Sobre el caso del compañero Mario López en México

Publicado por valladolor domingo, 1 de julio de 2012




El compañero Mario López es un anarquista de 27 años de México que en la madrugada del pasado martes al miércoles sufrió un accidente en Coyoacán, cuando presuntamente explosionó el artefacto incendiario que manipulaba o transportaba. Cabe señalar algo al respecto de esto. En algunas fuentes he leído que, según la información "oficial", el accidente se habría producido cuando la bomba que el compañero presuntamente transportaba en una mochila, estalló. Sin embargo, tras aparecer allí la policía y empezar con todo el petate investigativo, en su mochila, además, tras ser registrada por la policía se habría encontrado otra bomba que no estalló y habría sido llevada a instalaciones policiales para ser desactivada y estudiada. Yo pregunto, teniendo en cuenta la potencia que uno de esos artefactos incendiaros puede tener (pues hasta el más débil es capaz de carbonizar fácilmente una mochila corriente y para saber esto no hace falta saber de explosivos ni ser artificiero, sino usar la lógica), ¿cómo es posible que si la bomba explota dentro de la mochila, y dentro de la mochila hay una segunda bomba, la explosión de la primera no haga detonar también la segunda?, ¿cómo puede ser que se haya encontrado la segunda bomba y se la hayan llevado para "desactivarla"?, no lo entiendo.

Al margen de ese pequeño detalle, que dejaré en el aire y que, de todos modos, no tiene por qué tener relevancia (pues otras fuentes han dicho que la bomba explotó mientras era manipulada, que no transportada), pues también ha trascendido que el compañero fue trasladado en calidad de detenido al hospital general Rubén Leñero y desde entonces, pese a encontrarse consciente, se le estarían realizando intervenciones quirúrgicas tales como injertos de piel para reemplazar el tejido destruido y otras por ejemplo en una de sus piernas, que resultó con heridas muy graves y corre el riesgo de tener que ser amputada.

También se sabe que estaría aislado y que el único contacto que le permiten tener (además del de lxs maderxs que le vigilan y hostigan constantemente) es el de su defensa legal, que además, es la de oficio (es decir, la que le proporcionó el Estado), ya que no le han dejado llamar a nadie por su condición actual de detenido bajo aislamiento, ni tan siquiera a su abogado personal.

Por ahora el compañero no habría hecho mayores declaraciones, aunque se sabe que se ha declarado abiertamente como anarquista pero ha negado totalmente su relación con grupos o movimientos como "yo soy 132" y "Frente de Salvación Tenochtitlan", con los cuales se le vinculó (como siempre, buscando el máximo morbo, sin puñetera idea y dándoselas de "entendidxs" del asunto) en algunos artículos aparecidos en la prensa burguesa.

Al compañero, además de por el bombazo que casi le cuesta la vida, intentan también vincularle con otra explosión que esa misma noche, apenas una hora antes, había destruido un cajero automático en las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad de la delegación de Tlalpan, también al sur de México.


A Mario Antonio L.F. le detuvieron este martes 26 de junio por la mañana en Coyoacán, México, después de sufrir quemaduras en los brazos, las piernas y el estómago cuando él supuestamente hizo estallar el artefacto incendiario que manipulaba. La policía que investiga la posible relación de Mario con otra explosión que ocurrió aquella noche en el cierre de las instalaciones de la Comisión Federal de Electricidad en la delegación Tlalpan, también en el sur de la Ciudad de México. El detenido, de 27 años, fue ingresado en el Hospital General Rubén Leñero.

Unos días antes, y no tenemos ninguna evidencia de cualquier relación con el episodio anterior, el "núcleo de la destrucción revolucionaria de la misma por el Estado células independientes de la Revolución Inmediata -. Práxedis Gilberto Guerrero" atribuíase a través de una extensa declaración el envio de dos paquetes bomba para el embajador griego en México. Ambos paquetes, que constaban de dinamita y metralla, reivindicáronse en solidaridad con los presos anarquistas en Grecia.

[informaciones extraídas de la rebelion de las palabrsa y abordaxe revista]

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."