[De una hoja encontrada en las calles]

A este sistema no le basta ya con la bestialidad utilizada por sus cuerpos y fuerzas represivas (polícia y ejército) para eliminar las movilizaciones y acallar las protestas del pueblo asturiano, su actividad represiva ahora es incrementada y complementada en el ámbito jurídico penal.

A la condena de los compañeros trabajadores de Arcerol, hay que sumar las impuestas a otros tres por su participación en las movilizaciones de la huelga general del 14 N del año 2012, condenados con 6 meses de prisión y 1500 euros de multa respectivamente. Otros dos siguen pendientes de que sea dictada la sentencia y muchos más a la espera de la celebración de juicios.

No obstante los trabajadores y el pueblo asturiano han dejado claro mediante su participación seria y activa en la campaña realizada en apoyo a los represaliados del 14N que no están dispuestos ni a ceder en su lucha ni a dejar en la estacada a compañeros represaliados. Miles de trabajadores hans ecundado y participado en las acciones y movilizaciones programadas. Miles de personas se concentraron frente a los juzgados de Gijón el día del juicio para apoyar a los compañeros juzgados, al tiempo que para demostrar su repulsa a este sistema legislativo y jurídico represivo, que protege a banqueros empresarios políticos y políticos ladrones, estafadores y corruptos mientras condena a los trabajadores por exigir que se cumplan y respeten sus derechos.

Pero como ya es costumbre y práctica habitual ni sindicatos oficialistas como UGT y CC.OO ni partidos políticos, ni medios de comunicación en el ámbito nacional se hacen eco o informan de la situación combativa y represiva en Asturias, y su actitud de silencio les delata como colaboradores con el sistema y sus métodos represivos.

A pesar de ello la solidaridad de clase ha sido y está siendo notable, trascendiendo a otros ámbitos de la geografía peninsular. A ello ha contribuido la Coordinadora de Cajas de Resistencia y Comités de Solidaridad en la que junto al FUSOA y otras más está integrado el Comité de Solidaridad de los Trabajadores (Valladolid) y desde donde se apoya sin reservas esta campaña, así como todos los movimientos de lucha y enfrentamiento que con carácter revolucionario se realicen contra el sistema capitalista y su actividad represiva.

(...)
Ante la situación represiva que se está ejerciendo contra el pueblo y su clase trabajadora no solo en Asturias, sino en todo el país, hoy más que nunca es necesario el desarrollo de la unidad y la solidaridad frente al capitalismo y sus colaboradores que nos roban, nos explotan, marginan y reprimen. Solo desde esa unidad combativa (seria, responsable y comprometida) y desde esa solidaridad de clase y con nuestra clase podemos hacer frente a esta situación caótica a la que nos están llevando y a todo el potencial represivo que para ello el sitema está utilizando.

Hoy más que nunca se hace necesario potenciar, participar activamente y colaborar con Cajas de Resistencia y Comités de Solidaridad que han funcionado y funcionan sin otro interés que el impulso de las luchas del pueblo y su clase trabajadora y el apoyo a los represaliados.

El Comité de Solidaridad de los Trabajadores (Valladolid), sin ningún afán de liderazgo ni protagonismo, lleva ya 43 años realizando esta labor.



Mineros asturianos en las últimas huelgas

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."