El banco aplaza el desahucio de una madre y sus dos bebés de un piso okupa de Pajarillos

Stop Desahucios intentará buscar ahora un alquiler social para la familia de la calle Papagayo

 
 
 


La concentración de más un centenar de personas, convocada por la plataforma Stop Desahucios, a las puertas de un piso okupado por una mujer y sus dos bebés ha conseguido que la entidad propietaria de la vivienda de la calle Papagayo (Pajarillos) aplazara, al menos, el proceso de desalojo de la familia. El piso, que había sido desahuciado con anterioridad , fue okupado por la mujer con sus dos hijos pequeños. 

La protesta ante el bloque de la barriada del 29 de Octubre se ha trasladado después a las puertas de una sucursal del Banco Popular –la casa pertenece a una entidad vinculada a este banco–, en la calle Cigüeña, contra cuya fachada han lanzado huevos los manifestantes en protesta por el intento de desalojo de la familia.

Una portavoz de Stop Desahucios ha anunciado que el grupo intentará negociar ahora un «alquiler social» para la familia tanto con los Servicios Sociales del Ayuntamiento como con la propia entidad bancaria.

La protesta ha comenzado a primera hora de la mañana y ha concluido minutos antes de las dos de la tarde una vez aplazado el desalojo de la mujer, de 26 años, y de sus dos niños de 4 y 18 meses. La inquilina de la casa, ha mostrado su disposición a pagar una renta social para continuar en el piso.


UN DESALOJO, MIL OKUPACIONES




Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."