Sobre las amenazas contra el CSOA La Gatonera (Carabanchel, Madrid) y el concierto celebrado el pasado domingo


Ante todo y lo primero, queremos agradecer el apoyo mostrado a todos los que se solidarizaron con La Gatonera el pasado Domingo. Tras el aviso de prohibición del concierto por la Junta de Gobierno de Madrid, los munipas aparecieron varias veces a lo cual se encontraron con las puertas cerradas, sin intento alguno de desalojo.

Sin embargo, queremos comentar ciertas cosas sobre esta nueva estrategia de represión que se está llevando a cabo, y que sabemos que están sufriendo otros centros sociales de Madrid desde el incidente en el Madrid Arena.

En la carta que recibimos, se nos decía que el edificio no estaba amparado por la licencia correspondiente, y que era incompatible con el uso de espectáculos públicos sin la adopción de las medidas de seguridad correspondientes.

Hasta ahora en los diferentes centros sociales, se han intentado prohibir exclusivamente conciertos y no todos los otros eventos, lo cual muestra la hipocresía de las instituciones del estado, que atacan aquellos eventos destinados a la autogestión de los centros y de otros proyectos políticos bajo pretexto de “nuestra seguridad”, como así tienen el descaro de manifestar en su carta.

Pero lo que más nos inquieta, es que la carta nos acepta como ente o “edificio del movimiento okupa” (literal), nos acepta como espacio de eventos, sólo que no tenemos la licencia correspondiente.

Somos conscientes de que la sana heterogeneidad de los espacios combativos en Madrid ha sido y está siendo rapiñeada por elementos del Estado con el objetivo de utilizar el descontento social para provecho de sus propios intereses partidistas, dándose casos en los que se llega a negociar con el gobierno, quedando así acciones que, aunque por naturaleza van en contra del Estado, terminan siendo absorbidas por el mismo. Lo que queremos por tanto, es alertar de lo que esta nueva estrategia puede suponer, que es el clásico recuperacionismo o absorción de las luchas por parte de lo que siempre fue el enemigo, haciendo que vayamos aceptando poco a poco y no de golpe, para finalmente existir como un elemento más del estado que ofrezca un servicio más a la comunidad. Berlín es el mejor ejemplo del daño que puede llegar a hacer esta estrategia contra los movimientos sociales.

El Estado hoy día es el defensor de la propiedad privada, y la okupación, como acción contra la propiedad privada, es una acción contra el Estado. Es una acción que no quiere aceptar ni ser aceptada por el Estado, y en el caso de nuestro centro social, destinamos el espacio a todo lo que proponga, construya o apoye iniciativas que nos ayuden a autogestionarnos frente a él o a luchar contra él. Por ello rechazamos encajar en sus normas y licencias, rechazamos la legalidad y abrazamos la ilegalidad, y si por seguridad fuere, sólo aceptaremos lo que nosotros junto a los vecinos y compañeros que se nos unan, decidamos por asamblea, y no lo que nos imponga la misma gente contra la que estamos luchando.

Nos parece un acto miserable por parte del Gobierno, siendo el objetivo el de inculcar miedos e inseguridades a los centros sociales por eventos concretos, con amenazas destinadas a dividirnos para ver qué centro social se achanta más o menos, etc. Ante esto respondemos que LA AMENAZA SOMOS NOSOTROS, que estamos preparados para desalojos todos los días porque la okupación en sí es una amenaza diaria contra ellos. Su intento de definir nuestros eventos como espectáculos públicos resulta patético, siempre seremos nosotros los que nos definiremos como queramos y sólo si queremos hacerlo.

Nuestro espacio no es público ya que no es de pública concurrencia: fascistas y policía no son bienvenidos. Nuestro espacio no es privado, sino que lo hemos liberado de la propiedad privada. Ni siquiera estamos seguros de poder decir que es nuestro. Nos alegramos de no encajar en ninguna de sus definiciones y seguiremos trabajando en la creación de conceptos que pongan en peligro la credibilidad de esta hipnosis colectiva llamada Estado.

Desde aquí felicitamos a todos los centros sociales que hayan recibido la carta, ya que eso supone que molestáis al Estado, y eso es lo MÍNIMO a lo que deberíamos aspirar. Ahora, sólo falta seguir con la lucha conjunta diaria para conseguir su destrucción.

Seguiremos resistiendo.

CSOA La Gatonera



Lxs compañerxs del Centro Social Okupado Autogestionado La Gatonera,
ubicado en el número 9 de la calle Amistad del distrito de Carabanchel, en
Madrid, recibieron una nueva amenaza por parte de la policía, que les
entregó una carta donde decía que en caso de seguir adelante con el
concierto que tenían programado para el pasado 5 de enero, el desalojo sería inminente.


La política represiva del gobierno de la comunidad de Madrid encabezado
por la filofascista Cristina Cifuentes continúa siendo aplicada con la
mayor severidad contra los espacios que no ceden ante el chantaje al que
otros espacios ya se han rendido. Especialmente tras la tragedia
acontecida en el Madrid Arena la policía está utilizando la supuesta falta
de medidas de seguridad o de espacios correctamente habilitados como
pretexto para violar su propia ley intentando penetrar en los espacios
antagonistas sin orden judicial y amenazando con desalojar aquellos donde
no se les permite el paso, argumentando que no pueden realizar conciertos,
fiestas y demás actividades lúdicas pensadas con el fin de, simplemente,
pasarlo bien o, en algunos casos, de obtener fondos que luego destinar a
la financiación de otras luchas, colectivos o campañas antirrepresivas o
solidarias con compañeras y compañeros que atraviesan procesos judiciales
o que se encuentran encarceladxs.
Por su parte, lxs compañerxs han asegurado que una vez más se mantendrán
en su sitio y no cederán ni un milímetro por las buenas. El concierto
siguió adelante, igual que seguirán adelante las demás actividades
programadas entre las que se encuentra, recordemos, el próximo día 11, un
acto en solidaridad con lxs presxs anarquistas de larga condena.



COMUNICADO DEL CSO LA GATONERA ANTE LAS AMENAZAS POLICIALES:


Hemos recibido nuevamente una carta de parte de la policía amenazando con
desalojar el Centro Social si se mantiene el concierto de mañana 5 de
Enero.

La puerta ha sido forzada pero no han entrado.

Nuestro posicionamiento es el mismo que el que tomamos la última vez que
pasó esto y por nuestra parte el concierto seguirá adelante, asumiendo las
consecuencias que ello pueda conllevar.

Hacemos un llamamiento para que quienes se sientan identificados con
nuestro posicionamiento, se acerquen a defender La Gatonera durante todo
el día.

Porque ni pactamos ni negociamos…
VIVAN LOS CENTROS SOCIALES OKUPADOS.
MUERTE AL ESTADO Y VIVA LA ANARQUÍA.

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."