La empresa La Regional VSA, dependiente del grupo logísitco MAT, continua profundizando en su política represiva y de despidos estratégicos a dedo.
Un trabajador, con más de 5 años en la empresa, ha sido despedido mediante burofax mientras se encontraba de baja. Esta práctica se está volviendo cada día más común a medida que se van aplicando y viendo las consecuencias de la reforma laboral impuesta por el gobierno.
El trabajador formaba parte de la lista alternativa a los sindicatos mayoritarios CCOO y UGT que se estaba conformando para las próximas elecciones sindicales. Estos sindicatos son los que han controlado el comité de empresa hasta la fecha.
La empresa realiza así una pinza con los sindicatos vendidos al capital para reprimir cualquier conato de organización al margen de ellos o cualquier principio de lucha.
La causa alegada, como en el caso de otras tantas empresas que estamos viendo en los últimos tiempos, es la acumulación de faltas graves - todas ellas recurridas y a la espera de juicio-. El despido, totalmente selectivo, a dedo, y de carácter estratégico ante las próximas elecciones sindicales, ha sido realizado como procedente, cuando las supuestas faltas son todas mentiras tras mentiras que no se sostienen. Esto, de nuevo, demuestra cual es la política de la empresa y del empresariado español en su conjunto: represión y despidos para los trabajadores, beneficios para los directivos.


LA REGIONAL VSA EXPLOTA.

CONTRA LOS DESPIDOS
CONTRA LA REPRESIÓN

LUCHA OBRERA.
SOLIDARIDAD, ACTIVA Y DE CLASE.



Extraído de KAOS EN LA RED: http://www.kaosenlared.net/noticia/nuevo-despido-empresa-autobuses-regional-vsa

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."