Muere bajo custodia de los mossos un detenido en Girona

Publicado por valladolor martes, 31 de julio de 2012


El ciudadano argentino Juan Pablo Torroija vivía en un Okupa de Girona, España. Hace veinte días fue detenido por la policía y golpeado de forma salvaje. Agonizó durante dos días en un hospital y murió en circunstancias extrañas. Ni su familia ni el consultado argentino fueron avisados de la muerte.

Hace siete años, Juan Pablo se fue a vivir a España. Quería estar al lado de Jazmín, su novia de entonces. Se vinculó al movimiento okupa de Barcelona, que busca recuperar viviendas abandonadas. El año pasado, cuando la Marcha de Los Indignados se desperdigó por Europa, las cosas se pusieron difíciles. A él y a todos sus compañeros de militancia los echaron de los viejos edificios y empezaron a perseguirlos. Tuvo que irse de la okupa Barna y llegó a Girona.

De 41 años y con una hija pequeña, en la nueva ciudad tenía pocos amigos. Todos sus conocidos estaban en Barcelona o en La Plata y Buenos Aires, sus territorios de antes. Estaba buscando naturalizarse en España y por eso tenía sus documentos en regla. En cada registro que firmaba, Juan Pablo dejaba el teléfono de su excompañera española: por si lo necesitaban, por si alguien lo buscaba.

El 10 de julio, a días de su cumpleaños, Juan Pablo desapareció. Este sábado, tras 18 días de buscarlo y llamarlo a los teléfonos de sus conocidos, la familia Torroija se enteró de que llevaba muerto dos semanas. También supieron, en Argentina, que algo extraño le había pasado.

Ese día, o tal vez el miércoles 11, la Policía de Girona, conocida como Mossos d’Esquadra, lo detuvo en la calle. Estaba solo. Lo llevaron a la Comisaría Vista Alegre y de allí al Hospital Trueta, en el centro de Girona; al menos la ambulancia provenía de ese lugar. Aún no había amanecido. Tenía signos de ahorcamiento. La Policía dijo que Juan Pablo había intentado suicidarse. El relato de otro inmigrante dice algo diferente.

Un chico italiano llegó el 13 de julio a la casa de Mariano, uno de los pocos conocidos de Juan Pablo en la nueva ciudad. Le dijo que estaba en el hospital y que unos policías lo habían ahorcado; eso le describió con señas y casi en silencio. Después, el chico italiano se despidió. Solo agregó que él también se iría: los Mossos d’Squadra lo habían amenazado y ahora temía por su vida.

El conocido de Juan Pablo fue al hospital y lo vio agonizar. El cuerpo está guardado en una morgue judicial de Girona.

La familia Torroija se enteró este sábado de esa parte de la historia. Tuvieron que esperar que un amigo de Juan Pablo fuera a España a buscarlo y allí se encontrara con el relato de Mariano, el otro okupa. “Nos dijo que cuando Mariano lo vio estaba todo golpedo en la cabeza, en las costillas del lado izquierdo, en los brazos y con el cuello todo marcado, no por soga, sino por trauma. Que en todos esos lugares estaba cubierto con cinta blanca, como tapando los golpes”, contó una allegada de la familia.

Los médicos del Hospital Trueta habían dicho que el argentino tenía daños irreversibles por la asfixia. El 14 de julio, Juan Pablo murió. Según sus familiares, quien lo vio con vida no pudo avisarles porque no sabía cómo comunicarse: la Policía no le había entregado los objetos personales, donde tal vez estaría anotado un teléfono, un correo, una dirección.

El cónsul argentino aún no ha tenido acceso a la causa. Su muerte debió ser informada al consulado argentino en Girona, así también el proceso judicial que significó la aprehensión. “El cónsul de Argentina en Barcelona se enteró el sábado de la historia. Se presentó hoy al fiscal y no le dieron más explicación que la informada en la autopsia. Hay en este caso violación a los Derechos Humanos, estamos hablando de apremios ilegales y de torturas en situación de cárcel”, dice una allegada a la familia.

Entre Argentina y España hay un océano de distancia. Eso lo saben ahora los familiares de Juan Pablo. Primero, no han podido investigar los hechos o elevar un reclamo de justicia; segundo, no han logrado la repatriación del cadáver. Los amigos del okupa, antes asentados en Barcelona, hoy andan dispersos por toda España, no son ya el grupo cerrado y fuerte de antes de la crisis económica, que podría luchar contra algún desmán oficial. Sus conocidos en Girona son pocos y tienen miedo: temen que por escarbar en el caso de Juan Pablo los persigan aún más, que, como dijo Mariano, “se les vuelva a ir la mano”.

El hermanastro de Juan Pablo, junto a su excompañera y su hija, se presentaron con abogados al Juzgado N.° 1 de Girona. Sus intenciones eran que se realizara una nueva autopsia y que los policías que actuaron en la detención fueran interrogados. El juez desestimó ese pedido y agregó que no hay más para investigar: que la muerte del okupa argentino fue un suicidio. Al paso de los hechos, la causa será archivada en 15 días.

