empresa ha despedido, según la empresa y los massmierda, por coger bajas, aunque el resto ha aceptado las indemnizaciones ofrecidas por Iveco, que ha reconocido el despido improcedente, según explicaron a Europa Press los trabajadores acampados.

Entre ellos se encuentra Óscar Álvarez, quien cree que lo que la empresa quiere es que no se cojan bajas y han elegido a un grupo de trabajadores para su despido y "aleccionar" a los demás. En su caso, afirmó que llevaba 13 años en la empresa y mucho tiempo sin baja, pero aseguró que durante un año estuvieron "acosándole".
Álvarez aseguró que quieren que se reconozca que no son unos "vagos y jetas" sino que son humanos y no unas "máquinas", porque además cuentan con "métodos" y ritmos que calificó de "inhumanos" y que además con el nuevo convenio se verán incrementadas.
Por su parte, Francisco Javier Sastre ha tenido varias bajas y ha pasado por quirófano, la última vez por una hernia, que la empresa no quiere reconocer como accidente de trabajo, explicó el propio afectado, quien pidió su readmisión e insistió en que Iveco ha reconocido la improcedencia de los despidos.
También incidió en que el motivo, a su juicio, también se debe a que se ha encontrado un absentismo "grande" dentro de la factoría y de esta forma se ha "acobardado" a la gente para que no haya tantas bajas.
En el lugar de la acampada, donde montaron su tienda de campaña y una pancarta en la que reclaman su readmisión, estuvieron representantes de UGT y CGT, pero no de Comisiones Obreras, quien sí expresó su apoyo a los trabajadores.

Según los trabajadores, "somos los cabezas de turco de una campaña que ha iniciado la empresa para criminalizar a los trabajadores, con el fin de que trabajemos en las condiciones que sea y cuando sea".


APOYO SINDICAL UNÁNIME.

El motivo es la posible relación de la protesta con el movimiento 15-M, al que se ha vinculado en algunas circulares anónimas que se han colocado en los tablones de la empresa y con el que los propios acampados tienen contactos. A este respecto, el presidente del Comité de Empresa, Jesús Rodríguez Jimeno, en declaraciones a Europa Press, manifestó el apoyo "claro" a los trabajadores despedidos, tanto por parte del sindicato como del Comité.
Sin embargo, aclaró que creen que hay vías internas para protestar y no hace falta recurrir a ningún colectivo externo, algo que se ha mostrado en los tablones de anuncios, donde se podía leer que tratarían la movilización con el movimiento "para contar con su apoyo".
Además, se mostró "dolido" por que alguna persona haya dicho que no les apoyan, cuando en el seno del Comité de Empresa hay acuerdo de los tres sindicatos con presencia en la factoría para expresar el rechazo a los despidos.
Precisamente mañana un pleno del Comité decidirá las movilizaciones que se llevarán a cabo, que "casi seguro" pasarán por paros parciales en apoyo a estos trabajadores despedidos.
Según el sindicato CGT, Iveco se ha apresurado a reconocer la improcedencia de los despidos, demostrando claramente que estos han sido selectivos y que alegar el alto absentismo solamente se trataba de una excusa.



SOLIDARIDAD CON LOS TRABAJADORES EN LUCHA.

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."