La compañía Industrias Lácteas Vallisoletanas (ILV, antigua LAUKI), controlada por la multinacional Lactalis, anuncia su intención de iniciar los trámites del cierre a los representantes de los trabajadores.

Industrias Lácteas Vallisoletanas pretende cerrar la planta de Valladolid "ante el descenso de las ventas de la marca Lauki y el estancamiento de la demanda de leche pasteurizada". La empresa, controlada por la multinacional Lactalis, ya ha anunciado su intención de iniciar los trámites del cierre a los representantes de los trabajadores, con los que la dirección ha celebrado una reunión que se ha prolongado durante toda la mañana. La compañía ha manifestado a los representantes sindicales que el cierre se tratará de realizar con el menor impacto social y buscará de minimizar el impacto en el empleo mediante recolocaciones en otras plantas del grupo.
La Junta de Castilla y León ha conocido de manera informal el posible cierre de la planta que Lactalis tiene en Valladolid, la conocida factoría láctea de Lauki, para lo que el Gobierno regional no ve «razones objetivas» y estará vigilante para garantizar los 85 empleos y proteger a los ganaderosLa vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, Rosa Valdeón, en rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, ha observado que «no hay razones objetivas para el cierre», ni razones que afecten a su viabilidad, y ha insistido en que estarán vigilantes para que se cumplan los derechos de los trabajadores, con reubicaciones en otras plantas.También vigilará la Junta para que se protejan los derechos de los más de cien ganaderos que suministran leche a esta planta«Los cierres no se pueden producir de la noche a la mañana», ha advertido la también consejera de Empleo de la Junta, que ha explicado que estarán pendientes de la reunión que mantiene tiene la dirección con el comité de empresa para ver qué razones esgrimen para el cierre. Desde hace varios años, los sindicatos vienen denunciado el traslado de parte de la producción a otras plantas de Lactalis en Sevilla, Granada y Lugo.

Sobrecapacidad productiva

El cierre, según las fuentes empresariales, responde a una situación de "sobrecapacidad" de la estructura productiva que dificulta competir cuando se ha producido un descenso del consumo de leche. La factoría de Valladolid, en la que se produce la leche Lauki, se ha visto "impactada" por el descenso continuo de ventas de esta marca, el estancamiento de la demanda de leche pasteurizada y por las pérdidas en el mercado portugués. Ha justificado también que el cierre de la planta de Valladolid entra en un proceso de reestructuración ante la necesidad de reducir capacidad y concentrar volúmenes de producción, con el objetivo de dar continuidad a las marca, especialmente de Lauki.
La planta de Valladolid fue fundada en 1954 por un grupo de ganaderos de Valladolid, bajo la denominación de Central Lechera Vallisoletana, para pasar a un propietario único pocos años después, y en la década de 1960 fue gestionada por Industrias Lácteas Madrileñas. En 1989, ya con la marca Lauki, entró a formar parte del grupo francés Sodiber, y desde 2004 el control de la factoría vallisoletana corresponde a la multinacional Lactalis, que también cuenta con plantas en Sevilla, Granada y Lugo.
La factoría de Lactalis en Valladolid cuenta con una plantilla de ochenta y cuatro trabajadores y se sitúa en un lugar estratégico dentro del propio casco urbano de Valladolid. No nos parece raro, de hecho, que a los motivos alegados de restructuración de la producción se deban unir motivos provenientes de dicha ubicación. Recordamos que ya en 2004, cuando Lactalis se hizo cargo de la compañía, se habló del cierre de la empresa por estar ubicada en una zona que hoy en día ya no es industrial sino residencial y que por eso mismo era lógico que fuera una de las empresas que más riesgo corría. 11 años después las cosas parecen dar la razón a los entonces más pesimistas.

Con futuro o sin futuro, los trabajadores debemos luchar.
Es cierto que el futuro cercano en la factoría de LAUKI parece oscuro, pero lo será más si no se plantea una lucha obrera radical contra el cierre y los despidos. Alguno dirá que el cierre es inevitable, y aunque así fuera, no es lo mismo cerrar la fábrica sin oposición que con toda la plantilla y buena parte de la ciudad en contra. Los trabajadores de LAUKI tienen la palabra, o se dedican a una falsa negociación en la que lo único que pueden sacar claro son algunas prejubilaciones y recolocaciones (en ¿LUGO?), O PLANTEAN UNA LUCHA sostenida contra el cierre de la empresa y los despidos, mediante la ACCIÓN DIRECTA, la agitación, la huelga y, si es necesario, la ocupación de la factoría.

NO A LOS DESPIDOS, NO AL CIERRE DE LAUKI
Lucha obrera, acción directa, solidaridad de clase.



Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."