La respuesta que obtuvieron las autoridades consulares no fue mayor. Les entregaron el acta de la autopsia y el gobierno local les pidió disculpas por no haber informado del fallecimiento del ciudadano argentino.

http://cosecharoja.fnpi.org/murio-un-argentino-en-espana-sospechan-de-la/





Silenci davant la mort d'un detingut a Girona
http://directa.cat/noticia/maxima-opacitat-mort-dun-detingut-girona



Juan Pablo T. va morir fa 15 dies a l'Hospital Trueta després de ser traslladat en ambulància des de la comissaria de la policia municipal
Fotografia: Robert Bonet
La família no sap res encara de les circumstàncies concretes de la mort de Juan Pablo T., de 41 anys. Només saben que s'han assabentat de la seva defunció 14 dies després dels fets. Fins aleshores, per ells, ha estat desparegut. Avui dilluns arriben a Barcelona des d'Argentina, rere dies de recerca infructuosa motivats per la coincidència amb l'aniversari del detingut, nascut el 24 de juliol a La Plata argentina. Sabien també que el seu familiar vivia fa 7 anys a Girona. I que l'11 de juliol va entrar viu a comissaria després de ser detingut violentament al carrer. Avui volen per recuperar el seu cadàver.

La informació és, hores d'ara, encara molt confusa. Els fets s'haurien produït ara fa 18 dies i, segons la versió familiar, després de ser detingut, la víctima va ser traslladada a la comisaria dels Mossos d'Esquadra de Vista Alegre de Girona. Contrastades aquest matí les informacions amb l'Àrea de Comunicació de Mossos de Barcelona i Girona, la detenció i custòdia hauria estat responsabilitat, però, de la policia local gironina. Segons ha pogut recollir la Directa aquest matí, la versió oficial de la policia municipal és que Juan Pablo T. va ser detingut al carrer Emili Grahit després d'una persecució. Acusat de robatori en un vehicle, va ser traslladat a la comisaria. Un cop a la cel·la, va intentar penjar-se amb la seva camisa, fet que va ser observat des de les càmeres de videovigilància. Els agents van provar de reanimar-lo mentre requerien la presència del SEM (Serveis d'Emergències Mèdiques), que va estabilitzar-lo i el va traslladar d'urgència a l'Hospital Trueta. Respecte l'absència d'informació a la família, la policia local addueix que "va sortir amb vida de la comisaria" i que la responsabilitat de comunicar la defunció seria dels serveis sanitaris o del del jutjat d'instrucció número 4 que instrueix la causa. Aquesta versió dels fets ja va ser publicada per 'Diari de Girona' el passat dia 12.

Família sense informació i versió contraposada
Hores després de la detenció, un amic s'hi va personar per interessar-se per la seva situació i li van comunicar que l'havien ingressat a l'Hospital Trueta perquè s'havia intentant penjar. L'amic es va traslladar al centre hospitalari on els metges li van comunicar que les lesions per asfíxia eren ja irreversibles i que es temia per la seva vida. Juan Pablo T. va ingressar a l'hospital gironí a les 4:32 hores de la matinada de l'11 de juliol, en una ambulància procedent de la comissaria. Moria el 14 de juliol. A les 12:50 del dia 15 de juliol, el seu cadàver era retirat pels serveis funeraris. La mort del detingut no va ser referida enlloc i la família directa argentina no va ser mai informada.

L' amic, l'única persona que el va veure després de la detenció, refereix que el cos de Juan Pablo tenia cops i múltiples hematòmes al cap, a les costelles, als braços i al coll i tots els símptomes aparents d'haver estat apallissat. Segons la família, cap policia va contactar tampòc amb la diplomàcia argentina a l'Estat espanyol, a qui estan obligats a comunicar la detenció dels seus ciutadans. La primera notícia rebuda pel Consulat de l'Argentina a Barcelona va ser el reclam de la família. Madres de Plaza de Mayo i organismes de drets humans argentins, com la CELS o el CDDHH de la UNLa ja han comunicat el seu suport a la família. Per la seva banda, la Coordinadora per a la Prevenció i Denúncia de la Tortura (CPDT) també s'ha posat a disposició de la família.

Tercer mort sota custòdia durant 2012
L'1 de gener, Sergio E.C. de 34 anys, moria a l'UCI de l'Hospital de Manresa, on va ingressar després de de ser detingut pels Mossos el 30 de desembre. La família va denunciar agressions policials sobre el familiar, però el mateix Felip Puig les va desmentir. Només cinc dies després, Idrissa Dialo, un jove guineà de 21 anys empresonat al CIES de la Zona Franca –on la custòdia l'exerceix el CNP espanyol– moria per falta d'atenció mèdica.

Uns fets semblants es van produir el 31 d'agost de 2011 a Manresa, quan un jove manresà, detingut pels Mossos d'Esquadra quan va intentar fugir per no tenir els papers en regla, va entrar en estat de coma mentre estava sota custòdia policial a l'Hospital de Sant Joan de Déu de Manresa. Dies després Mustafa El Marrachki moria. La versió policial oficial va adduir que es tractava d'un suïcidi, però la família sempre va manifestar que com era possible ""que una persona detinguda, emmanillada i sota custòdia policial dins d'un hospital es pugui intentar suïcidar sense que ningú no ho vegi i hi intervingui?". El passat 23 de setembre, mig miler de persones es van concentrar a Manresa per exigir "veritat i justicia".

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."