Concierto Solidario: 

BAJO SOSPECHA 

+ MENTE ARMADA



Dónde: La Casa (Carretera Arcas Reales)
Cuándo: sábado 10, 21'00 h.







 ____________

CC.OO. y UGT = sindicatos del poder


DEBEMOS considerar enemigos del movimiento y la actividad revolucionaria de la clase obrera además de a los capitalistas mismos y a sus organizaciones empresariales y sus partidos políticos, a todas aquellas organizaciones que consciente o inconscientemente, desde fuera o dentro de la propia clase obrera, participan en los planteamientos capitalistas y en la defensa de este sistema.
Todo esto en su conjunto viene a identificar como enemigos, además de los conocidos por todos, a las organizaciones no gubernamentales (ONG), a las corporaciones multinacionales y financieras, mediáticas, religiosas, castrenses, policiales, etc. Debe quedar claro también la identificación en cuanto a los sujetos que los componen y que alineados con el sistema cumplen el papel de impulsores, gestores y garantes del desorden establecido.
Entre todos ellos, es importante destacar a los militantes y seguidores de las organizaciones políticas y sindicales adscritas al sistema que bajo siglas y etiquetas de izquierda, han renunciado en la práctica a sus principios y a toda vía revolucionaria,. Han aceptado, por el contrario, los principios y planteamientos del sistema capitalista, incluso en el ámbito ideológico, desempeñando el papel de infiltrados en las propias filas de la clase trabajadora.

La falta de combatividad en los curros, en los tajos y en los barrios se ve aumentada por la falta de solidaridad y de lucha que sufrimos hoy en día en todos los sectores, ante la premisa de mantener el curro a todo precio. La gran masa mira estupefacta cómo se desarrollan los acontecimientos. Miran el cielo a ver si hay suerte y cae una solución. Parece mentira que no estemos cabreados, que el ataque que nos han infringido durante años no haya hecho herida en nuestra piel. Nos han dormido, y nosotros pedimos dócilmente que alguien mantenga nuestra miseria.
Es cierto, las cúpulas de Comisiones y UGT han hecho perfectamente el trabajo que el gran capital les ha encomendado. Han ido regalando nuestras vidas a los empresarios, año tras año han ido desarmando el potencial que pudiésemos tener para defendernos de los ataques de los poderosos, han ido transformando en peticiones parciales y mantenedores de nuestra esclavitud vendiéndonoslas como victorias. Nos han metido la paz social que tenemos: el silencio de los cementerios.

El aparato mediático nos ha engañado y nos ha hecho creer que vivíamos en un mundo perfecto. Desviaron la atención en nuestras vidas para vivir otras, hacernos creer en algún momento podíamos ser algo que nunca seríamos. Ideologizaron nuestros pensamientos para que asumiéramos la ideología del sistema, para que defendamos como sin querer creer lo que sale de nuestras bocas, ideas que nunca pueden ser las ideas de los explotados, la nación, la defensa del capital, el individualismo, el consumismo, el miedo al fin y al cabo, embutido en nuestras cabezas a través de horas y horas de luz artificial absorbidas en un sofá.
Y nosotros mientras tenemos miedo, ese miedo a que nos "roben" lo que ya nos han robado desde hace mucho tiempo. El coche, la casa, la mitad de tus posesiones son propiedad del banco, tú vida, propiedad del empresario de la compra al mejor precio posible. Todo lo que crees que es tu vida son simples números puestos en una cuenta bancaria, presa fácil de un “corralito” que cualquier día a los poderosos les interese. Pero claro es en su seguridad, la seguridad y se defiende precisamente de nosotros.
Los cuerpos de seguridad del estado están organizados a modo de ejército y para ellos en ningún momento hay crisis. En las calles nos esperan los defensores del sistema, los cuales parece que lo tienen bastante más claro que cualquiera de nosotros, ahí nos esperan con sus porras esperando que el conflicto se radicalice. Y lo peor de todo es que nosotros no somos capaces ni siquiera de cumplir sus expectativas.

Los sindicatos que se dicen revolucionarios y de clase no deberían caer en los errores del sindicalismo mayoritario, no confundir número con lucha, no perder discurso para perderse en el discurso de las masas y sacar de todo ello algún tipo de rentabilidad política, sindical, o mediática. Ahora es el momento en el que los trabajadores tienen que organizarse, los sindicatos y organizaciones de clase, mostrar que realmente están con la clase y la clase por fin despertar.
No podemos mostrar como alternativa a la derrota infligida por los sindicatos del sistema meros pasacalles para mostrar nuestras banderas, si con ellas no mostramos un verdadero deseo de lucha, una fuerza de la cual nos han desprovisto. No podemos pedir las migajas del sistema, creernos que es una victoria maquillar su derrota. Es el momento de decir las cosas claras y sin tapujos, denunciar en voz alta y por todos los medios a nuestro alcance el sistema que nos aniquila. No caer en el discurso del poder, no rendirnos a su dialéctica. Es lo mismo que rendimos a sus engaños.
Esa dialéctica que va creando un escenario distópico muy poco halagüeño. La reforma de las pensiones es una trampa, pero no porque nos quieran hacer trabajar durante más años (cosa que no queremos, ni locos), sino porque casi ninguno de nosotros vamos a poder llegar siquiera a cobrarla. El pacto de Toledo no es ni más ni menos que la legalización de las prácticas esclavistas que nos llevan aplicando durante años y son ya muchos los eslabones de la cadena que arrastramos. El objetivo único y verdadero del capitalismo y de todas sus caras políticas capitalistas no es más que el de sobrevivir en un momento en el cual se está viviendo un gran cambio geopolítico. Los damnificados como siempre somos nosotros. El estado español igual que el resto de los países que se suponían desarrollados ha acabado su ciclo de desarrollo. Y las grandes corporaciones y empresas del planeta (quienes en realidad manejan todo si son los que nunca pierden) quieren dejar esto como solar, dejando detrás de sí un cementerio de estómagos agradecidos.

Es momento de mostrar nuestra fuerza, nuestra rabia y nuestra combatividad. Nuestro ¡¡ya basta!!. Identificar a nuestro enemigo y no caer en prácticas pactistas o liquidacionistas. No asumir su juego y empezar a mostrar el nuestro. Declarar la guerra al capitalismo, que nos la declaró hace mucho tiempo.

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."