Escrito de Mónica Caballero desde la prisión de Ávila

Publicado por valladolor miércoles, 22 de octubre de 2014 , , ,




Escrito de Mónica Caballero desde la prisión de Ávila




En manos del Estado la fuerza se llama Derecho, en manos del individuo
recibirá el nombre de crimen. Crimen significa el empleo de la fuerza por
el individuo; sólo por el crimen puede el individuo destruir el poder del
Estado, cuando considere que está por encima del Estado y no el Estado por
encima de él.
 Max Stirner



En estas fechas, cuando casi se cumplen 10 meses desde que estoy en
prisión en las cárceles del Estado español, me es necesario entregarles
estas palabras a ustedes queridos/as compañeros/as que luchan por la
abolición de toda autoridad y el desarrollo integral de cada individuo.
        Hoy el anarquismo es una de las mayores preocupaciones a nivel de
seguridad para muchos Estados occidentales (y algunos orientales); en
esta caza de brujas de antiautoritarios informales todo vale, esta
histeria represiva es inherente a la conquista de la liberación total, es
tan antigua como las ideas ácratas. Por lo que a todo quien intente
enfrentarse o simplemente cuestionar el orden imperante le espera una
visita momentánea o prolongada en alguno de los apacibles monumentos del
exterminio humano. En mi caso el pasar por alguna jaula no es nuevo. En
cuanto te decides a luchar contra lo establecido el castigo es una de sus
consecuencias, esta postura va mucho más allá de la visión demócrata de
Inocente/Culpable, la cual no tiene sitio en alguien que quiere destruir
este mundo que se cimienta en leyes en las cuales no creo. No reconozco
juez alguno, su derecho me transforma en esclava, su justicia me vuelve
prisionera.
        En el interior de las prisiones salen a relucir la mayor basura de la
sociedad. Aquí dentro se machaca al individuo en lo más profundo de su
esencia, el chantaje y manipulación por parte de los tentáculos del Poder
se mezcla y transforma como política de reinserción social. Ante esta
política la coherencia es mi victoria, mantenerme incorruptible y digna
es la pelea diaria.
        En este proceso político-jurídico-policial que se ha llevado en un
principio contra un grupo de compañerxs y por último ha decantado en mi
amado compañero y yo, los aparatos del Poder han usado las más diversas
artimañas, algunas bordean el ridículo, pero quienes han mamado de este
Sistema e intentan perpetuarlo jamás comprenderán nuestras formas. Formas
que rompen la jerarquía, que no reciben órdenes de nadie, que crecen y se
multiplican como la maleza en su tranquilo y estéril jardín. El conjunto
de ideas anarquistas se desarrollan en la complejidad de la integridad
individual, este individuo libre asociado con otros individuos acaban con
esta podrida sociedad.
        Las formas y los modos en que los individuos se enfrentan al dominio son
múltiples y no tienen límites, ninguno es mejor ni peor, sólo son
distintos. Ningún ácrata que se considere como tal puede imponer el qué
hacer a nadie y mucho menos permitir algún tipo de imposición.
        En el camino de construcción-destrucción anarquista no poseemos (ni
queremos) ningún tipo de manual o itinerario, lo construimos en el día a
día con nuestros afines. Para quienes creen que lxs antiautoritarixs
seguimos a rajatabla los postulados de algún compañero “renombrado”, les
digo que no han entendido nada.
        Si bien a lo largo de la historia en la lucha contra la autoridad han
habido (y hay) muchísimos valiosos compañeros y compañeras que han hecho
grandes aportes, eso no quiere decir que rindamos algún tipo de culto a
alguno.
        Queridxs compañerxs me encantaría dedicarles palabras en más ocasiones,
pero ante las limitaciones en que me encuentro no tengo la certeza si
podré comunicarme de esta forma nuevamente.
        Dentro de algunos meses se realizará el juicio contra nosotros, para ese
momento intentaré mantenerme a la altura de las circunstancias, jamás
agacharé la cabeza.
        Envío un abrazo fraterno a quienes se han solidarizado con nosotros, cada
gesto solidario ilumina las sombras de estas frías paredes.
        A los prisioneros políticos subversivos que se encuentran en las cárceles
del Estado chileno: siempre están presentes en mis pensamientos, aunque
me encuentre lejos, estoy con ustedes. Y a ustedes hermanos y hermanas
libremente escogidos, pronto volveremos a cruzar nuestras miradas.

¡Mano abierta al compañero, puño cerrado al enemigo!
¡¡Muerte al Estado y viva la anarquía!!



Mónica Caballero Sepúlveda
Prisionera Política Anarquista
C.P. Ávila, septiembre de 2014
Territorio dominado por el Estado español



[Nota de la transcripción: estas letras de Mónica fueron escritas a
principios de septiembre y deberían haber sido publicadas hace más de un
mes, pero por motivos que desconocemos no llegaron a nuestras manos hasta
ahora, finales de octubre]




Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."