En la concentración solidaria con los huelguistas del 29M presos por luchar, que tuvo lugar el Jueves 14 en la madrileña plaza de Tirso de Molina, se presentó públicamente la manifestación del Sábado 30J con el lema Ni recortes ni represión: ¡autodefensa en los
barrios!.
Durante el acto los y las solidarios/as no dejaron de corear consignas como ‘Andreu llibertat’, ‘libertad, libertad a los presos por luchar’, ‘los ricos nunca entran, los pobres nunca salen‘ o ‘las prisiones son centros de exterminio’.

 

 

·Madrid en solidaridad con las represaliadas por la Huelga del 29M y más allá·


Doscientas veinte personas detenidas, casi medio millar de identificaciones, una ingente cantidad de multas… seis personas en prisión preventiva. Este ha sido la respuesta del Estado a la única forma de desobediencia que, casi residualmente, sigue reconociendo: la Huelga General.
Javi, Dani, Isma, Laura, Rubén y Andreu son víctimas arbitrarias de ese poder que se niega a aceptar su propio desmoronamiento y reprime cualquier nueva forma de organización social que suponga una amenaza a ese viejo mundo. Su tiempo está agotado.
Todas estuvimos en las calles durante la última Huelga General, todas quisimos aprovechar el último y único resquicio que se deja a la desobediencia. Fuimos nosotras quienes cortamos calles, cerramos bancos, saboteamos locales, quienes trataron de compensar ese día toda la presión que sufrimos por parte del Capital, quienes tratamos de subvertir temporalmente la violencia estructural que padecemos en nuestra vida cotidiana. Todas eramos legiones de javis, de danis, de ismas, lauras, rubenes y andreus. Somos el síntoma del final de un sistema, y somos a su vez la semilla de una nueva forma de vida. Tenemos la legitimidad, y lo saben (¡y lo sabéis!), y nos temen (¡nos teméis!), y nos reprimen (¡nos alimentáis!).
Nos hemos sacudido el miedo de encima y frente a la represión cotidiana reivindicamos la autodefensa diaria; impidiendo desahucios, cortocircuitando redadas racistas, saboteando, ocupando el espacio urbano, practicando la acción directa, creando huertos, expulsando del barrio a los pistoleros que con su presencia tratan de recordarnos cómo se mantiene este orden social…

Hemos tomado, en definitiva, la firme determinación de exprimir al máximo la solidaridad y el apoyo mutuo entre iguales, para obtener de ellos el aliento necesario, y continuar la lucha. Por eso Vinimos aquí para encontrarnos junto a otras; hemos tomado las calles y estamos cada vez más organizados, cada vez más legitimados.

El viento sopla a nuestro favor. Fin de la obediencia.

Madrid a junio de 2012.
http://nirecortesnirepresion.org/

Valladolor no admite comentarios
La apariencia como forma de lucha es un cancer
El debate esta en la calle, la lucha cara a cara
Usandolo mal internet nos mata y encarcela.
Piensa, actua y rebelate
en las aceras esta el campo
de batalla.

si no nos vemos
valladolorenlacalle@gmail.com















ARCHIVO

Traduce-Translate-Μετάφραση

Contrainformacion internacional

"Las prisiones son una parte más de la esencia represiva de todo Estado, no hay que olvidar la parte que nos toca a lxs que aún seguimos en la calle.

No podemos ver las cárceles como algo ajeno a nuestras vidas, cuando desde temprana edad hemos sido condicionadxs a no romper las normas, a seguir una normalidad impuesta; el castigo siempre está presente para lxs que no quieren pasar por el aro.

En el trabajo, en la escuela... domesticando y creando piezas para la gran máquina, piezas que no se atrevan a cuestionar o que no tengan tiempo para hacerlo.

Hemos sido obligadxs a crecer en un medio hostil donde es dificíl desarrollar nuestros propios deseos.

La rebeldía brota de algunxs, otrxs simplemente se acomodan en la mierda, tapando sus frustraciones con lo que le dan quienes antes les despojaron de todo. O viendo sus problemas como algo aislado, único y personal.

Para lxs que no tragan o no se adaptan al gran engaño ahí tienen sus cárceles, reformatorios, psiquiatrícos ... creados por los que no quieren ver peligrar las bases de su falsa paz.

No podemos ignorar la lucha de lxs compañerxs presxs.

Su lucha es nuestra lucha."