PRESENTACIÓN DE LOS LIBROS:
HISTORIAS DE AMBOS LADOS DEL MURO DE LOS AÑOS 80.



"De la Ilusión a la Decadencia. Los 80, el exterminio de una generación"
de Esperanza Monjas Sierra, Anchy.
-Vivencias en la calle y en el Patriarca-

y "Un resquicio para levantarse. Historia sunjetiva del A.P.R.E.",
de Javier Ávila Navas.
-28 años de cárcel, 12 en celdas-



EL VIERNES 27 DE FEBRERO A LAS 17:00 EN LA CASIKA

Calle Montero 15. Cercanias: Moxtoles central
Metro: Pradillo


ESTÁIS TODXS INVITADXS
NO DEJÉIS DE ASISTIR



___________________________________________  

Presentación de dos libros que narran dos historias desgarradoras que reflejan los años 80 a ambos lados del muro: Sensibilidad, Sinceridad, Cárceles, Rebeldía, Heroína, Libertad, Apoyo Mutuo, Represión, Superación Amor y Amistad.


 

"De la Ilusión a la Decadencia. (Los 80, el exterminio de una generación)", de Esperanza Monjas Sierra (Anchy). 

Vivencias en el Patriarca y en la calle.


Día viernes 6 de febrero en la "Biblioteca Social Hermanos Quero"

C/ Acera del triunfo nº 27 (Granada).






"Un Resquicio para Levantarse. Historia Subjetiva del A.P.R.E.", de Javier Ávia Navas. 28 años de cárcel, 12 de ellos en celdas de "Régimen Especial".


Día sábado 7 de febrero en el C.S.O.A. "La Redonda"

C/ Camino de ronda nº 190 (Granada).






[ INFORMACIÓN SOBRE LOS LIBROS Y LA EDITORIAL ]


"De la Ilusión a la Decadencia. (Los 80, el exterminio de una generación)", de Esperanza Monjas Sierra (Anchy).

Esperanza Monjas Sierra, Anchy, nació en el madrileño barrio de La “Ciudad de los Ángeles”, en el distrito de Villaverde, zona netamente proletaria situada al sur de la Capital.
De familia obrera, fue la pequeña de cinco hermanos. Su madre y su padre se desvivieron para sacarlos adelante en los difíciles años que les tocó vivir su más tierna infancia.
Nada más empezar su adolescencia, siendo aún una niña, empezará a buscar la libertad en las calles del Foro. Conocerá a su pandilla, y juntos, empezarán el recorrido que se asemeja a tantos jóvenes de la misma época: sus primeras manifestaciones, conciertos, escapadas, conversaciones eternas sobre cómo cambiar el mundo y el odio a toda injusticia, sus sueños narrados con voz sosegada a la luz de la Luna, sus noches eternas en tugurios y soportales, sus primeros porros…
Maldecirán sus vidas por precarias y con impotencia al ver a sus padres y madres currando eternamente por una miseria, mientras en el centro de la “capi”, las lujosas tiendas exponen productos en los escaparates a precios “solo para ricos”.
Serán amigos para siempre hasta que entre en sus vidas la heroína. Esa arma letal amparada por el gobierno y la policía para diezmar a toda una generación de jóvenes inconformistas, y plegar así, los espíritus desobedientes de miles de chavales que tenían la capacidad de poner todo patas arriba.
Si podemos achacar cierta inocencia a esta generación, es indudable que muchos de ellos poseían una fuerza de voluntad abrumadora, y qué, como Anchy, puedan vencer al mono del caballo y rehacer sus vidas, aunque no siempre será tan fácil.
Esta novela autobiográfica, hará que te sumerjas en una realidad (la del Madrid de los 80) de una manera cruda pero también con una ternura inusitada, como nunca será reflejada por la miserable “historia oficial”.
A partir de la tortuosa y valiente vida de Anchy, te sentirás enganchado a la rebeldía, al anhelo de tentadoras y mágicas sensaciones, a la búsqueda de la libertad. Y sobre todo recobrarás con una nostalgia ya olvidada, el sentido de la palabra AMISTAD.
Un relato callejero y apasionado, marcado por los efectos de la maldita droga, que consigue trasladar a la persona que lo lea un deseo revitalizado de tomar las riendas de su vida, de no rendirse nunca, en definitiva, de LUCHAR.




"Un Resquicio para Levantarse. Historia Subjetiva del A.P.R.E.", de Javier Ávila Navas. 


En este libro nos cuenta Javi Ávila Navas, llamado el Niño, sencilla y directamente, su vida. Pero hay vidas y vidas. Esta es la de un rebelde cuya forma de ser le lleva a participar en la creación de situaciones de las que dan qué pensar. Habiendo sido “cliente”, desde muy jovencito, de las instituciones punitivas estatales, se enfrentó siempre a ellas con impulso refractario y autoafirmativo, intentando y logrando la fuga en numerosas ocasiones. Aún así, ha pasado 28 años en prisión, muchos de ellos sometido al programa penitenciario de neutralización llamado eufemísticamente “Régimen Especial”, que podríamos llamar con mayor propiedad régimen de máxima crueldad, verdadero núcleo duro de la institución total carcelaria. Ante su acción deshumanizante, encontró, con sus compañeros de castigo, en la amistad y el apoyo mutuo y en la lucha común por la libertad, la justicia y la dignidad de todos, un refugio donde CONTINUAR siendo ellos mismos. Para avivar el fuego de la insurrección contra las infrahumanas condiciones de vida en las cárceles españolas, que llevaba encendido ya unos cuantos años, concibieron el APRE –Asociación de Presos en Régimen Especial– para intentar aglutinar, alrededor de una tabla reivindicativa y unas tácticas comunes, a la minoría de irreductibles que habían sido destinados a “la cárcel dentro de la cárcel” para quebrarlos, disuadiéndoles de seguir intentando la fuga y su supervivencia como seres humanos. Aunque la llama se extendió durante algún tiempo, su levantamiento fue finalmente aplastado en el aislamiento, por la violencia y por la astucia de la izquierda de la partitocracia española, los “socialistas” de la corrupción y del GAL, apoyados incondicionalmente por los “medios de comunicación de masas” y por la mayor parte de la sociedad española del momento. Pero conquistaron al menos un punto de vista, una perspectiva de la dominación, lograda enfrentándose a ella en primera línea. Muy reveladora, por tanto, para quienes alguna vez se decidan a intentar lo mismo. Desde ahí pueden comprenderse mejor también los cambios subsiguientes en el sistema penitenciario, como la construcción de macrocárceles o la invención de los “módulos de respeto”. Lo que se ofrece aquí es, entre otras cosas, un ejercicio de memoria y reflexión sobre todo eso.  


Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."